miércoles 04 de agosto de 2021
CORONAVIRUS Corrientes, florida y lavalle
18-04-2020 23:05

El centro porteño: negocios cerrados y muy poco delivery

Sin funciones teatrales ni turistas, muchos comercios sufren en carne propia las consecuencias del aislamiento obligatorio.  

18-04-2020 23:05

Si bien en esta última semana fue más notoria la mayor presencia de personas y vehículos transitando por las calles y avenidas de los diferentes barrios porteños, la situación no se refleja en el centro de la ciudad. A raíz de la implementación de la cuarentena por el coronavirus, la avenida Corrientes y las peatonales Florida y Lavalle devuelven una postal compuesta por teatros y locales cerrados, persianas bajas y casi nadie caminando por esas arterias.    

La particular situación que vive “la calle que nunca duerme” puso en estado de alerta a las organizaciones comerciales de la zona. Para algunos, el tramo que va desde Callao hasta el bajo porteño remite a “un domingo por la mañana”. Mientras que para otros, ni siquiera eso. Representa “una película de terror en la que los comerciantes somos los protagonistas”.

Economía angosta. Gustavo Luraschi, presidente de la Asociación Amigos de la Calle Corrientes, Peatonal Lavalle y Obelisco aseguró que “la situación es muy preocupante. Apoyamos las medidas sanitarias adoptadas por el gobierno nacional, pero también entendemos que la recuperación no será en el corto plazo. En el camino quedarán muchos comercios, ya que muchos no pueden vivir del delivery”, explicó Luraschi en su charla con PERFIL.

El gastronómico es uno de los sectores, junto con los teatros y las librerías, que más fuerte sintieron el golpe por la cuarentena. Desde la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas de la República Argentina (Appyce) explicaron a este diario cuáles son las dificultades que deben sortear sus asociados para tratar de mantener los negocios abiertos. Entre ellas destacaron  el mantenimiento de los costos fijos de los establecimientos; la reconversión de los menús para delivery; adaptar el personal a nuevas tareas y horarios; instalar sistemas de facturación para la venta a domicilio; incorporación de personal en épocas de crisis para el delivery y así evitar los costos de comisión de las apps; limitar las áreas de entrega para que el producto llegue en condiciones. Otro punto que destacan desde la entidad gastronómica es la “venta informal de comida”, con la cual, aseguran, es imposible competir desde un negocio instalado legalmente.

Situación laboral. “Desde nuestra asociación, junto al sindicato, buscamos herramientas que permitan mejorar nuestra situación”, aseguró Gustavo Levinson, integrante de la comisión directiva de la entidad. “La mayoría de los locales no podrá adaptarse a funcionar únicamente con delivery. Mientras dure el aislamiento, podrán intentar adaptarse para tratar de mantener el trabajo de los empleados y pagar los sueldos”, completó el empresario gastronómico.

En la calle Florida, la situación es la misma. Antes transitada por turistas de todas partes del país así como del mundo, hoy la imagen que devuelve la peatonal porteña es la de la desolación.

“El 80% de la facturación de la mayoría de los comercios de Florida es por el turismo. Para muchos comerciantes es un estado terminal. Si bien veníamos levantando cabeza de a poco en los últimos tiempos, esta situación, que no se la esperaba nadie, nos termina por tirar todo abajo”, aseguró Rafael Fajgenblat, vicepresidente segundo de la Asociación Amigos de la Calle Florida.

En esta Nota