sábado 28 de enero de 2023
COLUMNISTAS Caso Báez Sosa

La pobreza de los medios ante un juicio “mediático”

La forma en que muchos periodistas están cubriendo el proceso a los acusados de matar a un joven en Villa Gesell exhibe una increíble falta de respeto a la familia de la víctima y a las audiencias. Estereotipos, incompetencia profesional y, tal vez, ignorancia morbosa.

21-01-2023 00:22

En este enero agobiante, para quienes nos tuvimos que quedar en Buenos Aires, los medios de comunicación no resultaron un entretenimiento. Todo lo contrario, nos martirizan día y noche con el juicio por el crimen del joven Fernando Báez Sosa, ocurrido un 18 de enero hace tres años en Villa Gesell. No cometeré el pecado de narrar yo el día a día de lo que ocurre en Tribunales. 

Para eso, hay una legión de periodistas poco capacitados/as, de abogados/as que se creen expertos/as, de psicólogos/as que pareciera que siempre se especializaron en crímenes en manada como este. Todo el mundo se siente con derecho e idoneidad para hablar de un hecho atroz y tremendamente doloroso, las veinticuatro horas del día. 

“Son chicos de clase media, de colegios privados”, insiste un periodista. ¿Eso qué tiene que ver?

Para escribir este artículo, me centré en diarios y en la TV. No es una investigación académica, pero formo comunicadores sociales y periodistas en el uso del lenguaje hace veintisiete años y no puedo dejar de sorprenderme por la falta de habilidades comunicativas de estas personas. Y, además, por la falta de respeto a quienes fueron directamente afectados por el homicidio y por la audiencia o los y las lectores/as que padecemos un constante ataque a nuestros nervios, en un país que agoniza por la inflación, suma pobres todos los días y trabaja para pagar impuestos. Es como si este caso sirviera para tapar el horror naturalizado de vivir en la Argentina. 

Palabras. Consulté con un joven periodista deportivo, jugador de rugby y “coach” de un equipo juvenil. Le pregunté, entonces, a Marco Nigro, qué opinaba del uso de la palabra “rugbiers” sumada a adjetivos como asesinos, salvajes, crueles y demás. Responde el periodista: “La verdad, a mí como jugador de rugby hace más de diez años me ofende entrar en la misma bolsa que estos chicos. Entiendo que habrá medios que creen que venden más si se pone al rugby en ese lugar de antagonista, para reforzar los estereotipos sobre los que practican el deporte en el país. Creo que se aprovechan de ese prejuicio general en la sociedad”.

Y así es: “Son chicos de clase media, de colegios privados”, dice un periodista por TV. ¿Y eso qué tiene que ver?, me pregunto. El crimen no conoce clases sociales. Pareciera que algunos o algunas creen que sí.

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Con respecto al rugby como deporte, afirma Marco Nigro: “En mi opinión, cualquier deporte es fundamental para el crecimiento como persona. Pero, específicamente en el rugby, destaco el hecho de que lo pueden jugar todos. Desde el más bajo hasta el más alto, desde el más flaco hasta el más gordo. En el rugby hay lugar para todos. Creo que, en este deporte, tienen un rol muy importante valores como el sacrificio, el trabajo en equipo y el respeto. Desde mi experiencia como entrenador de una división de rugby juvenil, tratamos de educar a los chicos a través del deporte. De ese modo, pueden trasladar algunas situaciones que pasan dentro de la cancha a la vida cotidiana”.

Finalmente, le pregunto cómo los llamaría él para no usar la palabra “rugbiers”. Contundentemente, me responde: “No se me ocurre otra manera que llamarlos por lo que son: asesinos. Ni rugbiers, ni chetos, ni jóvenes, ni nada. Son asesinos. Eso es lo que debería estar en primera plana en todo momento para mí. No que jugaban al rugby”.

Campaña. Mientras analizaba este uso del estereotipo en el periodismo, me entero por una nota en Infobae sobre la insólita campaña en Twitter e Instagram que defiende a los “rugbiers. Sí, los miles que defienden a los homicidas también tienen seguidores en las redes sociales y no les preocupa en lo más mínimo cómo luce el deporte que practican aplicado a un crimen. 

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Decenas de cuentas de autores anónimos apoyan a los acusados de matar a Fernando Báez Sosa. Impulsan un hashtag y acusan a los medios de generar “odio” contra los ocho imputados, leo en el diario citado. Algunos ejemplos en Twitter y en Instagram:

“#YoApoyoA- LosRugbiers”. Basta de condena social. Pidamos Justicia, no venganza”.

Hace tres años, en el momento en que se conoció el crimen, se abrieron estas cuentas que ahora vuelven a funcionar. Persiguen la solidaridad con los ocho acusados y hasta que se rece por ellos. 

El usuario es “Rugbiers Zárate” (doble estereotipo para la hermosa ciudad de Zárate) porque, si era una falacia de generalización identificar a los que son hoy juzgados como jugadores de rugby, agregarles la ciudad de origen empeora el tema. Estos desconocidos pretenden “mostrar la otra parte de la historia” como si en una causa que hubo videos, mensajes de WhatsApp y tal cantidad de testigos hiciera mucha falta ver que no son dos lados. Acá ocho jóvenes mataron a patadas a un inocente. No hay otro lado de la historia. No hay excusas. 

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

La cuenta de Instagram tiene más de 3.300 seguidores, dice Infobae. ¿Son todos “rugbiers”, novias, familiares, amistades de los atacantes? No lo sabemos. Otra cuenta de Twitter tiene más de 5 mil seguidores. Pero se conoce bien la facilidad de conseguir trolls y bots que propaguen falsedades por allí. Insisten en la frase “basta de odio”, pero debo coincidir con el diario que ese odio está en los videos, en sus propios chats, en alguna parte de su corazón y de su cerebro.

Reclaman que se escuche a “las dos partes”, pero a una la acallaron para siempre con sus golpes. Los muertos no pueden defenderse. 

Así que, si lo miramos desde una perspectiva lingüística, tenemos la queja por el estereotipo o falacia de generalización que nos hace pensar en que todos los que juegan rugby son asesinos en potencia, pero, por otra parte, los grupos de seguidores en las redes usan la misma palabra de la que se quejan. 

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Caso Báez Sosa 20230121

Vuelvo, ahora, al uso del vocabulario, pero con un pequeño listado de frases que se escuchan en TV o se leen en los diarios: la audiencia televisiva o las y los lectores/as estamos sujetos/as a escuchar estas frases de incompetencia profesional y, ojalá no lo fuera, ignorancia morbosa: ADN en un dedo y sangre en cuatro prendas y tres zapatillas, a qué acusados complican las pruebas científicas.

De acuerdo con un peritaje scopométrico (alguien que explique este adjetivo, por favor. Los y las opinadores/as ya se olvidaron de que la función del periodismo es primero informar y luego, en la sección Opinión, si se desea, opinar.) 

En la camisa blanca floreada que tenía sangre de Báez Sosa también había patrón genético de Benicelli. (¿Patrón genético? Por favor, hablen y escriban sencillo que no es eso vulgar).

El perito genetista confirmó que en el hisopado hecho sobre el dedo meñique izquierdo de la víctima se encontró mezcla de perfiles genéticos. “En esa mezcla la coincidencia es con Blas Cinalli”, afirmó. 

Burlando especificó que el patrón genético de Cinalli fue levantado de la uña del dedo meñique izquierdo de la víctima.

En las zapatillas marca Cyclone habían encontrado “presunto tejido hemático”. (Hemático se repite hasta el cansancio. Tiene que ver con la sangre, dicen mis conocimientos de griego, pero ¿la sangre es un tejido?, necesito un libro de Anatomía).

Es una pequeña muestra de que la forma de comunicar no respeta a quienes leen o escuchan

Lo patearon a mansalva. (Esta es sorpresiva. Disparar a mansalva, la conozco, pero ¿patear a mansalva?).

Pruebas hemáticas. (Otra vez, hemáticas).

Pericia antropomórfica. (¿Los peritos son arqueólogos ahora? Tengo un doctorado en Comunicación y no logro entender lo que dice gran parte del periodismo y de sus expertos).

Necesidad de salvajismo psicológico (frase de un psicólogo opinador).

Murallón de “rugbiers”. (Vaya con la metáfora…).

Entonces, me pregunto: ¿todos y todas están capacitados/as para hablar o escribir de este juicio? En las escuelas y facultades de Periodismo se enseña a usar el lenguaje con precisión y claridad. ¿Se olvidaron de lo que aprendieron?

En fin, esto no es una demostración de que el periodismo necesita reforzar sus conocimientos lingüísticos (lo vemos todo el tiempo). Es una pequeña muestra de que la forma de comunicarse no respeta a quienes leen o escuchan. Y lo peor de todo, como diría Susan Sontag, no se ubican respetuosamente “ante el dolor de los demás”, en este caso, la familia de Fernando Báez Sosa.

*Escuela de Posgrados en Comunicación. Universidad Austral.