Despejado
Temperatura:
15º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / EFECTO BOOMERANG
sábado 24 agosto, 2013

Diálogo y venganza

En medio de la convocatoria presidencial al Sur, se suman mensajes críticos, públicos y envalentonados.

Foto:

Comenzó la hora de la venganza. Sorda, implícita, inconsciente quizás. Pero ineluctable. Incluso, hasta con características burlonas del propio kirchnerismo (“Que parezca un accidente”), cuando esa agrupación enviaba un emisario al entierro de alguien que ellos mismos habían fulminado. Metáforas, claro. Así, entonces, parece escurrirse una correntada de placer recóndito, personal, íntimo, con forma de revancha, ese al que los árabes le reservaron una exquisita sofisticación. Y que se advierte en las declaraciones de variados personajes, de Cristiano Rattazzi (quien elogió lo que dejó la administración de Carlos Menem en materia energética, casi un desafío, al tiempo que cuestionó los brutales déficits de Aerolíneas Argentinas) a confesiones de Daniel Scioli, de Hugo Moyano (“hay olor a cala”, dijo sobre el Gobierno), a Héctor Méndez (objetor del atemorizado entorno oficial, de la falta de realismo presidencial y a quien Ella pretendió descolocar con picardía reclamándole consejos sobre cómo mejorar en votos para octubre). Siguen los nombres de quienes se enrolan en la causa vengativa, la nómina viene interminable. Ahora, claro, se atreven todos, hasta los cuzquitos, como dicen en el campo. Aunque lo de Scioli ha sido, sin duda, el mayor impacto serial sobre la nave insignia de la Casa Rosada: primero pidió internas para igualar a la señora con el resto del peronismo (cuando los porfiados cristinistas, tras la pérdida electoral, cambiaban por su cuenta el privilegio arruinado de “Cristina eterna” por el de “Gran electora”) y luego redactó un sintomático epitafio para los próximos dos años pidiendo: “Hagamos lo posible para que este Gobierno termine bien”. Como también se incluyó él, nadie le puede atribuir sedición. Lo que proponía el gagaísmo de Laclau parece consumarse: regresa en cierta forma el boomerang del enfrentamiento como necesidad o conveniencia política. Cristina tampoco ayuda a la convivencia: entiende que debe atacar como defensa, y en Río Gallegos, donde hizo asistir a empresarios y sindicalistas, le plantó a Sergio Massa dos imputaciones desagradables. Víctima quizás de los servicios de inteligencia, esa cantera a la que son tan proclives los jefes de Estado, la mandataria hizo referencias a las bóvedas y con gestos comparó las que se instalaron en su casa del Sur con la que le robaron al intendente del Tigre y, por si no fuera suficiente la referencia, también dijo –o prometió, todavía no está claro– que a Massa antes del 27 de octubre le aguarda una carga adicional por albergar, en Nordelta a los mayores traficantes de droga del país. Puede ser un descubrimiento tardío o electoralmente propicio, pero en el Episcopado de Río Gallegos pasaron ligeras de cuerpo estas denuncias como ciertas observaciones económicas que desmerecen a la Presidenta (lo de Canadá y Australia, por ejemplo), quien además protagonizó en exceso la reunión cuando se suponía que iba a compartir. Bastó ver los rostros mustios de todos los presentes ante su incontinencia; el mismo clima que rodeó a Scioli al otro día en el Alvear.

Se suponía que había un ingenio político en la convocatoria al Sur, en la hechura de ese acto con presencias de diversa procedencia, tras la derrota electoral de las primarias. Hasta por el publicitado título que Ella le otorgó a la cita invitando a los titulares y no a los suplentes del poder en la cumbre. Amenazó designar una selección como si fuera Grondona, como si supiera de fútbol por imponerle al contribuyente la televisación de Fútbol para Todos. Pero si uno observa la lista de invitados se defrauda: no ganan ni un campeonato de la Primera C. Algunos no reúnen condiciones ni para suplentes. Y lo que parecía un llamado para los dueños de los poderes concentrados, para confrontarlos con ella, como había sugerido, terminó en cambio con asistentes de cualquier pelaje, de instituciones fantasma, algunos hasta complicados para pagar la tarjeta de crédito. Gente con poco por hacer, más bien desocupada, capaz de tomarse un día laboral como solaz, que hizo coro con los ministros para escuchar y aplaudir lo que Cristina ya dice por tv a cada rato: de la presunta monserga del ahorro (si le doy a uno, le tengo que quitar a otro) a la candidez de hablar como Juan Carlos Pugliese –con el corazón, no con el bolsillo– a un núcleo de tiburones devenidos en empresarios para que no denuncien, como Lanata, anomalías y coimas en las licitaciones (que Ella supone níveas, transparentes), como si el pasado miércoles hubiera conocido por primera vez a esa mayoría de asistentes, muchos de la wagneriana Cámara de la Construcción. Como si su ahora preferido Gerardo Ferreyra, a cargo de un gigantesco proyecto, no hubiese hecho, al igual que Lázaro y Cristóbal, los edificantes y necesarios pasos para integrar y disfrutar del cartel con otros notables antecesores del rubro, de cualquier década. A elegir. Por si faltaba algo, Cristina añadió en gesto casi patriótico: “No me importa quién gane, sino que la obra se haga”. Casi de Adhemar de Barros.

Sí señaló, como advertencia a su grey, que no va a castigar con impuestos a quienes ahorran en el país –ya particularmente castigados por perder con la inflación–, un límite al tributo sobre la renta financiera que por órdenes de su gobierno han preparado varios soldados escribientes tal vez poco anoticiados (¿no será hora de imponer, quizás, algún cargo a diversas y prósperas cooperativas que exceden el marco de su actividad?). Una novedad, su mensaje financiero. Pero quienes imaginaron un diálogo con empresarios –y sindicalistas también– sobre costo de vida, tipo de cambio, desempleo, caída de reservas, de comercio e inversiones, se frustraron; no aparecieron los papelitos con demandas estructurales que hubieran servido para despegar al Gobierno de su encierro y fatalidad electoral, sólo hubo puntuales reclamos, específicos de cada sector; nadie habló de parar la inundación, más bien se enredaron en una discusión de consorcio sobre el funcionamiento del ascensor de servicio o los consumos del departamento del encargado. Quizás hubiera existido otra voluntad de debate si a la comparencia sólo hubiesen asistido –como inicialmente trascendió– un núcleo reducido de jerarcas, de “titulares”, al decir de la mandataria. Pero alguna razón secreta, el tono de las declaraciones previas, esa venganza subterránea que se advierte en numerosos comportamientos, seguramente motivó un cambio y forzó una ampliación de invitados, les bajó el precio a los que cotizaban alto. Y, como suele ocurrir en este tipo de reuniones vastas, poco y nada sirvió.

A menos que, al revés de lo que decía Perón, alguien le otorgue importancia a la creación de comisiones menores.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard