martes 31 de enero de 2023
CóRDOBA Escenario 2023

El FdT mueve sus fichas: lista propia, precandidatos lanzados y ¿sin Gill?

El Frente Peronista Cordobés y el kirchnerismo histórico cerraron filas en torno al armado propio de cara al 2023. Ya se anotaron como pre postulantes Federico Alesandri (gobernación) y Olga Riutort (intendencia capitalina). El núcleo caserista propone interna para dirimir candidatos y no lo ven jugando a Martín Gill en el espacio K.

31-12-2022 00:54

La pata peronista referenciada en Carlos Caserio y las diferentes vertientes del kirchnerismo local definieron jugar con lista propia de candidatos para la elección provincial del año próximo con el sello de Frente de Todos (FdT) Córdoba, lo que confirma el distanciamiento insalvable con el PJ orgánico liderado por Juan Schiaretti, visto como “enemigo” en la Casa Rosada y blanco directo de las duras críticas k.

En un plenario encabezado por Caserio, la diputada camporista Gabriela Estévez y el funcionario del Senado Martín Fresneda, junto a los intendentes Federico Alesandri (Embalse) y Fabián Francioni (Leones), y los diputados nacionales Eduardo Fernández y Pablo Carro, sumado a los dirigentes de los partidos políticos y agrupaciones que confluyen en el frente kirchnerista se resolvió encarar la “patriada”, bajo la consigna “por un proyecto peronista y progresista para Córdoba”.

En un documento que reflejó el acuerdo logrado, firmado por casi 70 referentes políticos y sindicales, y titulares de agrupaciones K, se promovió “un verdadero federalismo” para Córdoba sobre la base del modelo del gobierno nacional de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

En ese sentido, el FdT enfatizó que “es imperiosa la construcción de un proyecto electoral peronista y progresista para Córdoba”, al advertir que “Schiaretti acompañó en el 2019 la campaña por la reelección del candidato de la derecha, el expresidente Mauricio Macri, y sigue en la misma senda”.

“Perón y Evita nos enseñaron que nuestro proyecto es nacional y popular; al lado del pueblo y no de los poderes concentrados”, remarcó el núcleo K en su pronunciamiento que marcó a fuego el puente dinamitado con el schiarettismo.

En esa línea, Estévez remarcó: “Formamos parte de un proyecto político comprometido con la justicia social, el federalismo, la igualdad de género, la protección ambiental, la democracia y los derechos humanos. Ese proyecto va a tener una expresión electoral con una lista propia el año que viene”.

En este contexto, el Frente Peronista (afín a la Nación) puso a ejercitar el músculo político para dar la “gran batalla” en la elección provincial conscientes del poderío de los dos aparatos de la polarización al que se enfrentan y en terreno esquivo al kirchnerismo.

El objetivo inicial es conservar el caudal de votos sobre la base del piso histórico alrededor de los 11 puntos y muscular para llegar a 15, con el aporte de unos 40 jefes comunales que responden al referente de Punilla y a la líder de La Cámpora local, en lo que sería una muy buena elección para el FdT cordobés, con el foco puesto en una representación propia en la Unicameral.

“Es una definición clara que tenemos un proyecto e ideas para defender en el ámbito nacional y provincial. Está claro que esto va a tener continuidad en la elección nacional”, afirmó Caserio a PERFIL CÓRDOBA.

Pese a que no se conoce la fecha de la elección provincial, pero los dos principales aparatos se arman para la contienda, el vicepresidente del Banco Nación destacó el “primer paso” que se dio en el armado K local de jugar con lista propia.

Al apuntar contra el schiarettismo que comanda el PJ orgánico, el referente albertista advirtió que los puentes están rotos desde 2019. “Ellos nunca tuvieron voluntad de acercamiento”, apuntó y profundizó su diferencia al insistir con la alianza que Schiaretti tiene con Macri.

“Está claro que su estrategia no pasa por criticar a Juntos por el Cambio, que va a ser su futuro aliado en la elección nacional. Eso es lo que nos divide profundamente”, azuzó. Bajo esa lógica, sentenció: “Ni ellos ni nosotros nunca íbamos a avanzar en un acercamiento. Pensamos distinto, es la realidad”.

Candidatos e interna. Tras dar el primer paso, Caserio abrió el juego a los dirigentes con aspiraciones a los cargos expectables que contribuyan “a hacer crecer la movilidad política del espacio”. La idea es que los dos grandes sectores del FdT Córdoba (kirchnerismo histórico y el frente peronista) tengan sus propios candidatos. El caserismo propone llegado el momento una interna para resolver las diferencias. “La idea nuestra es ir a internas; competir sanamente”, dijo.

En este plano, el intendente Alesandri ya dejó en claro su aspiración de competir por la candidatura a gobernador. El peronista de Embalse primereó en la carrera para competir por el primer lugar de la lista del frente K. También se anotan el propio Caserio y el “Pipi” Francioni como postulantes a gobernador y/o vice.

Por su parte, Riutort blanqueó su voluntad de disputar la candidatura a intendente de la capital cordobesa. “Lanzamos a Federico Alesandri y bancamos a Olga para la ciudad”, resaltó el funcionario nacional con llegada directa a Alberto Fernández.

“Ya tenemos dos candidatos jugando y después se verá si son los postulantes definitivos del frente”, manifestó y completó: “Se abrió una puerta. Ahora, hay que ver cómo se acomodan las cargas” llegado el momento de las definiciones que vendrá atada al llamado oficial a la elección provincial y si se unificará con la contienda municipal, como quiere el llaryorismo.

Gill y su armado. En medio del armado del Frente de Todos, las miradas se centran en los pasos que viene dando el intendente Martín Gill, de cara al 2023. El peronista villamariense no formó parte del plenario kirchnerista donde se definió jugar con lista propia. Y al día siguiente se sacó una foto “de gestión” con Schiaretti. Fue todo un dato político que no pasó desapercibido.

En el caserismo no lo ven jugando en el espacio K. “Yo lo veo afuera”, dijo un peronista K en el FdT que abona esa teoría.

Desde el círculo íntimo de Gill aducen “otro armado” que busca aglutinar a más intendentes de distintas expresiones políticas en torno a la reafirmación de su candidatura a gobernador, pero hay contactos con el PJ orgánico. En la pata peronista del frente K ven “el juego de la interna” para seguir negociando con Llaryora y Schiaretti. Por su parte, en el gillismo sostienen su armado para el 2023 con puentes comunicantes a ambos lados.

El villamariense reunió a la tropa el sábado en Estación General Paz. En su estrategia busca aglutinar a más intendentes de distintas expresiones políticas en su “proyecto 2023”, pero hay contactos con el PJ orgánico.  En la pata peronista del frente K ven “el juego de la interna” para seguir negociando con Llaryora y Schiaretti.

En esta Nota