31 oct 2020
CóRDOBA |LA TRAMA POLÍTICA
domingo 18 octubre, 2020

Con qué cartas Llaryora y Bugliotti van al Concejo para definir el destino del Orfeo

Comienzan a analizar los proyectos. “Córdoba no puede perder ese espacio”, dice el oficialismo. “Puede pasar cualquier cosa, hasta una expropiación”, anticipan desde la oposición.

DECISIÓN. Bugliotti solicitó demoler el Orfeo, pero espera por una venta. Sabe que en el Concejo la tiene difícil. Foto: Federico Rodríguez

Esta semana el Concejo Deliberante comenzará a tratar un tema que no aparecía en los planes de nadie: el destino del Orfeo Superdomo. “El estrépito que causó la información sobre su posible demolición determinó que avanzáramos sobre este tema”, dice Daniel Passerini, viceintendente de la ciudad y presidente del cuerpo.

El cambio de agenda se produjo el jueves, cuando se conoció que Euclides Bugliotti, titular de Grupo Dinosaurio, presentó en el CPC de Monseñor Pablo Cabrera un pedido para demoler el estadio cubierto, que permanece inactivo desde el inicio de la cuarentena y será, según el empresario, un mal negocio, aún después de la cuarentena, al menos hasta 2023. Entre los proyectos/pedidos de informe figuran uno del radicalismo, dos de Juan Pablo Quinteros, otros dos de Laura Vilches y tres de Hacemos por Córdoba.

“El objetivo primordial es que ese espacio no sea demolido. Hay que preservarlo”, añade Passerini ante PERFIL CÓRDOBA, destacando que una comisión mixta (conformada por todos los bloques, al menos en la idea original) sea la encargada de debatir el futuro del Superdomo. Será otro de los tantos puntos de discusión, ya que no todos los concejales están decididos a formar parte de la misma.

El primer paso para los ediles de Hacemos por Córdoba será declarar -esta misma semana- de interés patrimonial al Orfeo. “Es difícil que cierren los tiempos para eso, pero surge una pregunta inevitable: Bugliotti ya presentó el pedido de demolición. ¿La medida va a ser retroactiva?”, señala un edil de la oposición.

Lo que sí tienen en claro en el oficialismo es que Bugliotti no podrá avanzar con un proyecto inmobiliario de envergadura en ese espacio, tal como lo manifestó en su momento: “El uso del suelo no se va a modificar. Allí está previsto que se construyan unidades con una altura máxima de hasta 10,5 metros. Más que eso, que se olvide”, señala un concejal del oficialismo que prefiere el off the récord. La afirmación habla a las claras de la sorpresa que causó la presentación de Bugliotti.

Los desarrollistas consultados por este medio reconocen dos cosas: por un lado, si el Orfeo no es negocio, debería ser demolido. Y, por otro, aseguran no entender la movida del empresario de presentar el pedido de demolición sin un proyecto concreto.

“Es al revés: se presenta el proyecto y cuando está todo aprobado, viene la solicitud para demoler el espacio. No está muy claro qué quiso hacer Bugliotti”, señalan.

¿Quién viene detrás de Bugliotti? “No es una función del legislativo tratar estos temas, la decisión la tiene que tomar el intendente”, dice Juan Pablo Quinteros, concejal de Encuentro Vecinal, y agrega que analizará si forma parte de la comisión mixta: “Se viene un debate interesante, pero en este caso la Municipalidad tiene muchas chances de perder, como sucede casi siempre. Estoy analizando mi participación”.

El razonamiento que esgrimen cerca de Bugliotti va por otro carril: ¿se podría ver afectado el derecho a la propiedad del empresario? ¿Por qué un privado no podría demoler algo que construyó, con exenciones del Estado, es cierto, pero previstas en la ley? ¿Puede judicializar el tema Bugliotti si no lo dejan avanzar con su proyecto?

“Una discusión importante que se va a plantear es qué puede ser declarado como patrimonio cultural. El Orfeo es relevante porque llegaron muchos espectáculos internacionales, pero ¿qué pasa si entran pedidos para demoler los espacios donde se organizan bailes de cuarteto porque no pueden trabajar? ¿Se los va a expropiar? Es complejo”, destaca Quinteros.

Una cuestión de peso (s). Otro de los temas centrales que abordará el Concejo está relacionado con los números en torno al Orfeo. Y allí el panorama es amplio: por caso, Quinteros pretende conocer más detalles sobre las exenciones que recibió Bugliotti desde el inicio mismo del proyecto global en Rodríguez del Busto, hasta la presentación de Laura Vilches señalando que el empresario tiene una deuda con el Estado de $85 millones.

“Estuvimos viendo algunos números y Bugliotti no debería esa cifra. Desde Economía van a despejar las dudas”, señala un concejal oficialista. Mientras tanto, Bugliotti no descarta nada. El jueves mantuvo un Zoom con empresarios nacionales que solicitaron condiciones para quedarse con el Orfeo.

“Sabemos que la presentación de Tati generó revuelo. Pero eso no significa que va a regalar el Orfeo. Tal vez no tenga un valor de US$25 millones, pero tampoco de US$6 millones, como dicen desde la Municipalidad. Si se vende, será porque es un buen negocio, si no seguirá adelante el trámite de demolición. Eso ya está presentado”, sostienen cerca del hombre de negocios.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5165

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.