viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
COLUMNISTAS / Debates
sábado 4 abril, 2020

Sopa de Wuhan

Wuhan, en China, epicentro del coronavirus. Foto: AFP
sábado 4 abril, 2020

Me llega por WhatsApp Sopa de Wuhan, una compilación de artículos por luminarias filosóficas en torno al Covid-19. Es un mes de escritos producidos al filo de la crisis sanitaria, del 28 de febrero al 28 de marzo; en la tapa, estilo fanzine universitario, hay murciélagos de boquitas asesinas. Mientras los animales descienden sobre las ciudades y los humanos se esconden en sus cubiles, el virus hace bajar a los filósofos de sus torres de cristal, con resultados dispares.

Dos artículos del gran Giorgio Agamben lo dejan disputando el trono del Negacionismo Viral junto a Jair Bolsonaro. Para Giorgio, el terrorismo habría agotado sus capacidades de impresionar a la población, así que la pandemia es el pretexto perfecto aunque es apenas una gripe (o gripezinha, à la Jair). Agamben añade: hay una tendencia a utilizar el estado de excepción como paradigma de gobierno. El virus viene a confirmar su teoría; la cuarentena es lo que los gobiernos vienen buscando desde antes del Covid: que no nos abracemos, que el contacto humano se reduzca a mensajes online. Jean-Luc Nancy interviene con delicadeza: Giorgio sigue siendo una persona excepcional, aunque se equivoque.

Un argentino en Wuhan tras la cuarentena: "Tenés miedo de sentirte mal por cualquier cosa"

Por su parte, Zizek y Bifo se excitan imaginando el apocalipsis, el fin del mundo (que otros llaman capitalismo) que conocemos. Lo que no pudo la voluntad política lo puede el virus, se fascina Bifo. Son como cardenales medievales que miran al cielo y celebran la llegada del castigo celestial, que al fin enseña a los humanos (occidentales, blancos, etc.) el horror de su impía existencia. Solo que el pecado ahora se llama capitalismo: cuando la gula (consumo) y la falta de caridad (inequidad) se hacen sistema. Tercera intervención de Agamben, en modo sacerdotal: la peste estaba ya entre nosotros, no vivíamos de una forma correcta. La filosofía contemporánea remeda el agujero que dejó la Iglesia cuando perdió la batalla cultural contra Lutero.

El genial Paul B. Preciado le da un marco histórico al Covid haciendo un update de Foucault, pero al final de su análisis sugiere desconectarse de internet para escapar al control. Una especie de ojos que no ven, capitalismo extractivista que no siente. Dice Paul: usemos la cuarentena para estudiar las formas minoritarias de resistencia, y me las imagino con Butler organizando brigadas trans contra los virus. Sería genial montar brigadas para coser barbijos en comunidades precarizadas, trans o cis

Afirman haber encontrado al primer paciente de Covid-19, una vendedora de mariscos

Dicen que el Covid te hace perder el gusto, pero la sopa de Wuhan deja un sabor amargo, la sensación de haber probado un menú de recetas moribundas. La idea de que el Imperio te quiere explotar parece extremadamente narcisista; Trump se ha mostrado tan incompetente y perdido, y Estados Unidos tan desesperado, que quizás sea uno de los lugares más golpeados por la crisis. La búsqueda de culpables y el reflejo por sentirse víctimas no hace más que fogonear el resentimiento como fuerza psicopolítica, la antesala del fascismo.

La cuestión de la desigualdad crucial aparece en los berlineses Markus Gabriel (pandemia significa “de todos”, y eso debería ayudarnos a pensar una identidad planetaria) y Byung-Chul Han (el único que mira el planeta entero). ¿Cómo puede ser que Europa no distribuya barbijos, prenda fundamental del invierno asiático –y de la lucha contra el virus–?, se pregunta Byung. Menos eclesiástico, Byung no busca presentar a la sociedad como la víctima que recibe su castigo natural por sus excesos y errores.

China sugiere que el ejército de EEUU podría haber llevado el coronavirus a Wuhan

Pienso en qué escribiría Jorge Dotti, héroe de la filosofía política en América Latina, fallecido hace dos años por esta época. Lo veo sonriendo con picardía porteña ante el desastre de los foucaultianos; le hubiera divertido verlos vivar el revival del Soberano. Dotti: la naturaleza desobedece nuestras teorías, y eso nos puede tentar a ver el virus como una forma de derecho natural. El temor de Dios funda el Estado: pero cuando se destruyen los valores conservadores (como buscó el nietszchismo y el foucaultismo) queda lo económico como único valor, y el flujo del capital se vuelve una especie de Dios que modela sus mentes y palabras. Cae una lágrima, moja mi rompecabezas.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.