martes 15 de junio de 2021
CóRDOBA EL HUMOR AL PODER
23-05-2021 00:49

Los Superagentes del Cambio

23-05-2021 00:49

El mismo día en que Córdoba batía su propio récord de contagios, Mauricio Macri llevaba al radicalismo local a un pico de estrés, con una catarata de elogios para el gobernador peronista Juan Schiaretti que hicieron crecer los pelos de varios de sus dirigentes aliados. En una visita que tenía como objetivo presentar su libro “Primer tiempo”, el expresidente aprovechó la ocasión y posicionó a su delfín Gustavo Santos en la carrera para la gobernación. “Todo bien con el Delfín, pero se olvidó de Tiburón y Mojarrita”, comentó un veterano puntero de la UCR, celoso por la actitud de Macri e ilusionado con que no los dejen afuera de la película.

La coalición opositora pareció entrar en combustión cuando Lilita Carrió tuiteó que Mario Negri era “el puntal” de Juntos por el Cambio en el Congreso, luego de que Macri dijera que en 2019 Negri perdió las elecciones con Schiaretti porque no tenía “perfil para gobernar”. Ni bien algunos trataron de apaciguar los ánimos aclarando que probablemente la crítica se refería al “perfil” del diputado nacional en las redes sociales, saltó Luis Juez con su advertencia de que va a ser gobernador de Córdoba, “le guste a Macri o no”, lo que derivó en una trifulca a la que para apagarse no le bastaba con trapos fríos sino que precisaba varias dotaciones de bomberos y al menos un par de aviones hidrantes.

La atmósfera pesada de La Docta se trasladó al ámbito nacional el jueves, al sugerir el mandatario bonaerense Axel Kiciloff que el gobierno de Córdoba escondía los verdaderos porcentajes de ocupación de las camas críticas en la provincia. ”Si hubiéramos devaluado esas cifras como hizo él con el peso en 2012, tendríamos camas disponibles hasta para los que se hicieron un tratamiento de conducto”, se escuchó puertas adentro del Panal. Y como si eso fuera poco, con el cierre de la exportación de carnes, la relación entre el Frente de Todos y Hacemos por Córdoba quedó más tensa que chaleco del Increíble Hulk.

En tanto ya no anota al PJ cordobés como aliado sino como rival a vencer, Alberto Fernández consiguió el acatamiento de Córdoba a las nuevas restricciones vigentes desde ayer, que de tan estrictas podrían incluso impedir el arribo de aves migratorias a la laguna de Mar Chiquita. En su cinchada personal con Horacio Rodríguez Larreta, el presidente logró que el jefe de Gobierno porteño acceda a suspender el dictado de clases presenciales, en una negociación que trajo como consecuencia que el día de mañana sea declarado feriado. La verdad es que, cuando se decía que en  esta situación la prioridad es “tender puentes”, uno se imaginaba otra cosa.

Hay una sola cuestión en la que todos coinciden y es en la necesidad de vacunarse, pero no se ponen de acuerdo en la vacuna que prefieren. Desde el republicanismo repudian la rusa y la china por ser producidas en países “no democráticos”. Y desde el progresismo reniegan de aquellas provenientes de potencias capitalistas porque “responden a los intereses de la industria farmacéutica”. Es como encontrar una botella de agua fresca en el medio del desierto y negarse a tomarla si no está gasificada. O como recibir la invitación para viajar gratis a Marte y rechazarla porque no llega hasta allá la señal codificada para ver el fútbol.

Y hablando de ese deporte, que Ríver Plate haya formado con Enzo Pérez al arco, luego de sufrir varias bajas por contagio de coronavirus, podría servir como ejemplo para Marcelo Tinelli, quien ante una situación similar estaría pensando en reemplazar a un bailarín con el Oso Arturo, total nadie sabe quién está debajo del disfraz. En su primera semana al aire, el rating de “La Academia” se vino abajo peor que el Belgrano de Orfila. Cómo estará de dispersa la audiencia de la televisión, que lo más visto en estos días fue la sesión del Senado en la que se filtró el audio de la vicepresidenta Cristina Fernández preguntando “hasta qué hora estará abierto Rapa Nui”. La titular de la Cámara Alta no sólo se las arregla para conducir los debates, sino que además hasta se da el lujo de pasar un PNT.

En esta Nota