COLUMNISTAS
Defensora de Género

La política exterior: una mirada desde las mujeres

2023_12_03_politica_exterior_cedoc_g
Cerrado. La política exterior ha sido un ámbito muy poco abierto, para las mujeres, hasta ahora. | cedoc

Desde hace unos años la política exterior, tradicionalmente ejercida por varones, empezó a orientarse a la mayor presencia de mujeres y de su perspectiva. Esto comenzó en Suecia, que define una política exterior feminista y revoluciona el enfoque de la política exterior. Revolución que rápidamente impacta en países que tenían un mayor compromiso con la igualdad de género y la eliminación de las diferencias, como Canadá y Francia: se unen, y luego el primer país de América Latina y el Caribe: México. Las organizaciones de mujeres comprometidas con la igualdad y el empoderamiento de las mujeres nos unimos y apoyamos. En 2019 , el Centro de Investigación de la Mujer (IWRC por sus siglas en inglés) convoca a un grupo de representantes de países que tenían esta política: Suecia, Canadá, Francia y México, a una reunión con representantes de grupos académicos y de organizaciones de mujeres defensoras de derechos humanos y de la filantropía a un taller en Bellagio, y resulta un documento fundacional sobre qué implican estas políticas. Este grupo difunde y amplía el número de países que definen estas políticas y se habla y reconoce su importancia. Se promueve la paridad en la representación diplomática, o sea más embajadoras. En América Latina y el Caribe se institucionalizaron en cinco países: a México se le sumaron Chile, Colombia, Brasil y Argentina.

La semana pasada, Eslovenia y la Unión Europea organizaron un panel de cierre de la celebración del Día de América Latina y el Caribe en la “V Jornada de América Latina y el Caribe” en Eslovenia sobre el tema. El objetivo del panel era examinar y compartir las motivaciones y desafíos en ambas regiones considerando similitudes y diferencias e identificar buenas prácticas. Invitaron a participar a representantes de los gobiernos de Chile, Colombia y Argentina, y de Alemania, Países Bajos y Eslovenia. Sumaron a una representante de la sociedad civil de Argentina que participa en el Grupo Colaborativo de Política Exterior Feminista desde 2019.

Es importante señalar que, independientemente del nombre que asuman estas políticas, promueven la coherencia entre las políticas internas y la exterior en relación con todos los aspectos, no solo con aquellas para las mujeres. Además, participan activamente diplomáticos hombres como el embajador de derechos de las mujeres y la igualdad de género en los Países Bajos, Peter Derek, que participó en el panel y fue el organizador de la conferencia “Definiendo la política exterior feminista” en La Haya, que reunió a más de mil representantes de gobiernos, sociedades civiles, agencias de ONU y donantes de todo el mundo. En el panel organizado por Eslovenia se planteó como una buena práctica la creación en Buenos Aires de la Red Regional.

La red integrada por las representaciones gubernamentales de los cinco países y de las organizaciones académicas y defensoras de derechos de esos países estableció una ruta propia de la región con el compromiso de trabajar articuladamente cada país privilegiando sus necesidades específicas. Organizada en colaboracion entre el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina, la Colaborative de Política Exterior Feminista y la Fundación para Estudio e Investigacion de la Mujer. También este año se incorporó el trabajo entre la Unión Europea y los países de AL y C en este tema en la cooperación entre ambas regiones y la sociedad civil se sumó luego a través del Foro de EU-LAC. Es así que, independientemente de los nombres y los cambios de los gobiernos, los países tienen este compromiso que es importante y que, como ocurre con todas las políticas que promueven la igualdad, beneficia a toda la sociedad y no es para uno u otro sexo. Esto a veces no es comprendido porque no se visualizan las discriminaciones que las mujeres especialmente, pero también hombres, viven en nuestros países; claro, los hombres son en general de los sectores más marginales mientras que las mujeres son de todos los sectores. La violencia contra mujeres y niñas no diferencia clases sociales ni razas ni lugar de residencia, nos afecta a todos y, si bien se expresa en las mujeres, afecta a toda la familia, los hombres no quedan excluidos aunque otros hombres suelen ser los victimarios.