Despejado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 24 de enero de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / china
domingo 16 diciembre, 2018

De la planificación al mercado

.

por Felipe Frydman

Cambio. El líder Deng Xiaoping impulsó la renovación. Foto: cedoc perfil

El 18 de diciembre se cumplen cuarenta años del Tercer Plenario del Comité Central del Partido Comunista celebrado en 1978 que marcó el inicio de un profundo cambio en la orientación económica de la República Popular China. El líder Deng Xiaoping anunció la puesta en marcha del programa “Cuatro modernizaciones” para impulsar la renovación y la apertura del país a las inversiones y comercio internacional. Este programa convirtió a China en la segunda potencia económica y sacó a 800 millones de personas de la pobreza.
China vivió desde el comienzo de la Revolución Cultural en 1966 diez años que estremecieron al mundo. Las persecuciones, los asesinatos, las intrigas palaciegas, las caídas y ascensos de líderes caracterizaron un período turbulento hasta la modificación de la política económica y alineamiento con los Estados Unidos contra la Unión Soviética.  
El presidente Xi Jinping recordó recientemente a Liu Shaoqi, quien fue depuesto junto con Deng Xiaoping en 1969 acusados de capitalistas. Liu fue presidente de China desde 1962 y Deng ocupó el cargo de secretario general del PC. Mao contó con el apoyo del ministro de Defensa Lin Biao durante la Revolución Cultural pero los problemas económicos y el enfrentamiento con la Unión Soviética inclinaron la balanza a favor de Zhou Enlai, quien gestó la reorientación de la política exterior, el abandono de los movimientos de liberación fomentados durante la Revolución Cultural y la rehabilitación de Deng Xiaoping en 1973. La visita de Richard Nixon en 1972 y su foto con Mao Zedong fueron los símbolos de esta alianza.  
Lin Biao fue el creador del Libro Rojo, agitado como divisa en las revueltas estudiantiles para marcar el rechazo al egoísmo de la sociedad burguesa y de lectura obligatoria en los Partidos Comunistas maoístas. Lin Biao murió en un accidente de aviación sobre Mongolia cuando escapaba a la Unión Soviética en 1971.  
El fallecimiento de Zhou en enero de 1976 reavivó la lucha política, y Den Xiaoping retomó el exilio. Hua Gofens fue designado para reemplazar a Zhou ubicándose en la línea sucesoria. Los líderes de la Revolución Cultural, conocidos como la Banda de los 4, iniciaron una campaña contra las políticas de Zhou y Deng para desestabilizar al gobierno. La confrontación alcanzó su punto álgido con la muerte de Mao en septiembre de 1976. Hua procedió a encarcelar a la Banda de los 4, acusándolos de complotar para tomar el poder. Fue el golpe decisivo para terminar con el caos y salir del estancamiento económico. Deng Xiaoping regresó a Beijing y logró la aprobación de su programa en el Tercer Plenario del PC convirtiéndose en el líder de facto. Zhao Ziyang, protegido de Deng y favorable a la economía de mercado, reemplazó a Hua.
Deng Xiaoping manejó con firmeza este período de transición con el apoyo del Ejército de Liberación Popular. Deng ya era conocido por su liderazgo en la campaña de represión contra el Movimiento de las Cien Flores en 1957/59. También se acusa a Deng de ordenar la represión de las manifestaciones en Tiananmen Square. La intervención del ejército provocó miles de muertos y fue una clara advertencia: la apertura económica no estaría acompañada por una apertura política.
China aprobó su primera Constitución en 1954 y dos agregados en 1975 y 1978. La reforma de 1982 tuvo el sello de Deng Xiaoping. Las modificaciones de 1988, 1993, 1999, 2004 y 2018 profundizan las referencias al mercado, al capital privado, la apertura y la protección de las inversiones externas. La Constitución de 1982 solo permitía el ejercicio del cargo por dos términos. Xi Xinping eliminó esta restricción abriendo la posibilidad de su elección indefinida e incorporó la definición de “socialismo con características chinas”.
El homenaje a Liu Shaoqi identifica al presidente Xi Jinping con los líderes comprometidos con la modernización. El proceso requirió el cambio generacional y vencer la resistencia de sectores apañados en el poder desde 1949. Xi Jinping ha confirmado que “apertura” no significa cambio de régimen al menos hasta 2050, cuando se alcance el estado superior del socialismo. Habrá más mercado pero la democracia tendrá que esperar.

*Embajador.

 


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4519

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard