jueves 23 de septiembre de 2021
COLUMNISTAS Nuevo fenómeno
17-12-2019 14:29
17-12-2019 14:29

En Italia las sardinas hacen política

Un movimiento que nació espontáneamente en Bolonia refleja el creciente rechazo al populismo y el posible renacimiento de una izquierda democrática.

17-12-2019 14:29

Una mattina, mi son svegliato, e ho trovato l’invasor
¿Cuándo se comienza a hacer política?

Hace solo unas pocas semanas, en Bologna surgió un movimiento que tenía dos objetivos: por un lado, apoyar al candidato de la centroizquierda, Stefano Bonaccini, frente a la candidata de la derecha, Lucia Borgonzoni, para las elecciones regionales de enero en Emilia-Romagna; y por el otro, contestar al líder de la oposición, Matteo Salvini, del partido de derecha radical, la Lega, que realizaba un acto de campaña en esa ciudad a favor de Borgonzoni.

El blanco principal del movimiento es Matteo Salvini, el padre de la nueva ultraderecha italiana


El movimiento se llamó sardine contro Salvini, “sardinas contra Salvini”: un muchacho de 32 años, Mattia Santori, buscó responder al acto de la Lega, que se reunía en un espacio con capacidad para unas 6 mil personas. Santori y unos pocos amigos consiguieron viralizar la convocación a una manifestación espontánea en su ciudad, Bologna. Hace casi un mes, entre 12 y 15 mil sardinas respondieron al llamado en Piazza Maggiore, en Bologna, y otras tantas en la cercana ciudad de Modena, desafiando a la lluvia – después de todo, las sardinas están bajo el agua. Emilia Romagna es una región de una fuerte tradición de izquierda, y la capital, Bologna, una ciudad conocida por su activo ambiente universitario.
Salvini lidera una coalición que incluye a otro partido de derecha radical, Hermanos de Italia (que tiene como exponente principal a Giorgia Meloni), y a Forza Italia, el otrora partido moderado, convertido en una fuerza minoritaria. Sí, el líder sigue siendo el magnate Silvio Berlusconi, que ahora es un personaje secundario. La coalición de derecha tiene como consigna de la campaña para las elecciones regionales “liberar a Emilia Romagna”, un slogan que evoca un concepto (aunque de manera invertida) de la Segunda Guerra Mundial.

Participación. El sábado 14 de diciembre, hubo en Roma una nueva manifestación de las sardinas, que esta vez fue organizada y cuyas postales se encuentran en las redes con el hashtag #RomaNonSiLega, un juego de palabras entre la frase “Roma no se ata” y el nombre del partido Lega.

Además de Italia, las sardinas llegaron hasta París, Berlín, Londres, Bruselas, Ámsterdam y Nueva York. En todas las ciudades, los asistentes mostraron carteles con consignas a favor de Europa y contra la violencia y el soberanismo.
En Piazza San Giovanni, en el centro de Roma, las autoridades contaron unas 35.000 personas, aunque los organizadores aseguraron que hubo 100.000. En cualquier caso, un número muy alto.

En Roma se reunieron miles de personas de todas las edades y cantaron Bella Ciao como marca de identidad 

En la capital, los manifestantes cantaron Bella Ciao, una canción tradicional de la resistencia contra los nazifascistas. Después de eso, Santori leyó un breve manifiesto de seis puntos concisos y generales:

  1. “Cambiar o derogar el decreto sicurezza (“Decreto seguridad”), una medida impulsada por Salvini cuando estaba en el gobierno. Entre otras novedades, este decreto elimina la protección humanitaria, desmantela los centros que albergan refugiados e inmigrantes en situaciones frágiles, criminaliza las manifestaciones y endurece las penas para quienes ayuden a refugiados a entrar a Italia, en especial las ONGs que salvan vidas en el Mar Mediterráneo. La ONU había expresado su preocupación respecto de esta medida, que a su vez en el Parlamento italiano contó con el voto favorable de los legisladores del MAIE, uno de los partidos de los italianos en el exterior, que está especialmente presente en Argentina.
  2. “Quienes son elegidos deben hacer política en las instituciones, en lugar de estar permanentemente en campaña electoral.” Otro punto orientado a Salvini quien, en 8 meses como ministro en 2019, cumplió con apenas 17 días completos de trabajo.
  3. “Los ministros deben comunicar solo mediante los canales institucionales.”
  4. Asociado al punto anterior, las sardinas agregaron que buscan que la política sea transparente en el uso de las redes sociales.
  5. “Que la prensa traduzca la información mediante mensajes fieles a los hechos.”
  6. “La violencia debe ser excluida de la política, en los tonos y en los contenidos. Y la violencia verbal debe ser equivalente a la física.”


¿Y ahora?. La masiva participación y el notable apoyo a las sardinas demostraron que hay una gran parte de la sociedad civil que contesta el nacionalismo, la violencia verbal y física, los métodos populistas y soberanistas y una cierta complicidad de parte de algunos medios de comunicación.

Pero, como indicó Matteo Renzi, líder de Italia Viva, “Las sardinas han obtenido un poderoso resultado político: demostraron que la plaza no es solo de Salvini. Ahora, el desafío es pasar de la protesta a la propuesta. Por el momento, felicitaciones a los organizadores, no hay nada más lindo que un futuro por escribir.”

Exponentes de otros partidos como Nicola Zingaretti y Paolo Gentiloni, del PD, y la intendenta de Roma, Virginia Raggi, (5Stelle) también se expresaron a favor de las sardinas, e inclusive el premier Giuseppe Conte se entrevistará con los organizadores de la manifestación.

Marco Revelli, profesor y politólogo del Centro Studi Piero Gobetti (Torino), en el diario británico The Guardian, señala: “Las sardinas demostraron que Italia no quiere identificarse con el barbarismo del populismo. A la vez, reflejan lo que la izquierda democrática era en este país.”

Será interesante observar la evolución de este movimiento. ¿Seguirán presentes las sardinas luego de la elección regional en Emilia-Romagna, a finales de enero del año próximo? ¿Buscarán contestar a Salvini hasta que éste vea reducir su consenso? ¿Intentarán convertirse en un partido?

E quest’è il fiore, del partigiano / Morto per la libertà

Las sardinas ya están haciendo política.

*Licenciado en Política y Relaciones Internacionales – Universidad de la Sapienza – Roma. @mellamonicolas.