domingo 18 de abril del 2021
CóRDOBA DIEGO MARADONA
29-11-2020 00:34

Aquella primera vez en Córdoba

El 17 de diciembre de 1973 un niño al que apodaban 'Pelusa' llegó a Embalse con los míticos Cebollitas. Volvió 41 años después sin que nadie lo supiera.

29-11-2020 00:34

“Hay que ir a ver a los porteños. Hay un morochito que la rompe”. Esa invitación se multiplicó en el boca a boca de los embalseños en aquellos días de diciembre de 1973. Se estaban disputando las finales de los Juegos Nacionales Evita y la Unidad Turística de Embalse estaba viviendo uno de sus momentos de esplendor. Había muchísima gente en los hoteles, pero todos estaban seducidos por el juego de un pibe de 13 años al que apodaban ‘Pelusa’ y jugaba para Los Cebollitas de Argentinos Juniors, dirigidos por Francis Cornejo.

La cancha del Hotel 1 del predio hotelero de aquella localidad serrana se abarrotaba de curiosos. Y muchos dicen que en ese Valle de Calamuchita comenzó a gestarse la leyenda de Diego Armando Maradona.

El 17 de diciembre de 1973 el ‘Diez’ pisó por primera vez suelo cordobés, y desde ese entonces se han gestado cientos de anécdotas sobre aquella visita del astro del fútbol mundial.

Los Cebollitas fueron una sensación, llegaron a las finales tras haber ganado en Capital Federal luego de golear a varios equipos. Ya en tierras cordobesas, golearon por 6-0 a Chaco y 4-1 a Río Negro. Pero en la memoria colectiva está la semifinal ante Club Social Pinto, de Santiago del Estero. Ese partido del 20 de diciembre de 1973 disputado en la cancha del Hotel N° 1 fue apasionante y empataron 2-2. Por penales ganaron los santiagueños, que dieron el batacazo y luego salieron campeones.

Las anécdotas se multiplican sobre aquel paso, muchas cargadas de exageraciones, pero evocaciones a un momento muy preciado para el pueblo. Se cuenta que andaba siempre con una botellita en la mano y lo acompañaba Jorge Cyszterpiller.

Entre los tantos que fueron a verlo jugar está Pedro Marcheta, que por ese entonces concesionaba uno de los hoteles.

El regreso desconocido. Actualmente aquel terreno de juego, conocida como “la cancha del Hotel 1”, ya no se juega al fútbol. Durante mucho tiempo estuvo abandonada, con maleza. Sin embargo, desde hace unos años fue recuperada para hacerla una cancha de rugby. Aún quedan marcas de cal de aquel tiempo y algunas barandas de madera añejas que resisten.

Cuando algún turista pasa por ese lugar y está acompañado de un lugareño, éste cuenta que “ahí, sí, ahí, jugó Maradona de chiquito con Los Cebollitas”.

Siempre se habla de aquella primera vez. Pero muy poca gente sabe que Maradona volvió 41 años después a esa cancha. PERFIL Córdoba puede confirmar que el ‘Pelusa’ regresó el 25 de julio de 2014. Diego había ido a jugar un partido a beneficio a Río Tercero, en la cancha de 9 de Julio. Se hospedó en el Howard Johnson de Almafuerte. Sin embargo, pidió que lo llevaran hasta Embalse. Dio unas vueltas por el lugar sin que la gente se enterara. Y mientras estuvo ahí le pidió a un embalseño, que lo guié hasta la cancha donde de niño fue feliz.

Así se lo contó a PERFIL Córdoba Javier Flores, testigo de ese momento tan especial y desconocido sobre la vida de Maradona: “Yo estaba a cargo del Polideportivo, y en eso entra un Mercedes blanco. Se bajan unas personas y entre ellos había uno con un campeón y gorra. Me acerco y uno me dice, ¿sabes quién es? Es Maradona, viene a ver la cancha donde jugó cuando era chico. Me quedé helado. Y Maradona justo dice, esa no es la cancha. Cuando escuché le dije que tenía razón, 'usted jugó en la cancha del hotel 1'. Me pidió que los guiara hasta la cancha. Yo iba adelante en mi moto y ellos atrás. Llegamos a lo que ahora es la cancha de rugby. Me quedé en mi moto, me temblaba todo el cuerpo. Él hablaba con sus amigos, se reía. Me pidió que le juntara un pedacito de tierra y unos yuyos de la cancha. Se los di, me dio un abrazo, y después se fueron. Nunca lo conté porque no me animé a sacarme una foto, y pensé que nadie me creería”.

 

“Hoy con 53 años volví a tener 11 o 12 años”, dijo en julio de 2014 en Río Tercero.

Diego en los Evita de Embalse

En esta Nota