viernes 27 de mayo de 2022
CóRDOBA Gustavo Córdoba (Zuban Córdoba)
15-05-2022 00:53

“Milei cuestiona el lugar de antagonista que tenía Macri frente a Cristina”

Para el consultor y analista político el libertario “hoy no tiene techo”, aunque remarca que ante la necesidad de armar una estructura en los principales distritos del país “lo puede mostrar más cercano a lo que tanto critica”.

15-05-2022 00:53

El consultor político Gustavo Córdoba pasó por “Con el diario del lunes”, que se emite los lunes a las 20 por Canal 10 para repasar el escenario electoral 2023. En ese marco, sostuvo que “no se vislumbra” el techo en las encuestas para Javier Milei, aunque recalcó la necesidad de armar una estructura en los principales distritos del país le puede empezar a jugar en contra: “debe tener candidatos a gobernador o legisladores y eso lo va a acercar a la política que tanto recrimina”.

-Hay una fuerte desaprobación del Gobierno Nacional pero no parece que Juntos por el Cambio capitalice la situación. ¿Es así?
-Absolutamente. El gobierno Nacional ha roto récords de negatividad en rechazo a la gestión. Una de las preguntas que utilizamos en nuestra encuesta es si el país va en la dirección correcta o incorrecta y este mes nos ha dado el punto más alto de rechazo, con un 72%: hay una gran incertidumbre que se traslada a esa calificación. Ahora bien, la oposición muestra una situación compleja. Por ejemplo, el PRO en este momento, tiene cinco potenciales candidatos a presidente. Cinco solamente en una fuerza opositora. Es muy difícil este análisis, teniendo en cuenta que la sociedad ha rechazado tanto al modelo macrista de gestión, al menos en términos económicos, y también lo ha hecho con el actual gobierno. Si el PRO, o Juntos, no diseña un modelo de gestión económica, podríamos decir que tienen los mismos o más problemas que el gobierno porque está surgiendo un tercer espacio.

-¿Se puede comparar este momento con alguna en particular?
-Nosotros hablamos de un tránsito del tripartidismo imperfecto a uno perfecto y no descartamos que las tensiones internas y externas tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio nos lleven a un escenario muy parecido al del 2003, muy fragmentado, donde hubo tres candidatos filo radicales y tres candidatos filo peronistas y terminó siendo electo Néstor Kirchner, que en la primera vuelta sacó 22 puntos y con eso le alcanzó, ya que (Carlos) Menem se bajó de la segunda vuelta. Hoy tenemos cinco o seis candidatos que reúnen ese 22%-23%, así que hay que esperar.

-Por si fuera poco apareció Milei.
-Sí, un Milei que en el actual contexto está amenazando a las fuerzas principales y se está convirtiendo en la tercera fuerza en las principales provincias argentinas. Hay que recordar que hace dos años era un pintoresco panelista de peinado raro que opinaba de economía. Hoy, con el contexto económico de la frustración, ha generado este fenómeno libertario que habrá que ver hasta dónde llega, pero me parece justo decir que Milei es hijo legítimo de la política actual y por eso mismo es posible que tenga las mismas chances que han tenido otras fuerzas políticas en el pasado.

-Uno de los grandes problemas de Milei es su falta de estructura.
-Entre las dificultades en el corto plazo se puede decir que va a tener que dejar de ser esa figura de la anti política porque tiene que burocratizarse, institucionalizarse en cada provincia, empezar a bendecir diputados en los distritos, al menos en los más importantes, tal vez a través del Partido Demócrata. También deberá oficializar candidatos a intendente o gobernador en el caso de Córdoba, Mendoza, Santa Fe y Buenos Aires, donde tiene los mayores desafíos. Quizás sea la elección de Córdoba o de algún distrito grande que se despegue de las elecciones nacionales donde Milei ensaye los primeros pasos de esta estrategia.

-¿Hasta dónde puede llegar Milei?
-Mientras la política argentina no reconozca que sus propios errores han originado este fenómeno, debo decir que el techo de Milei no lo veo cerca. Seguramente habrá una mayor fragmentación, que no es solo un fenómeno en Argentina sino mundial. Milei obliga, además, a una discusión muy ideológica, ya que está cuestionando muy fuertemente el espacio que tenía (Mauricio) Macri como antagonista de Cristina Fernández de Kirchner. Hoy es Milei quien está frente al kirchnerismo, al menos en términos simbólicos, frente a una buena parte de la sociedad.

-El ciudadano que percibe bien a Milei ¿qué compra de él?
-Es lo que tiene a mano la sociedad argentina para manifestar su profundo malestar y disgusto frente a la falta de resultados económicos de los últimos diez años. No solo hay una caída en el tiempo de tolerancia en la sociedad en cuanto a los resultados de la política, sino que también fueron rechazados dos modelos políticos ideológicos distintos, como el macrismo y dos años después el kirchnerismo del Frente de Todos. Lo de Milei es un nuevo envase para viejas ideas. Desde esa perspectiva es muy atractivo para una enorme cantidad de jóvenes: la mayoría de los votantes de Milei se ubican en un segmento menor a los 30 años, que se manifiestan o se informan de manera permanente en las redes sociales. Hoy no se puede determinar qué nivel de información verdadero es el que consumimos en las redes sociales: imaginemos el común de los jóvenes informándose solo por las redes, intoxicados de información, que adhieren como una moda a postulados libertarios, como la dolarización del país y bajar el gasto público. Siendo una moda, no se puede proyectar de manera tan firme hasta dónde puede llegar Mieli, porque el voto joven es el más dinámico, el menos estudiado y el más volátil: ayer votaron a Juntos, antes de ayer al Frente de Todos y quizás hoy voten a Milei, pero no se puede asegurar que lo voten mañana y ahí está el verdadero Talón de Aquiles: su institucionalización y pasar a ser eso que tanto critica.

-El otro punto a destacar es su nivel de imagen e intención de voto a nivel nacional, siendo que por ahora su base está en Buenos Aires.
-Hace poco estuve en una de las ciudades más importantes de la Patagonia y creo que Milei nunca fue a esa ciudad pero está segundo en intención de voto detrás de CFK, por lo que diría que es un fenómeno nacional, transversal, no exclusivamente de derecha; confluyen en ese carácter de anti político votantes decepcionados de todos los espacios políticos. Lo que tenemos que ver acá es si este tripartidismo que tenemos puede evolucionar hacia una fragmentación mayor. ¿Qué tiene a favor Milei? Que ha irrumpido en un escenario donde la clase política pareciera no darse cuenta de que cuanto más lo niega a Milei más lo levanta, por lo que no lo pueden controlar, no lo pueden manejar a control remoto.

En esta Nota