SOCIEDAD
Fenómenos

Diluvio: ¿de dónde viene el "olor a tierra mojada" que anticipa la lluvia?

La ciencia estudió, con cámaras de alta velocidad, el característico aroma a tierra mojada que se siente antes de un aguacero y descubrió cosas sorprendentes, propias de la poesía.

Olor a lluvia antes de que comience una tormenta
Olor a lluvia antes de que comience una tormenta | Agencia Shutterstock

Las lluvias de verano se sienten mucho antes de que empiecen a caer las primeras gotas, de manera premonitoria aparece ese “aroma” que se percibe en el aire. Los más nostálgicos y melancólicos afirman que existe y les despierta recuerdos; los detractores lo refutan, y sostienen que no es cierto.

¿Es real este fenómeno? ¿Hay una palabra para nombrarlo? ¿Por qué hay amantes del olor a lluvia?

“Olor a lluvia”. Probablemente sea una de las fragancias que más emociones y recuerdos genere. La infancia, la casa familiar, las vacaciones, la tierra mojada, los padres, la casa de los abuelos... todo eso cabe dentro de la memoria olfativa.

Cualquiera que viva aunque más no sea en el conurbano bonaerense y, desde luego en la Argentina profunda, lo sabe y ni lo duda. Esa predicción del “olor a lluvia” se vincula con una inminente tormenta. Una vez que llega el aguacero, en tanto, el olor a lluvia da paso al “olor a tierra mojada” y se siente alivio, bienestar.

Olor a lluvia antes de que comience una tormenta
Olor a lluvia. Según la Real Academia Española se llama "petricor".

Ahora bien, ¿existe un término que denomine el “olor a lluvia”? Para la Real Academia Española (RAE), la palabra que más se asemeja a esta percepción es “petricor”. El término fue acuñado por los científicos Isabel Joy Bear y Richard Thomas en el año 1964 en la revista Nature.

Personal de RAE aclaró que, sin bien la palabra “petricor” aún no fue recogida en el Diccionario de la Lengua Española, ya están considerando una propuesta de incorporarla.

Según analizó Sylvia Johnson, la especialista de la plataforma de idiomas Preply, este término es una adaptación del inglés “petrichor”, y refiere al olor a lluvia.

Olor a lluvia antes de que comience una tormenta
Olor a lluvia. Es una reacción físico química que la ciencia intenta explicar.

Según Sylvia Johnson, “la palabra proviene del griego ‘petros’, que significa ‘piedra’, e ‘ichor’, que significa ‘el fluido que fluye en las venas de los dioses’”.

"Olor a lluvia”

¿Existe el olor a lluvia? El agua de lluvia, en realidad, no huele a nada. El olor proviene de una combinación de elementos que produce este aroma tan característico. En 1964, Bear y Thomas ya anticipaban qué bacterias, plantas y sustancias participaban del proceso.

Este “olor a lluvia” se origina a partir de la combinación de aceites liberados por las plantas durante períodos de sequía y bacterias presentes en el suelo. La combinación de ambos da origen a la geosmina. Estos aceites y bacterias atrapan diminutas burbujas de aire que contienen los productos químicos de la superficie. Posteriormente, estas burbujas rebotan en el aire, explotan y liberan aerosoles que llevan consigo las esencias de la geosmina y el “petricor”.

Olor a lluvia antes de que comience una tormenta
Olor a lluvia. Venerada desde la antigüedad, las precipitaciones presagian tiempos de abundancia.

Por su parte, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts afirmaron en 2015 que la fragancia asociada a la lluvia surge tras un mecanismo que comienza cuando una gota de lluvia golpea una superficie porosa y atrapa pequeñas burbujas de aire en el punto de contacto. Los científicos descubrieron, utilizando cámaras de alta velocidad que, como en una copa de champán, las burbujas se disparan hacia arriba y finalmente estallan en forma de aerosoles.

Estos mismos investigadores sospechan que en ambientes naturales, los aerosoles pueden transportar elementos aromáticos, junto con bacterias y virus almacenados en el suelo. Estos aerosoles pueden liberarse durante lluvias ligeras o moderadas y luego propagarse mediante ráfagas de viento.

Por qué nos gusta el “olor a lluvia”

Este “petricor” que la RAE aún no incluye en sus páginas oficiales tiene un profundo sentido emocional. Según expertos, los olores activan una conexión neuronal en el cerebro tan rápido como lo hacen, por ejemplo, las emociones. El olfato está conectado directamente con las áreas del cerebro encargadas del desarrollo y la gestión de los estados emocionales. Así, es posible que el reconocimiento de ciertos perfumes active zonas del cerebro con estructuras antiguas.

Desde la antropología aseguran que el furor por el “olor a lluvia” se debe a una cuestión ancestral y evolutiva, cuando esto anticipaba el fin de la sequía, ya que con las precipitaciones las chances de supervivencia aumentaban, gracias a que el agua es una bendición para los cultivos.

 

MM / CP