Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 20 de noviembre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / Debate presidencial
domingo 13 octubre, 2019

¿El show debe continuar?

.

por Bernarda Llorente

EE.UU. El primer debate transmitido fue entre Kennedy y Nixon. Foto: cedoc
domingo 13 octubre, 2019

Es difícil imaginar que 2 horas y 12 minutos de debate alcancen para torcer el curso de una campaña presidencial ya jugada y en tiempo de descuento. La puesta de hoy en la Universidad del Litoral con los seis candidatos que sobrevivieron a las PASO promete un show atractivo en una televisión austera en contenidos y demasiado parca en “novedades”.

El “Argentina debate”, instrumentado hace apenas cuatro años, irrumpió en la escena nacional desde una modernidad tardía. Sus antecedentes datan de 1960, tiempos en los que el boom televisivo no solo acaparaba el ocio de los hogares, trastocaba los hábitos, direccionaba el consumo. También imprimía en la política su lógica, otras formas de construcción, y acortaba las distancias. Esas figuras otrora inaccesibles se colaban desde la pantalla y compartían el living de sus casas. El contenido del mensaje se subordinó ante otros “llamadores”: la gestualidad, los rostros, las reacciones. El carisma obnubiló las percepciones.

El primer debate transmitido por televisión en Estados Unidos protagonizado por el demócrata John F. Kennedy y el republicano Richard Nixon sentó las bases del marketing político. Quienes lo oyeron por radio concluyeron que Nixon era el vencedor indiscutible. Sin embargo, su rostro sin maquillaje y sus manos le arruinaron la noche. El expertise del joven Kennedy en el manejo de las cámaras lo catapultó a la Casa Blanca. Setenta millones sobre una población de 226,5 millones de estadounidenses miraron el debate. Nixon reflexionó vencido: “Nunca hay que discutir con alguien menos inteligente que uno”.

Debieron transcurrir 16 años para reincidir, en 1976, en una modalidad que, en teoría, mejoraba la calidad democrática y, en la práctica, mediatizaba definitivamente la política. El evento es un clásico de las campañas aunque el declive de la TV haya reducido los números. La última confrontación Hillary-Trump fue seguida por 71 millones, solo que la población trepaba en 2016 a los 324,4 millones.

En la versión local, los 13 minutos y 45 segundos de los que dispone en total cada candidato, para exponer, atacar o rebatir argumentos, impiden profundización alguna. El primer debate –el segundo será el 20 en la Facultad de Derecho– versará sobre relaciones internacionales, economía y finanzas, educación y salud, derechos humanos y diversidad de género. El poder de síntesis, la claridad en el mensaje y la definición del “blanco” son fundamentales en un escenario de fuegos de artificio.

Mauricio Macri y Alberto Fernández son rivales casi excluyentes. Sin apuntes ni “ayuda memoria”, el coaching previo puede ser fundamental para mostrar un Mauricio más preciso y fluido, despojado de cierto humor simplón y renovando promesas acerca de todo lo que no hizo.

Alberto desplegará sus fortalezas: la solidez argumental y la coherencia conceptual de un candidato/presidente que viene poniendo el acento en cómo construir un futuro alternativo a semejante presente.

Roberto Lavagna deberá disponer de una artillería doble, contra los Fernández y contra Juntos por el Cambio, al tiempo que la izquierda y la derecha tratarán de ampliar sus representaciones y sus prédicas.

El debate en Argentina aparece a contramano de algunas tendencias. Se instauró como obligatorio por ley cuando en casi todo Occidente, incluso en EE.UU., es voluntario. Esta pensado desde la TV aunque en el mundo lo aggiornan ampliándolo a medios tradicionales e incorporando las plataformas digitales. Su atractivo estará en los detalles, en la nota de color o la respuesta ocurrente. Es difícil que aporte algo nuevo cuando los cruces entre candidatos son diarios, las respuestas inmediatas, los detalles más íntimos públicos. Los vemos discutir, bailar, besar, pasear al perro.

En estos tiempos de sobreexposición e hiperconfrontación mediática tal vez ya hayamos visto todo y el debate solo nos oculte las partes más interesantes.

*Politóloga. Experta en medios, contenidos y comunicación.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4819

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.