3rd de March de 2021
COLUMNISTAS Defensor de los Lectores
03-01-2021 01:33

Cincuenta periodistas fueron asesinados durante 2020

03-01-2021 01:33

La profesión de periodista conlleva riesgos y también el peligro de ataques, cárcel, agresiones físicas o psicológicas, amenazas al ejercicio de la tarea en condiciones de libertad y –en fin– la muerte en casos extremos. Como lo hace cada año, Reporteros sin Fronteras elabora un informe sobre esta situación en todo el mundo.

Reporteros sin Fronteras (RSF) es una organización independiente con sede en París, que cuenta con un estatus consultivo ante la Organización de las Naciones Unidas, la Unesco y el Consejo de Europa. En su nuevo informe, registra un total de cincuenta periodistas muertos mientras desempeñaban sus trabajos entre el 1° de enero y el 15 de diciembre del 2020. En los últimos diez años, son 937 los casos de muertes violentas con periodistas como víctimas. Siete de cada diez estaban en países en paz. En 2020, cuatro periodistas han sido asesinados mientras investigaban las actividades de la mafia. Otros diez cuando informaban sobre casos de corrupción local o malversación de dinero público, y a tres los han asesinado cuando trabajaban en temas relacionados con cuestiones medioambientales (casos de extracción minera ilegal y acaparamiento de tierras).

México encabeza el ranking mundial de asesinatos de periodistas en ejercicio de sus funciones. En 2020 fueron ultimados ocho, cifra que lo consolida en el primer puesto de los países más peligrosos para la profesión. La llegada al poder hace dos años del presidente Andrés Manuel López 

Obrador no ha logrado aliviar las lacras que azotan México. Persisten los vínculos entre los narcotraficantes y la clase política, y los periodistas que se atreven a abordar estos asuntos siguen siendo víctimas de asesinatos, en ocasiones salvajes. El periodista del diario El Mundo Julio Valdivia Rodríguez fue encontrado decapitado en el estado de Veracruz; su colega Víctor Fernando Álvarez Chávez, director del medio digital de información local Punto x Punto Noticias, fue cortado en pedazos en Acapulco, ciudad del estado de Guerrero. Estos dos crímenes, como los demás, siguen impunes.

Argentina, afortunadamente, no ha registrado periodistas ultimados por su tarea, aunque subsisten amenazas constantes de parte de bandas vinculadas al narcotráfico (en Rosario, particularmente).

Libertad de prensa. RSF publica también cada año –desde 2002– una Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, que incluye 180 países y regiones. “Es una fotografía de la situación –explica la organización–, basada en una valoración del pluralismo, la independencia de los medios, la calidad del marco legal y la seguridad de los periodistas en estos países y regiones.

El ranking 2020 instala a la Argentina en un lugar poco satisfactorio: ocupa el puesto 64 de la lista, que es encabezada por Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca y los Países Bajos en los cinco primeros lugares. La medición implica una caída de siete puestos respecto de 2019 y es la más baja de las últimas ocho mediciones. En la región, la situación es mejor en Uruguay (19) y Chile (51). Por detrás de la Argentina ranquean Perú (90), Ecuador (98), Paraguay (100), Brasil (107) y Bolivia (114).

“La polarización entre los medios de comunicación públicos y los privados es muy fuerte en Argentina”, señala el informe de RSF, que agrega: “La Ley de Medios adoptada en 2009 constituía un avance en pluralismo, pues garantizaba una mejor distribución de las frecuencias entre los medios de comunicación públicos, privados y comunitarios. Sin embargo, ésta fue modificada durante la presidencia de Mauricio Macri (2015-2019). La nueva legislación ha favorecido la concentración y beneficiado a los grandes grupos de prensa”.