viernes 17 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS Crisis institucionales y sociales en la región
25-07-2021 00:56

¿De qué democracias hablamos?

25-07-2021 00:56

Las movilizaciones y protestas populares en Cuba ocupan la primera plana internacional desde hace dos semanas. Más allá de posiciones políticas, hay consenso en que Cuba debería dejar de ser un régimen de partido y opinión únicos, para devenir una democracia republicana.

En un artículo anterior observé la manera en que la mayor parte de los medios tratan la situación cubana, soslayando sus diferencias con otras como Venezuela o Nicaragua y sus progresos en materia de educación, salud, ciencias y tecnología. Aun así, coincidía en que la mejor salida para Cuba es una apertura democrática; eso, o el caos a corto o mediano plazo (https://bit.ly/columnista-apertura).

Pero ¿cuál es la situación de las “democracias republicanas” en la mayoría de los países de la región y cuál la actitud de sus intelectuales y la sociedad? En Perú, Pedro Castillo, un candidato progresista casi desconocido y de buenos antecedentes, fue proclamado presidente. Castillo ganó con el 50,14% de los votos a Keiko Fujimori, que obtuvo el 49,86%. O sea que casi la mitad de la población votó a una candidata que “enfrenta una acusación penal y un pedido de treinta años de cárcel por lavado de activos y otros delitos, por supuestamente recibir aportes ilícitos de la constructora brasileña Odebrecht para su campaña presidencial de 2011 y aportes de empresarios peruanos para las de 2011 y 2016 (…) ya había cumplido dos períodos de prisión preventiva entre 2018 y 2020, pero desde mayo de 2020 enfrentaba el proceso en comparecencia restringida” (https://bit.ly/noticias-america-latina).

El broche de oro es que el premio Nobel Mario Vargas Llosa,  que “en 1990 perdió las elecciones contra Alberto Fujimori, ha pasado décadas escribiendo contra los Fujimori y en las dos últimas elecciones hizo campaña contra Keiko, ahora la respalda, ante un candidato de izquierda peleando con el fujimorismo” (https://bit.ly/pagina-peru).

En Argentina, la actual vicepresidenta, Cristina Kirchner, pudo presentarse a elecciones y fue votada por una mayoría, a pesar de estar procesada en diez causas distintas de mucha gravedad. Alberto Fernández, su actual presidente fantoche, había respaldado hace unos años todos esos cargos y declarado que “el peronismo hace mucho tiempo que dejó de representar los intereses de la gente. Se ha convertido en un partido cerrado. Es un lugar donde no se debate, donde se cumplen las órdenes que imparte un general que se llama Cristina Kirchner” (https://bit.ly/entrevista-alberto-fernandez). Y también aquí muchos intelectuales cierran los ojos ante esas inmoralidades e ilegalidades; la corrupción política, sindical y empresarial; el crimen organizado, el aumento exponencial de la pobreza.

La apertura o el caos

El tema da para largo, ¿pero puede decirse que países como Perú, Argentina, Colombia –que esta semana volvió a vivir manifestaciones y represión– y varios más viven en democracia; que existe allí  conciencia democrática? Como siempre, solo Uruguay exhibe esos galones y ahora también Chile, que encara una histórica reforma constitucional.

Pero no es solo aquí donde esto ocurre. También en los Estados Unidos la mitad de la población votó a Donald Trump, un neofascista que enfrenta seis procesos judiciales por millonarias evasiones impositivas. La extrema derecha crece en Canadá, España, Alemania, Francia, Italia y hasta en los países escandinavos.

Todo parece indicar que en el marco de la crisis económico-financiera estructural que enfrenta el capitalismo, la democracia, “el menos malo de todos los sistemas políticos”, según Winston Churchill, está en retroceso o, peor, en peligro. Al mismo tiempo, crece la influencia económico-política de dictaduras como China y Rusia.

Vivimos un fin de época, de imprevisible duración y consecuencias. 

*Periodista y escritor.