sábado 01 de octubre de 2022
CóRDOBA FEDERICO ZAPATA

“Si Alberto y Cristina cedieron ante Massa es porque están asustados”

El politólogo asegura que el nuevo ministro de Economía tiene un desafío muy grande en el corto, que es estabilizar la economía. “Es un veranito de dos meses. Si no logra alcanzar los resultados esperados vamos a volver a las disputas que han caracterizado al Frente de Todos”, sostiene. Participó en el programa ‘Con el diario del lunes’, donde añadió que será “más agresivo desde la implementación de medidas para su proyección de cara al 2023”.

07-08-2022 00:52

-¿Qué análisis hace de esta nueva fase en la que entró el gobierno?
-Entramos en la última fase de este experimento que ha sido el Frente de Todos, con un rumor que se empezó a instalar en septiembre del año pasado de que Massa se podía sumar al gabinete. En ese momento fue resistido por el Presidente, la vice y hasta por los propios gobernadores, pero se fueron agotando las instancias, la crisis escaló, la situación es muy delicada y muy a regañadientes se han visto obligados a dialogar con Massa y a darle curso a su ingreso al gabinete. Tiene un desafío muy grande en el corto plazo, que es el de intentar estabilizar la economía, algo que no es fácil porque la situación es extremadamente delicada. Pero si logra eso, por las características propias de Massa, a diferencia de lo que puede haber sucedido con (Daniel) Scioli y (Juan) Manzur, será más agresivo en cuanto a su proyección política, que es su objetivo.

-El perfil netamente político de Massa, aunque ingresa para organizar la macro economía ¿puede opacar el proyecto de Alberto Fernández?  ¿O no queda albertismo?
-Las salidas de Kulfas y de Guzmán terminaron de cerrar cualquier expectativa del albertismo como expresión política, pero en Argentina tenemos un régimen presidencialista por lo que el Presidente sigue teniendo su importancia y de ahí deriva dónde juegan un poco las complejidades de este experimento. Massa es un ministro empoderado pero tiene que convivir con las figuras del Presidente y de la vice y me da la impresión de que va a haber una especie de veranito donde se va a intentar estabilizar a la economía, que es una preocupación existencial de todos los actores del Frente de Todos y después, salvo que Massa no pueda resolver la dinámica, probablemente estemos frente a situaciones bastante similares a las que hemos vivido en el pasado.

-¿Cuánto tiempo político tiene Massa para producir cambios para empezar a salir de esta crisis?
-Las crisis aceleran los tiempos, por lo que tiene muy poco tiempo. Controlar el tipo de cambio es la clave. Si eso no se resuelve en los próximos dos meses, me parece que el veranito se va a terminar y vamos a volver a las disputas que han caracterizado al Frente de Todos, que ha mostrado que tiene muchas dificultades para construir una cadena de mandos. Massa está atado a resolver algunas cuestiones específicas de la crisis y mientras eso no pase, van a volver los tironeos.

-¿Cómo cree que va a jugar Cristina? Ella armó este gobierno, está claro que tiene derecho a veto y hay una cuestión de diferencias ideológicas con Massa.
-Esta tercera etapa en la que estamos ingresando muestra que la figura de la vice es muy importante desde lo político. Es real: tiene incidencia en el FdT y también capacidad de veto, pero lo que no tiene es una propuesta de salida de la crisis y eso se trasluce en que, a su pesar, está delegando parte del poder en Massa. No intentó una prueba con gente de su paladar, sino que prioriza otro mecanismo, con lo cual es un poco la tragedia del Frente de Todos, que le ha costado encontrar una agenda común. En el corto plazo, la vice va a tener un rol más bien pasivo, no va a querer obstruir a Massa porque me parece si han cedido con el ascenso de Massa al gabinete es porque definitivamente están asustados. Ahora bien, si Massa sale airoso de esta coyuntura del corto plazo, se abren una serie de preguntas: qué va a hacer Massa en el FdT, si va a intentar empoderarse más; y si no lo logra, ahí la vice va a retomar una actitud crítica para seguir galvanizando su base de apoyo con miras en el 2023.

-Le toca a Massa administrar la escasez. ¿cuáles son las verdaderas expectativas?
-Él tiene un tipo de relación con el poder económico que probablemente sea el más consolidado dentro de la galaxia del peronismo, esa va a ser su nave insignia, y con eso va a intentar implementar una serie de medidas; tiene una relación internacional aceitada y va a tratar de sacar provecho de eso, que le permita recuperar las reservas del BCRA, algo que es indispensable. Y después está jugando con un factor que no controla del todo y que es el miedo del peronismo de que esta crisis termine siendo, con algunos matices, similar a los del 2001 por la radicalización que se observa en distintos sectores, incluyendo a la clase política, y que no tenga impacto no solo en lo nacional, sino también al interior de las trincheras de las provincias. Tiene una especie de alto el fuego desde adentro del Frente de Todos, producto de ese miedo de los actores del poder real.

En esta Nota