COLUMNISTAS
opinión

Comediantes, el Papa, Adorno y el FMI

2023_02_04_beppe_grillo_javer_milei_cedoc_g
Beppe Grillo y Javer Milei: Vidas paralelas de dos exitosos partidos políticos antisistema. | cedoc

El Papa tiene experiencia en líderes políticos comediantes. Le tocó llegar a Roma con el surgimiento del Movimiento Cinco Estrellas, fundado y conducido por el cómico Beppe Grillo, que llegó a transformarse en el partido con mayor número de representantes al Parlamento.

Las similitudes entre Beppe Grillo y Javier Milei son apreciables. Fue el cómico italiano quien primero utilizó la motosierra –la motosega– como símbolo electoral. Entre sus excentricidades tiene en su lucha por “un Parlamento limpio” (de casta) expresada en un V-Day, en extenso Vaffanculo Day (Día de vete a tomar por culo) que simbólicamente se asocia al “carajo” de Milei al terminar sus discursos. Los traductores del discurso de Milei en Davos tradujeron su “carajo” como “damn it”. Algo así como maldita sea o andate al infierno.

El “carajo” de Milei es equivalente al Vaffanculo en Italia de Beppe Grillo, otro político excéntrico

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

El Papa, quien recibirá a Javier Milei en el Vaticano el sábado próximo, dijo no estar ofendido por los insultos pasados del hoy Presidente argentino. Señaló que “las palabras en campaña electoral van y vienen”. Curtido por años de propuestas de Beppe Grillo, como la elección de los candidatos por sorteo, que luego nunca se instrumentan porque la burocracia estatal limita y ordena a quienes ganan las elecciones, podría suponerse que será lo mismo con Milei, quien lo que dice es solo para llamar la atención sabiendo que no podría ser aplicado.

Autoritarismo. Borges decía que los argentinos somos italianos que hablamos español, en Italia surgió el fascismo y el filósofo Theodor Adorno en sus Escritos Sociológicos escribió “Estudios sobre la personalidad autoritaria”.

Adorno, uno de las alma máter de la Escuela de Frankfurt, crítico del “accionismo” y autor de la Dialéctica de la Ilustración y la Dialéctica negativa, se dedicó a estudiar al “individuo potencialmente fascista, alguien cuya estructura es tal que lo convierte en especialmente vulnerable a la propaganda antidemocrática”. Adorno, quien murió en 1969, no alcanzó a vivir el resurgimiento de la extrema derecha popular, pero tenía claro que “ninguna otra tendencia político-social supone una amenaza mayor a nuestros valores tradicionales e instituciones”.

Para el diagnóstico del “fascismo potencial” Adorno sostenía que “estas ideologías tienen para distintos individuos diferentes grados de seducción, dependiendo de las necesidades del individuo y el grado en que se están viendo satisfechas o frustradas”. Más allá de distinguir “la ideología-en-disposición” (receptividad ideológica) de la “ideología-en-palabras-y-acción” sostenía que “las fuerzas de la personalidad no son respuestas sino disposiciones a la respuesta: que una disposición se haga o no expresión abierta, depende no solo de la situación del momento sino de otras disposiciones que se hallen en oposición a ella”.

Por ejemplo, “patrones de la personalidad que han sido descartados como ‘patológicos’ porque no sintonizaban con las tendencias manifiestas más comunes o los ideales dominantes dentro de una sociedad, han resultado ser meras exageraciones de lo que estaba de forma universal bajo la superficie de la sociedad. Lo que es patológico hoy puede convertirse en tendencia dominante de mañana, con el cambio de las condiciones sociales”.

“El hecho de que la propaganda antidemocrática se vaya a convertir o no en fuerza dominante, depende de los intereses económicos más poderosos, de si estos, siguiendo o no un plan consciente, hacen uso de esta estratagema para conservar o ampliar su estatus dominante”.

Reflexiona luego sobre la paradoja de que la gente no se comporta favoreciendo sus intereses materiales y sostiene “hay razones para creer que los individuos, a partir de las necesidades de adaptación, pertenencia y creencia y a través de herramientas como la imitación y el condicionamiento, asumen de forma más o menos mecánica las opiniones, actitudes y valores que son característicos al grupo del que ellos son miembros”.

Adorno no propone un mecanismo inverso manipulando a la gente para que se comporte democráticamente, sino incrementando su autoconsciencia y autodeterminación para hacerlos más inmunes a la propaganda antidemocrática.

En su trabajo creó una escala de tendencia antidemocrática superponiendo dos tendencias, la discriminatoria: (“quien es hostil a un grupo minoritario es muy probable que sea hostil a una extensa variedad de grupos”) y el etnocentrismo. En la escala de personalidad autoritaria ponderaba la tendencia al convencionalismo (“adherencia rígida a valores convencionales”), sumisión autoritaria, agresión autoritaria, anti-intracepción (“oposición a la mentalidad objetiva, imaginativa y sensible”), superstición y estereotipo, poder y dureza (“afirmación desmesurada de fuerza)”, proyectividad (“disposición a creer que en el mundo suceden cosas peligrosas”).

La personalidad es en esencia una organización de necesidades, describió Adorno, y dependiendo el contexto se expresa de diferentes formas. En la Alemania nazi el significante judío se transformaba en Estados Unidos en negro, y en los países andinos en indio, y en la Argentina actual, en planero/piquetero.

El FMI pronosticó en octubre un PBI de Argentina 2024 de +2,5% y ahora en enero pasó a -2,8

Economía. Aunque sin la exageración histriónica de Beppe Grillo o Javier Milei, hay pasos de comedia también en el Fondo Monetario Internacional. Resulta casi cómico que en tres meses  cambien su pronóstico sobre crecimiento del Producto Bruto de Argentina:  de su último informe en octubre cuando preveían un crecimiento de 2,5% para nuestra economía en 2024, al conocido en enero de caída económica de -2,8% de nuestro Producto Bruto. Dado que en el pronóstico anterior el FMI ponderaba un gran aumento de las exportaciones por no haber ya sequía, más energía por el gasoducto, una contracción del promedio total del Producto Bruto de 2,8%  incluyendo las exportaciones, prevé una caída de consumo muy considerable.

Octubre de 2023 es justo cuando había ganado Sergio Massa la primera vuelta. Cuesta creer que aunque el peronismo hubiera triunfado en el balotaje el FMI creyese que Argentina no iba a tener igual alguna forma de ajuste.