COLUMNISTAS
Democracia

Milei cantó los cuarenta

20231125_massa_na_g
Massa. “Perdió haciendo la peor elección del peronismo”. | NA

Incertidumbre, platita, bronca, casta, cambio, miedo, debate, pasado, futuro, y otra vez incertidumbre, son algunas de las palabras (y los sentimientos) que han acompañado este fatigoso año electoral. (En algunas provincias se ha votado cinco veces).

A nivel nacional, al ser las primarias obligatorias (PASO), las elecciones constituyen una suerte de embudo.

Es altamente probable que algún votante haya sufragado por un espacio en las PASO, por otro diferente en la primera vuelta, y por un tercer frente en el balotaje.

Las afinidades ideológicas de cada votante y, sobre todo, la visión que cada uno tiene de la realidad político-social, provocan estas aparentes incoherencias ya que los precandidatos pueden no representar, nítidamente, las ideas de su propia alianza política, permitiendo encontrar puntos de contacto más sólidos con precandidatos de otras fuerzas.

Justamente a esto habrá que prestar atención a lo largo del 2024, ya que, a la luz del triunfo de LLA, habrá reacomodamientos. Es posible que muchos cantores se junten por la tonada, como expresa el dicho, más allá de que también lo harán por las conveniencias.

Este embudo electoral fue mostrando más estrategias en pos del voto que ideas para encontrar soluciones a una situación dramática que sigue en la pendiente.

Las PASO dividieron el voto mayoritariamente en tercios. Uno apeló a la “casta”, que no es otra cosa que el hartazgo de los ciudadanos de ver a los dirigentes políticos, sindicales y empresariales, aferrarse a sus ventajas de poder en desmedro de una población que vive cada vez peor.

El segundo tercio, creyendo previamente ser el espacio ganador, puso a todas sus figuras a la vista, pavoneándose, pero se fue enredando en su propia interna y dibujó, primero, un laberinto del que no supo salir, para terminar haciendo garabatos sin salida.

El último tercio, por el contrario, apeló a esconder al Presidente, a la vice, a los discursos, otrora fogosos que se quedaron sin raíz, para encolumnarse de modo invisible en la audacia ignífuga de un candidato que ofreció ”platita” por aquí y por allá.

La primera vuelta modificó algunas estrategias y cortes de pelo. El primer tercio fue el que se creyó ganador, el segundo balbuceó al vacío sin el acompañamiento, que tampoco lo tuvo en las PASO, de uno de sus fundadores, y el tercero apeló al miedo. Quedaron en pie el primero y el tercero.

En el balotaje ganó Milei, acompañado por una estructura afín de parte del PRO y perdió Massa, haciendo la peor elección en la historia del peronismo (aunque el candidato, seguramente, consiguió más votos que cualquier otro en estas circunstancias).

La LLA sostiene que triunfó, por primera vez, el liberalismo libertario, pero sería bueno decir que el cambio no es una ideología sino un hartazgo.

Incertidumbre, platita, bronca, casta, cambio, miedo, pasado, futuro fueron las palabras de campañas, candidatos y votantes.

Muchos de estos vocablos ya quedaron en el camino, diría que sólo se mantienen en pie dos: futuro e incertidumbre.

La certidumbre tiene dos vertientes, se tiene certeza de lo evidente, de lo incontrastable o se tiene certidumbre desde la fe, desde lo que se cree.

El presidente electo es Javier Milei, lo es en circunstancias difíciles para cualquier fuerza política, pero aún más complicadas para un espacio incipiente sin gobernadores, sin mayorías, sin experiencia. Tiene a su favor el voto de una democracia que, con sus cuarenta años, se empeña en hacernos jugarretas.

La incertidumbre perdura y asedia a la esperanza. Es un momento de fragilidad, de pocos caminos para el entendimiento y la solidaridad. Hay clamores que vienen de la pobreza y la indigencia.

Milei ganó, pero toda la dirigencia, empezando por la política, pero también la sindical, empresarial, religiosa, social, periodística, debe proponer esperanza. El pueblo eligió y desde esa elección debemos encolumnarnos para generar certezas y confianza. La democracia cumple años, y un pueblo desea que cumplan los dirigentes.

* Dirigente APOC y Convencional Nacional UCR.