viernes 25 de junio de 2021
CORONAVIRUS Creen que salió de un laboratorio
12-05-2021 08:55

Una nueva teoría sobre el origen del coronavirus rechaza que venga del mercado de Wuhan

El prestigioso periodista y escritor Nicholas Wade reunió elementos para intentar comprobar que el SARS-CoV-2 pudo haber sido creado en el Instituto de Virología de la ciudad china.

12-05-2021 08:55

El origen de la pandemia de Covid-19 continúa siendo incierto, tras poco más de un año del primer brote en la ciudad de Wuhan, en China. Si bien la teoría más aceptada es la de las células de murciélago, que vendían en el mercado local, el periodista y escritor Nicholas Wade buscó esclarecer el principio del SARS-CoV-2 y se basó en la creación del virus dentro de un laboratorio chino. 

En un extenso artículo, intentó encontrar el principio de la pandemia mundial a través de información recabada de artículos científicos, que contienen pistas sobre lo que sucedió y propone que los lectores hagan sus propios juicios al respecto. Luego intentaré evaluar el complejo tema de la culpa, que comienza con el gobierno de China, pero se extiende mucho más allá.

Hay dos teorías vigentes sobre el origen del virus que causó la pandemia, conocido oficialmente como SARS-CoV-2: una de ellas es que surgió naturalmente de la vida silvestre y llegó a través de los murciélagos a las personas, mientras que otra es que el virus fue creado en un laboratorio y se escapó. 

Wade intenta explicar las dos teorías y ofrece argumentos para determinar cuál es la más plausible. El escritor advierte que ambas carecen de pruebas suficientes para ser comprobadas empíricamente, por lo que solamente cuenta con pistas para esclarecerlas.

La teoría del mercado de Wuhan

Cuando comenzó la pandemia en diciembre de 2019, las autoridades chinas informaron que el inicio apuntaba a los consumos que se producían en los alimentos húmedos que se vendían en el mercado de Wuhan, un lugar que vende animales salvajes como comida. El brote en el mercado remitió a las epidemia de SARS1 de 2002 y de MERS, en 2012, en la que un virus era trasmitido de un animal intermediario a los humanos.

Según explica Wade, la decodificación del genoma del coronavirus demostró que pertenecía a una familia viral conocida como beta-coronavirus, a la que también pertenecen los virus SARS1 y MERS. Esta relación apoyaba la teoría de que era un virus natural que había surgido de los murciélagos y transmitido a las personas. Sin embargo, la conexión entre mercado húmedo, el principal punto de similitud con las epidemias de SARS1 y MERS, no era tan lineal como parecía.

Los científicos chinos encontraron casos anteriores en Wuhan sin vínculo con el mercado húmedo, pero el periodista advierte que las conclusiones fueron apresuradas para intentar demostrar un origen frente a la emergencia mundial.

En ese contexto es que Nicholas Wade indica que en esa ciudad china también opera el Instituto de Virología de Wuhan, un centro mundial que es líder en la investigación del coronavirus, y que es por este motivo que no se puede descartar la posibilidad de que el virus SARS2 se haya escapado del laboratorio.

wuhan china coronavirus
El Instituto de Virología de Wuhan.

El escritor le atribuye esta incertidumbre a "las percepciones del público y los medios de comunicación", quienes se orientaron por el surgimiento del virus en el mercado húmedo de Wuhan, basado en los postulados de dos grupos científicos. Además, recuerda que en febrero de 2020 un grupo de virólogos habían condenado mediante una publicación en la revista The Lancet "las teorías de conspiración que sugieren que COVID-19 no tiene un origen natural".

Wade expresa que la idea de que el virus podría haber escapado de un laboratorio invocaba a un accidente, no a una conspiración y por eso debió ser considerado y no tenido en cuenta.

El escape del coronavirus de un laboratorio

Nicholas Wade indicó que ese exhorto publicado en The Lancet había sido organizado y redactado por Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance de Nueva York, que financió la investigación del coronavirus en el Instituto de Virología de Wuhan. 

"Si el virus SARS2 se hubiera escapado de la investigación que él financió, Daszak sería potencialmente culpable", indicó el escritor en su texto en el que además intentó explorar la culpabilidad del origen del Covid-19. 

El laboratorio de Wuhan rechaza acusaciones: "Es imposible que el virus haya salido de aquí"

El periodista señala que durante 20 años, "jugaron un juego peligroso" en sus laboratorios, al crear de forma rutinaria los virus "más peligrosos que los que existen en la naturaleza". Si bien argumentaban que lo hacían de manera segura, Wade instala las sospechas sobre un derrame del SARS-CoV-2 al instalarse en un animal huésped. 

"Si el SARS2 hubiera escapado de un experimento de laboratorio de este tipo, se podría esperar un retroceso salvaje, y la tormenta de indignación pública afectaría a los virólogos en todas partes, no solo en China", recriminó Wade.

El autor cita además una segunda declaración publicada en la revista Nature Medicine que tuvo una "enorme influencia" en la configuración de las actitudes del público: “Nuestros análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito”, declararon cinco virólogos en el segundo párrafo de su carta.

Para Wade esta declaración "fue otro caso de ciencia deficiente", ya que los métodos más nuevos, llamados enfoques “sin ver-um” o “sin fisuras”, no dejan marcas definitorias, al igual que otros métodos para manipular virus, como el paso en serie, que es la transferencia repetida de virus de un cultivo de células a otro. "Si se ha manipulado un virus, ya sea con un método sin interrupciones o mediante un pase en serie, no hay forma de saber que este es el caso. Andersen y sus colegas estaban asegurando a sus lectores algo que no podían saber", insiste el escritor.

De acuerdo con el texto, esta teoría es "incomprobable" porque no puede ser concluyente ya que la proteína de pico del SARS2 se une muy bien a su objetivo, el receptor ACE2 humano, pero lo hace de una manera diferente a la que los cálculos físicos sugieren que sería la mejor opción. Por lo tanto, el virus debe haber surgido por selección natural, no por manipulación.

La explicación que da Wade ante este argumento es que esta suposición básica de los autores es que cualquiera que intente hacer que un virus de murciélago se una a las células humanas podría hacerlo de una sola manera. Primero, calcularían el ajuste más fuerte posible entre el receptor ACE2 humano y la proteína de pico con la que el virus se adhiere a él. Luego diseñarían la proteína de pico en consecuencia (seleccionando la cadena correcta de unidades de aminoácidos que la componen). Dado que la proteína de pico SARS2 no es de este mejor diseño calculado, dice el artículo de Andersen, por lo tanto, no puede haber sido manipulado.

20210321_covid_coronavirus_shutterstock_g
El ADR es el genoma de un virus como el Covid-19.

Wade señala que esta teoría ignora la forma en que los virólogos consiguen que las proteínas de pico se unan a los objetivos elegidos, que no es por cálculo, sino empalmando genes de proteínas de pico de otros virus o mediante pases en serie

Con el paso en serie, cada vez que la proteína del virus se transfiere a nuevos cultivos de células o animales, se seleccionan los más exitosos hasta que surge uno que hace una unión realmente estrecha a las células humanas. La selección natural ha hecho todo el trabajo pesado. 

Además, Wade hace referencia a un segundo argumento de los autores contra la manipulación que es aún más elaborado: a diferencia del ADN que usan los humanos como material hereditario, varios virus utilizan ARN, el primo químico cercano del ADN. Pero el ARN es difícil de manipular, por lo que los investigadores que trabajan con coronavirus, que están basados ​​en ARN, primero convertirán el genoma del ARN en ADN. Manipulan la versión del ADN, ya sea agregando o alterando genes, y luego hacen que el genoma del ADN manipulado se convierta nuevamente en ARN infeccioso.

Para el autor esta conclusión, basada únicamente en dos especulaciones inconclusas, convenció a la prensa mundial de que el SARS2 no podría haber escapado de un laboratorio. 

Dudas sobre la emergencia natural

La emergencia natural fue la teoría preferida de los medios de comunicación hasta aproximadamente febrero de 2021 y la visita de una comisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a China. 

La OMS en Wuhan: ven "difícil" que el coronavirus haya salido del laboratorio

La composición y el acceso de la comisión al laboratorio estaban fuertemente controlados por las autoridades chinas. Sus miembros, que incluían a Daszak, afirmaron que esta la fuga del laboratorio era extremadamente improbable, aunque no tenían pruebas que ofrecer a la comisión que demuestre lo contrario.

"Esto fue sorprendente porque tanto el virus SARS1 como el MERS habían dejado abundantes rastros en el medio ambiente", describe Wade y explica que la especie hospedadora intermediaria del SARS1 se identificó dentro de los cuatro meses posteriores al brote de la epidemia y la hospedante del MERS dentro de los nueve meses. Sin embargo, unos 15 meses después de que comenzara la pandemia de SARS2, los investigadores chinos no habían logrado encontrar ni la población original de murciélagos, ni la especie intermedia a la que podría haber saltado el SARS2, ni ninguna evidencia serológica de que ninguna población china, incluida la de Wuhan, había estado alguna vez expuesta al virus antes de diciembre de 2019.

La emergencia natural seguía siendo una conjetura que, aunque plausible para empezar, no había obtenido evidencia de apoyo en más de un año. Wade se pregunta: "¿Por qué querría alguien crear un virus nuevo capaz de provocar una pandemia?". 

Entre los argumentos que propone como respuesta indica que los virólogos obtuvieron las herramientas para manipular los genes de un virus, rgumentando que podrían adelantarse a una posible pandemia explorando qué tan cerca podría estar un virus animal dado de dar el salto a los humanos. Y eso justificó los experimentos de laboratorio para mejorar la capacidad de los virus animales peligrosos para infectar a las personas, afirmaron los virólogos.

El virus SHC014-CoV / SARS1 se conoce como quimera porque su genoma contiene material genético de dos cepas de virus. Si el virus SARS2 se hubiera cocinado en el laboratorio, entonces su prototipo directo habría sido la quimera SHC014-CoV / SARS1, cuyo peligro potencial preocupaba a muchos observadores y provocó una intensa discusión.

CI/FL