jueves 13 de mayo de 2021
COLUMNISTAS opinion
19-04-2019 23:58

Hacer previsible el futuro

19-04-2019 23:58

El mundo tiene tres tipos de países. Los países industrializados y modernos, donde la ciencia avanza hacia el diseño de drogas para tratamientos personalizados y se comienza a integrar la inteligencia artificial a la práctica diaria. Allí dominan la organización y la previsibilidad. Luego están los países de bajos ingresos, que muchas veces mantienen condiciones de vida reñidas con derechos humanos elementales y donde la sobrevida se dirime en el acceso a agua potable y a vacunas básicas. Allí reinan la imprevisibilidad y la desorganización.
Por último, existen países intermedios, que intercalan áreas peores que los países centrales y otras un poco mejores que los países más vulnerables, pero que no ven en la previsibilidad y en la organización un valor central. Es en estos países intermedios donde enfermedades como una pandemia de gripe se cuelan por las fisuras de la organización sanitaria, exhibiendo debilidades imprevistas en los sistemas de salud.  
Somos un país intermedio. Y en 2009 sufrimos más de 600 muertes por la gripe A H1N1, con su triste impronta sobre niños, embarazadas y adultos jóvenes. Afortunadamente, no subestimamos la advertencia. En 2010 se alcanzaron altos niveles de vacunación contra el H1N1 y la tasa de enfermedad se redujo drásticamente.
Desde la Fundación Infant, trabajamos en aquel entonces con decenas de pediatras y científicos para entender mejor la pandemia de gripe y hacer previsible el futuro a través del conocimiento. De aquel trabajo surgieron los datos que permitieron trazar recomendaciones de vacunación pediátrica contra el virus en el mundo entero y, aún hoy, evaluar la seguridad de las vacunas contra pandemias futuras.
Sin investigación clínica y sin organización no hubiéramos podido jamás clarificar el impacto de la gripe pandémica en los chicos. Y al desconocer los grupos en riesgo, las señales de alarma y los mecanismos utilizados por el virus para causar daño, hubiera sido mucho más difícil controlarlo.

*Director científico de la Fundación Infant.

En esta Nota