Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 22 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / CONVENIENCIAS
sábado 6 julio, 2019

Por Trump y la AMIA

A 25 años del salvaje atentado, Macri y CFK se enfrentan en campaña a la condena a Hezbollah.

por Roberto García

Macri. Foto: Pablo Temes
sábado 6 julio, 2019

Lo que podría ser una decisión política controversial, el próximo 18 de julio quizás culmine en una distracción colectiva de los dos frentes que compiten en las elecciones locales: extraña coincidencia entre el bloque oficialista que se va a comprometer con una medida a disgusto, dilatada, mientras la parte opositora tal vez se reserve prudente silencio y evite buscar rédito sobre esa decisión. Raro entre dos contendientes cada vez más beligerantes. Pero el caso es delicado.

Hasta ahora, el Gobierno esquivó pronunciarse sobre la inclusión de Hezbollah como organización terrorista, reclamo ferviente de su colega Trump (y de la administración Tel Aviv). En esta ocasión, Macri ya no podrá eludir esa respuesta ante la llegada para esa fecha –aniversario 25 del devastador atentado a la AMIA– del secretario de Estado y pieza clave de la estrategia de seguridad norteamericana, Mike Pompeo.

Conveniencias. La Argentina entonces pasará a inscribirse formalmente en la lista de los países más aliados a Trump –junto con Gran Bretaña y Canadá, por ejemplo, que tienen contingentes militares en Afganistán–, una relación carnal para sumar en su estrategia sobre el Medio Oriente y en su particular pugna bélica con Irán, país del cual Hezbollah se considera un brazo político y guerrillero. El gesto debe contemplarse como una conveniencia o devolución a los abundantes favores del presidente norteamericano hacia Macri, en especial por la influencia ejercida para las concesiones del FMI. Más que por convicción.

También es probable que Cristina soslaye la convicción personal y se olvide de su tratado con Irán, episodio que hoy el candidato Fernández califica como un “error” cometido por su segunda en la fórmula.

Sale el nuevo decreto con fórceps, bajo la cooperación de Patricia Bullrich –siempre solícita consecuente de las pretensiones de Israel– y, especialmente, por las instrucciones que le impuso a la Cancillería el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Acompaña en la jugada Miguel Pichetto, el vice del binomio presidencial, en obvio y repentino maridaje con Peña, una pareja que parecía no coincidir nunca. Sobre todo, por el ostensible vínculo del senador con el ministro Frigerio, los dos inclinados hacia una apertura política con el peronismo desafectado del cristinismo y ansioso por un lugar bajo el sol. De ahí los viajes de ambos al interior, recogiendo desplazados o disidentes, servicio de ambulancia que no encaja en la estética del titular del gabinete.

Pero como Peña es Macri y este se congratula por haber adoptado a Pichetto, la disciplina se conserva. Para conquistar al visitante Pompeo, entonces, hasta se han superado reticencias que anidaban en el Gobierno, lo que se advierte por la cantidad de reuniones que demandó el tema de Hezbollah debido a los consejos opuestos de los profesionales del Palacio San Martín, a los que debió alinear el hombre de Peña en el área.

Motivos. Argumentaban esos funcionarios cierta aprehensión para inmiscuirse en una alejada zona del conflicto por parte de un país que ya soportó dos brutales ataques terroristas, como si en esa incursión declarativa se invitara a un tercer atentado. Discrepancia manifiesta con el saliente embajador israelí, Ilan Sztulman, quien sostiene que es más riesgoso para esa tétrica eventualidad solo aceptar como ahora organizaciones terroristas a los grupos que así califica Naciones Unidas  y no pronunciarse contra Hezbollah. La otra objeción se relaciona con un costado económico: señalaban que Irán, destino final de la declaración, ha sido uno de los más importantes importadores de productos argentinos, capaz de comprar todos los sobrantes agrícolas, ganaderos e industriales del país, una de las razones que en su momento fue dominante para que Cristina suscribiera el cuestionado pacto. Ventajas que no ha suplantado nunca Israel, con un intercambio comercial exageradamente bajo, según las palabras del mismo diplomático Sztulman. Además, como no se trata solo de opiniones ni de los peligros de enfrascarse en un conflicto de proporciones –recordar que EE.UU. estuvo a punto de lanzar una ofensiva arrasadora contra Irán hace menos de un mes en represalia por el ataque a un dron–, los mismos consejeros argentinos se cobijaron en reparos éticos al bloqueo económico que Trump y sus aliados le han aplicado a Irán: no se respeta ni el envío de medicamentos ni comida, exigencia mínima de Naciones Unidas para no condenar a la población en lugar de a los gobiernos.

Debate. Hubo discusiones a pesar de que la orden ya había partido, sujeta al realismo estratégico de EE.UU. y al discurso de Trump en su elección como candidato del Partido Republicano.

Tanto Cristina como Alberto, los Fernández bis, pondrían cuestionar esta venidera declaración de Macri contra Hezbollah y, por derivación, a Irán. Más cuando la campaña electoral habilita para tratar a Macri de “lacayo de Trump”, un recurso redituable. También ellos, sin embargo, tropiezan con sus propias contradicciones y el espanto de no rozar el sensible duelo por los 25 años del atentado a la AMIA.

Inclusive, a pesar de que en las últimas horas se ha robustecido la línea de apoyo a expresiones de corte populista, el rechazo in límine al tratado Mercosur-Unión Europea, sostenida en las visitas de Alberto F. a Mujica en Montevideo y a Lula en la cárcel de San Pablo. Si hasta más de uno imaginó algún periplo por la Venezuela de Maduro, un ticket que seguramente el binomio no comprará aunque La Habana se lo recomiende a Cristina y Sergio Massa se arranque la piel si llegara a ocurrir (recordar que hasta hace poco albergaba a la esposa de López, uno de los prisioneros del régimen caraqueño).

Si Macri cambió miedo por conveniencia, ese canje también vale para el otro extremo de la grieta.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4790

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.