domingo 19 de septiembre de 2021
CULTURA mundo editorial
07-07-2019 01:14

Una labor paralela

Es historia reciente: en 2017 tuvo lugar en la ciudad de Rosario el nacimiento de un nuevo sello con características particulares: autores de lengua inglesa, obras de dominio público y todas ellas traducidas por la misma persona, quien a su vez también encarna el rol del editor. Y el resultado es excelente.

07-07-2019 01:14

Pablo Bagnato (Rosario, 1980) había publicado algunos cuentos y obtenido premios, entre ellos uno del Fondo Nacional de las Artes por la novela Jazz! (2012), que alcanzó a publicar “aunque nadie se enteró”. Dejó de escribir para terminar la carrera de Medicina y trabajar como médico, hasta que a mediados de 2017 se enteró de un concurso de proyectos editoriales que organizaba la provincia de Santa Fe. No participó en la convocatoria, pero entonces tuvo la idea: ya no se ocuparía de sus propios libros sino de los libros de otros, los que le gustaba leer en inglés, los que no encontraba en las librerías.Bagnato tomó nota de la fecha: miércoles 14 de junio de 2017. El nombre de su editorial, Miércoles 14 Ediciones, alude a ese momento de fundación. El sello que dirige está dedicado a literatura en lengua inglesa, cuyos textos traduce y corrige, en ediciones que él mismo diseña, maqueta y distribuye. Fuera de la imprenta y de las ilustraciones que contrata, todo el trabajo es su obra.“Me decidí a buscar libros que yo quería leer. Lo primero que encontré fue la novela La llegada del emperador, de Saki, que no estaba en español. Y me lancé a traducir. Hasta entonces tenía algo de experiencia traduciendo temas científicos del ámbito de la medicina”, cuenta Bagnato.En enero de 2018 presentó sus primeros títulos: la novela de Saki, con ilustraciones de Marcelo Gonella, y una nueva versión de El despertar, de H.G. Wells, la historia de un hombre que duerme doscientos tres años hasta que vuelve en sí y descubre que es el más rico del mundo, ilustrada por Horacio Boriotti. El criterio editorial es estrictamente personal, explica Bagnato: “Son autores y obras que particularmente a mí me atraen y son poco frecuentados o poco accesibles, y cuya edición encaro por el placer de hacerlo. Por encargo sería otra cosa, por iniciativa propia traducir un libro que no me interese no me surge. Estamos hablando de obras de dominio público, de autores que no se van a enterar”

La editorial acaba de publicar una nueva versión del Libro de la Maravilla, cuentos de Lord Dunsany, autor de culto en el ámbito del relato fantástico: “Sus cuentos sobrenaturales rehúsan con igual decisión la justificación alegórica y la científica. Son, simplemente, mágicos”, escribió Borges en Textos cautivos. “No había leído nada de Dunsany, pero uno va llegando por investigaciones y recomendaciones”, dice Bagnato, que pidió las ilustraciones del libro a Nahuel León.

Otros títulos son El monstruo, la última novela de Stephen Crane (1871-1900), con ilustraciones de Lisandro Estherren, y El Napoleón de Notting Hill, distopía de G.K. Chesterton con ilustraciones de Kwaichang Kráneo (Carlos David Lima). “Mi intención no es exclusivamente lo inédito sino cosas que no se consigan fácilmente y aun si hay ediciones lo que estoy haciendo además son libros con ilustraciones y con otro valor, con otro espíritu”, advierte el editor. El crimen y otros textos seleccionados, de Max Beerbohm (1872-1956), “es el libro más personal, el que más elaboración tiene”. Bagnato descubrió al autor a través de la Antología de la literatura fantástica de Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo: “Hay un cuento maravilloso de Beerbohm en ese libro, una de las cosas que más me han conmovido como lector, y hace años empecé a buscar otros textos suyos para leer. En algún viaje me compré la única novela que escribió, que no me gustó, y después varios libros de ensayos breves, a menudo bastante cómicos. En un momento pensé que podía armar algo, tratando de mantener cierta línea con su humor particular”.El catálogo incluye además tres libros electrónicos: Historias a la medianoche y El mundo de los escenarios, de Jerome K. Jerome (1859-1927), y Soliloquios, de Esteban Peicovich, “un paréntesis” en la línea de publicar literatura en lengua inglesa que surgió de la amistad con el periodista poco antes de su fallecimiento en 2018.

El ritmo de producción es intenso: “El trabajo editorial lo hago solo, en mi casa. A fines del año pasado hice la traducción de Dunsany y antes la de El huésped siniestro, de Sheridan Le Fanu, que es el próximo que voy a sacar, y también algo más de Jerome. Después me puse con las correcciones. La traducción de Wells, el libro más largo, me llevó ocho semanas, mientras estaba trabajando como médico y cursando un posgrado”.

La distribución es el gran problema de las pequeñas editoriales, pero Bagnato se lo toma con tranquilidad. “Contacté yo mismo a las librerías, primero en Rosario y después en Buenos Aires, Mar del Plata, Santa Fe y Paraná, para armar una pequeña red de distribución –cuenta–. Tuve acceso a pequeñas y medianas librerías, no a las cadenas. En octubre me puse en contacto con Alejandro Russo, que es librero, tiene su sello editorial, Ediciones del Camino, y también hace distribución”. Los libros estuvieron en la Feria de Editores del año pasado y en la Feria Internacional del Libro de 2019.

Sin ninguna experiencia como editor, alejado del ámbito literario, “mi primera cosecha fue ver que a los libreros, en su mayoría, les gustó el producto”. En su época de estudiante, Bagnato ya pensaba que terminaría dedicándose a otra cosa aparte de la medicina: “Siempre tuve la fantasía de  un trabajo paralelo que no tuviera nada que ver con atender gente. A esta altura ver que me generé una editorial, que la inventé yo, es muy gratificante. Espero que en algún momento se autofinancie, pero mientras tanto es algo que disfruto”.

En esta Nota