martes 07 de febrero de 2023
COLUMNISTAS Populismo y pobreza

Falsas explicaciones

17-12-2022 00:24

Diferentes medios registran con frecuencia comentarios y juicios de valor relacionados con el “populismo” y la “pobreza”. Algo comprensible dado el impacto que esos fenómenos políticos y sociales tienen sobre la vida de los argentinos. Fenómenos diferentes que se van contaminando como fruto de sus apariciones simultáneas hasta terminar asociados. Pero esas asociaciones se tornan dañinas cuando se da un paso más para postular relaciones de “causalidad” entre los mismos. Y entonces ya se da por probado, sin necesidad de profundizar sobre el tema, que el populismo es el responsable de nuestros altos niveles de pobreza; dejando en las sombras las verdaderas causas de la misma, junto con esconder las responsabilidades de otras fuerzas no populistas en relación con este problema. 

¿Qué alimenta esta confusión y qué hace que tenga éxito? La confusión surge al hablar de “populismo” sin precisar su significado; y en cuanto al éxito, al ofrecer una respuesta aceptable para el imaginario colectivo, que lo relaciona con actos demagógicos, satisfaciendo de paso la necesidad de encontrar un culpable para lo que nos pasa.

Comencemos por denunciar confusiones frecuentes cuando se habla de “populismo”. Este tipo de movimientos ha sido un fenómeno frecuente en la historia de las sociedades humanas, pese a lo cual “un rasgo característico persistente en la literatura sobre populismo es la reticencia –o dificultad– para dar su significado preciso al concepto” (Laclau en La razón populista). Pero el autor deja en claro, desde el comienzo, que estamos frente a fenómenos que se dan en el nivel político de la sociedad y que no guardan relación con política económica alguna. En palabras de Laclau, “el populismo es, simplemente, un modo de construir lo político” y “puede ser tanto de derecha como de izquierda”. Lo que se confirma con abundantes datos de la realidad: la política económica de Trump es muy diferente a la de Maduro pese a que ambos han caído en la categoría de populistas por su forma de ejercer el poder.

La pobreza viene creciendo en forma constantes desde hace ya varias décadas

Por otro lado, lo ocurrido con la pobreza en nuestro país confirma que las formas de ejercer el poder no guardan relación con lo que ocurre con la misma, ya que esta viene creciendo en forma constante desde hace ya varias décadas, pese a que durante esos años gobernaron el país tanto radicales, como peronistas, kirchneristas y el PRO; y en todos esos gobiernos, republicanos y populistas, la pobreza no dejó de crecer. De lo que se concluye que la diferencia entre unos gobiernos y otros en cuanto al apego a las instituciones y tratando al “pueblo” como ciudadanos (los republicanos), o con un manejo arbitrario de las instituciones y con una relación de líderes y masas (los populismos), no influye en cuanto a los incrementos en los niveles de pobreza. Incrementos que en realidad son resultado de las “ideas” de esos gobiernos en relación con la economía. En el radicalismo, una ideología progresista que privilegia lo institucional con descuido de lo material; y en el peronismo y el kirchnerismo, un infantilismo anticapitalista que desalienta el desarrollo económico, llevaron a que el Estado desatendiera su responsabilidad en cuanto a crear las condiciones para atraer inversiones privadas creadoras de riquezas y de empleo, lo que hubiera dado trabajo e ingresos a la mayoría de la población hoy asistida con planes sociales, junto con recursos genuinos para el Estado, fruto de una recaudación impositiva que se derivaría de aquellas inversiones. En cuanto al PRO, su paso por el gobierno mostró que no supo llevar a la práctica las promesas de una ideología que dice contar con herramientas aptas no solo para combatir la pobreza, sino también para llevar bienestar material a todos los argentinos.

Las “explicaciones” falaces solo sirven para ocultar las verdaderas causas de los problemas, así como la identidad de sus responsables, postergando la solución de los mismos.

*Sociólogo.