martes 22 de junio de 2021
CóRDOBA NATALIA GARAYALDE
30-05-2021 00:34

"Yo solo quería hacer una película sobre las explosiones"

‘Esquirlas’ narra las explosiones de la Fábrica Militar de Río Tercero en 1995, desde la mirada de una niña de 12 años. El documental de la realizadora riotercerense arrasa en festivales del mundo.

30-05-2021 00:34

Una cámara que había comprado su padre para guardar recuerdos familiares, se convirtió en un dispositivo que en manos de Natalia Garayalde, registraría un hecho histórico: el atentado a la Fábrica Militar de Río Tercero bajo la presidencia de Carlos Saúl Menem.

En mayo pasado este documental de 69 minutos de duración ganó el Gran Premio en la 22a edición del Festival Internacional de Cine de Jeonju (Corea), al ser elegido entre 194 películas de 48 países. 

Un mes antes, ‘Esquirlas’ había resultado ganador en el Festival Visions du Réel de Suiza y fue la película encargada de abrir el Ficic (Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín).

También se quedó con el galardón ‘Mejor Dirección’ en el Festival de Cine de Mar del Plata 2020 y actualmente está en Documenta Madrid, donde participa en la competición internacional junto a ‘Qué será del verano’, de Ignacio Ceroi (Comodoro Rivadavia).

En diálogo con PERFIL CÓRDOBA, Garayalde detalló cómo fue el proceso de hacer este documental y adelantó su nuevo proyecto cinematográfico.

—‘Esquirlas’ viene arrasando con todos los premios, ¿esperabas esta repercusión?
—No, era todo muy incierto y además tampoco lo busqué. No es que yo me venía dedicando al cine o que estaba muy metida en el mundo de los festivales, aunque sí es cierto que como público me gusta mucho ver películas, leer y hacer cursos de cine; pero no estaba en el mundo de la realización. Yo solo quería hacer una película sobre las explosiones porque era algo que estaba muy adentro mío y quería expresarlo.

—¿O sea que este es tu primer documental?
—Sí.

—¿Cómo fue la génesis?
—Creo que de alguna forma empezó el día de las explosiones, esa mañana del 3 de noviembre. Yo era una niña y de alguna forma ya estaba dejando un registro ahí. Pero de adulta lo retomo y elijo hacer un documental cuando se cumplen 20 años de las explosiones. Ese es el momento en que convoco a un grupo de personas y les propongo hacerlo, pero durante todo el secundario yo venía haciendo otras actividades para exigir justicia: marchas, murales, charlas. De alguna forma el documental es una pieza que condensa imágenes, sonidos y todo lo que estuve recopilando y pensando en estos años.

—‘Esquirlas’ está narrado en primera persona, desde la mirada inocente de una niña de 12 años y se conjuga con un hecho tan atroz como las explosiones, ¿lo pensaste así desde un primer momento?
—La incorporación de los videos caseros fue apareciendo durante el proceso de realización de la película. Al principio yo quería hacer una historia sobre un operario que primero fue señalado como culpable y luego testigo clave en la investigación sobre el tráfico ilegal de armas. Después encontré los cassettes, pero estuve mucho tiempo para decidir incorporarlos; me costaba un montón porque no quería exponer a mi familia y por otro lado pensaba que me estaba poniendo en el centro de un hecho que fue dramático para toda una población.

—¿Y qué fue lo que te decidió?
—Hablando con personas a las que se los mostraba, ellos me preguntaban si el material me gustaría si la niña no fuese yo. Y la respuesta era que sí porque me parecía muy potente la historia de una nena y un nene jugando entre los escombros, tratando de entender algo de lo que estaba pasando. Era muy fuerte y decía mucho más que un discurso analítico o descriptivo de lo que había pasado, estaba cargado de emociones y de algo vivencial que lo hacía un material muy fuerte.

— Además se ve un doble objetivo: narrar los hechos pero también es un elemento de denuncia muy fuerte.
—Sí, hay claramente una postura de mi parte. Sobre todo se ven las distintas versiones del poder militar y político de ese momento y cómo se enfrentaron a ese poder en una querella, una abogada y un operario demostrando que había sido un atentado. Pero no llegué a mostrar toda la investigación de la causa de armas, porque tenía que hacer otra película. De hecho, ahora estoy haciendo otra película que va por ahí.

—¿Podés adelantar algo?
—Es un proyecto sobre el tráfico de armas a Croacia y la guerra de los Balcanes. Es un tema enorme y estoy tratando de conocer un poco de eso. Hay un director de cine de Bosnia que me está ayudando en ese trabajo. Por supuesto que lo que yo pueda mostrar en la película será una mirada desde Argentina, sobre ese conflicto enorme que lleva tantos años y que todavía está ahí, latente. En este nuevo proyecto voy a usar algunas cosas que me quedaron afuera de ‘Esquirlas’.

—Volviendo al documental, ¿dónde puede verse y cómo sigue su circuito? 
—Actualmente está en el Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos, que es para todo el territorio argentino. Ahí está la película, disponible hasta agotar el límite de entradas.

—También está participando de la competencia internacional de Documenta Madrid, ¿ya se sabe quiénes son los ganadores? 
—No, aun no. Eso lo vamos a saber el domingo (NdelE: por este domingo 30 de mayo).

Esquirlas Documental