viernes 25 de junio de 2021
COLUMNISTAS OPINION
15-05-2021 22:41

Pandemónium

15-05-2021 22:41

En octubre de 2018, cuando todavía el escenario más pronosticado era el triunfo de Cambiemos en el segundo semestre del año siguiente, el ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Joaquín de la Torre, experimentado baquiano del Conurbano, donde ya había sido intendente reelecto durante tres períodos, fue a ver a María Eugenia Vidal, entonces gobernadora, y le dijo: “No vas a ser reelecta el año próximo porque la boleta de Mauricio Macri en la provincia de Buenos Aires pierde por 10 puntos contra la de Cristina, y salvo que otra vez Aníbal Fernández sea candidato, te aseguro que no va a haber 10 puntos de corte de boleta”. 

La provincia de Buenos Aires representa cerca del 40% del total de los votos del país, equivalente a la suma de todas las provincias a excepción de Córdoba, Santa Fe, Ciudad de Buenos Aires y Mendoza. Si el ministro del Interior es quien conduce en el gobierno nacional la relación con los gobernadores, el ministro de Gobierno bonaerense es quien conduce la relación con los 135 intendentes, de los cuales 35 tienen poblaciones superiores a cien mil habitantes y una docena de ellos, poblaciones similares a varias provincias.  

La mayoría de esa masa poblacional se concentra en el conurbano bonaerense, producto del proceso migratorio interno en búsqueda de la movilidad social ascendente que en gran medida produjeron las políticas distributivas e industrialistas del peronismo.

Al gobierno de Alberto Fernández y, fundamentalmente, al de Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires, les toca por primera vez ser gobiernos peronistas que administran lo opuesto: una movilidad social descendente. Para analizar las consecuencia electorales que podrá generar esta situación, dedicamos los reportajes largos de esta edición a la actual ministra de Gobierno bonaerense, María Teresa García (otra experta baquiana zonal) y a su predecesor, el mencionado Joaquín de la Torre, quien hoy oscila entre apoyar a Juntos por el Cambio si María Eugenia Vidal fuera la candidata en las elecciones de noviembre, o a Randazzo y el grupo de dirigentes peronistas que no adhieren al Frente de Todos. El ideal de Joaquín de la Torre sería apoyar simultáneamente a ambos para debilitar aún mas las posibilidades electorales del Frente de Todos.

Una movilidad social descendente es el mejor pasaporte al fracaso electoral de cualquier gobierno

Córdoba va a ser siempre antikirchnerista, las demás provincias del centro alternan entre no kirchnerismo y no peronismo, y lo que está en juego en la provincia de Buenos Aires es el futuro del peronismo: ¿La Cámpora absorberá al peronismo como forma de recambio general, o se subsumirá en él diluyéndose, o se escindirá como partido independiente?

El factor que terminará decidiendo esa encrucijada es el grado de éxito que logre el gobierno actual en el cumplimiento de la promesa inmanente del peronismo: movilidad social ascendente, con las enormes dificultades que enfrenta para poder cumplir una demanda que hoy es imposible de satisfacer. ¿Alcanzará en medio de la pandemia para ganar (o no perder) una elección la entrega de subsidios que palien la movilidad social descendente mientras se les echa la culpa a la pandemia y a la herencia de Macri?

Así como al hablar Joaquín de la Torre se escucha la voz del peronismo no kirchnerista, escuchar a María Teresa García permite entender la lógica del gobierno más plenamente kirchnerista de todos, en la región del país donde es más fuerte, y cómo funciona la amalgama de Kicillof, que no es de La Cámpora y no era peronista, con Máximo Kirchner y su tropa.

La lógica no termina siendo diferente en el Frente de Todos que en Juntos por el Cambio: el éxito cohesiona y el fracaso propone jubilaciones. ¿Se arriesgará a una eventual segunda derrota María Eugenia Vidal siendo candidata en la provincia de Buenos Aires si viera al momento de conformar las listas que para conservar su capital político resulta mejor opción no ser candidata o serlo en la Ciudad de Buenos Aires? 

María Teresa García no duda que Vidal será la competidora del Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires mientras que Joaquín de la Torre lo desea pero lo duda: “Si se va a la Ciudad, le daría la mano, un beso y le agradecería este tiempo juntos”, responde con cara de espanto.

Vidal ya padeció las formas de deslegitimización y pérdida de sustentabilidad política que produjeron las devaluaciones de Macri. La promesa de movilidad social ascendente es un imperativo para cualquier de las dos coaliciones. Pierden todos cuando en lugar de generar ciudadanos consumidores los gobiernos producen un consumidor consumido.

Coincide Joaquín de la Torre con María Teresa García sobre que Scioli podría ser un candidato que encabece las listas oficialistas en la provincia de Buenos Aires en noviembre. Una competencia Scioli-Vidal, los dos ex gobernadores, además de atractivos propios, deskirchnerizaría la disputa. Finalmente, en el territorio bonaerense se va a estar luchando también por las candidaturas 2023 nacionales.

Joaquín de la Torre fue el creador de la frase “la ancha avenida del medio” con la que él junto a otros siete intendentes fundaron en 2013 el Frente Renovador de Sergio Massa, pero hoy sostiene que “hay que salir del medio, hay que construir un espacio con convicciones”. La relación Sergio Massa-Máximo Kirchner  como el frustrado anticipo a que Máximo (nacido y criado en Santa Cruz) asuma como presidente del PJ bonaerense antes del plazo normal de diciembre también tienen en el territorio de la provincia de Buenos Aires su epicentro.

Es la conurbanización de la política argentina.
 

En esta Nota