martes 09 de agosto de 2022
COLUMNISTAS debate por la calidad del nuevo EMPLEO

Emprendedores por necesidad

25-03-2018 01:00

A la hora de hablar de emprendedores, podemos hacer una reducción y establecer dos tipos bien definidos de emprendimientos, por oportunidad (aquellos que inician un negocio porque ven una oportunidad en el mercado que quieren tomar) y por necesidad (aquellos que inician un negocio porque no tienen otro medio de generar ingresos). Los empresarios por oportunidad, si tienen éxito, tienden a crear negocios con más potencial de crecimiento, sin embargo, el clima económico actual está produciendo un número creciente de emprendedores por necesidad. En el año 2017 el número de monotributistas ascendió en forma sostenida, y esto pereciera ser un dato que indica qué tipo de emprendedores están aumentando en el mercado. Aquí proponemos diez recomendaciones para que los emprendimientos por necesidad sean sustentables:
En primer lugar, el emprendimiento debería estar orientando a resolver una necesidad no satisfecha en el mercado. En segundo lugar, es necesario saber que en la Argentina fracasar dura poco, y que las mejores ideas no generan ingresos inmediatos. Por esto, es conveniente considerar tener alguna fuente de ingreso mientras el negocio madura. En tercer orden, hay que tener presente el dicho “que te guste lo que te conviene”. Siempre es más fácil lanzarse a proyectos donde uno tiene facilidades para desarrollarlos.
En cuarto lugar, destacamos la importancia de tener una marca, no se puede arrancar un negocio sin pensar en un nombre que lo identifique y que permita que los clientes lo puedan encontrar fácilmente en la web.
En quinto lugar, destacamos la importancia del capital y de los temas financieros, una de las claves es rotar los activos lo más rápido posible ya que eso genera rentabilidad. No es conveniente vender a plazo porque eso inmoviliza capital, y para el emprendedor por necesidad el capital es algo que no abunda. En lo concerniente a tomar deuda, más allá de la tasa del préstamo siempre hay que analizar qué rentabilidad va a tener ese dinero para el negocio. Por ejemplo, si se endeuda al 35% anual (lo cual es una tasa alta) y saca a ese dinero un 70% está haciendo negocio a pesar de la tasa. La pregunta es: ¿Cuánto dinero le estamos sacando a ese préstamo? Esto define la decisión de endeudarse o no. Siempre hay que tener en cuenta que toda gran empresa comenzó como una idea y hubo un emprendedor que creyó que era posible.
En sexto lugar, hay que mencionar un concepto sustancial: “simplificar es clave”. Esta filosofía y enfoque de negocios se usa en todo, desde el lanzamiento de productos hasta para definir los procesos del negocio. Los emprendedores exitosos no solo simplifican sino que eliminan los procesos complejos. La complejidad requiere más reuniones, más explicaciones, una comunicación más refinada con el cliente y  más personas trabajando. Hace a la empresa más lenta y menos competitiva.
En séptimo lugar, “pensar en los clientes actuales” porque si bien la adquisición de clientes es importante hay que centrarse en los clientes presentes. Si los clientes actuales están muy bien atendidos ellos mismos serán los que se encarguen de hacer marketing por la empresa.
En octavo lugar, destacamos la correcta utilización del tiempo, es clave invertirlo en temas que agregan valor. Lo que hacemos con el tiempo “define nuestra suerte”.
En noveno orden, destacamos el aprender a pedir ayuda cuando las cosas no van como se planearon. Es difícil que la respuesta sea negativa cuando se pide ayuda.
Por último,  animarse a decir no y saber qué no hacer. Hay que focalizarse en las principales estrategias del  negocio.
Son múltiples los desafíos a la hora de emprender por necesidad. El emprendedor normalmente tiene un producto o servicio basado en sus capacidades pero posiblemente no cubra una necesidad insatisfecha. Es clave encontrar el punto para hacer que ese producto o servicio satisfaga en forma creciente las necesidades de los clientes y hacerlo escalable. También es vital el apoyo del Estado en programas de capacitación, financiamiento y baja de impuestos, entre otras medidas, que permitan a más proyectos subsistir y convertirse en empresas exitosas.
 
* Programa  Empresas del Mañana, de la comunidad Inicia.

En esta Nota