sábado 10 de diciembre de 2022
DEPORTES triunfo con hinchas visitantes

Boca se impuso a Godoy Cruz y en Mendoza se volvió a subir a la punta

Superó 1-0 al conjunto mendocino, que estaba invicto en condición de local, y pasó en la tabla a Atlético Tucumán, que mañana recibe a Estudiantes. El equipo de Hugo Ibarra terminó con ocho jugadores surgidos de las inferiores del club. Quizás no juegue lindo, pero anoche jugó bien. Fue pragmático, resolutivo y macizo en defensa, y también mostró un despliegue colectivo novedoso, con Langoni como emblema.

24-09-2022 04:35

Si esto en vez de un texto fuera una película, debería empezar por la secuencia en cámara lenta de la pelota disparada por Langoni a los 39 minutos del primer tiempo: rodando en sentido inverso, tomando un efecto tan visual como perfecto, y metiéndose en el arco que custodiaba el arquero Guido Rodríguez. Era el gol de Boca en Mendoza, con miles de hinchas y decenas de banderas detrás, el que lo convertía otra vez en el líder –al menos transitorio– de la Liga Profesional. Una victoria valiosa incluso por la estadística de Godoy Cruz, que estaba invicto como local en este torneo y solo había caído una vez en todo el año.

Langoni, como tantos otros pibes, es la muestra de un trabajo evidente en inferiores que cambió en el club en este tiempo de Juan Román Riquelme como vicepresidente y responsable del fútbol profesional: la Primera de Boca ya no es toda importada, sino hecha en casa, a la medida de lo que intentan instalar en el predio de Ezeiza: ayer ocho de los 11 que finalizaron el partido eran de la cantera.  

Pero volvamos a Mendoza: Boca fue al estadio Malvinas Argentina a conseguir lo que no había conseguido en la Bombonera contra Huracán el lunes pasado. Lo logró por varias razones: algunas futbolísticas y otras azarosas, sobre todo por diferentes situaciones que tuvo Godoy Cruz en el segundo tiempo, casi todas por vía aérea, que no pudo concretar.

El equipo de Ibarra quizás no juegue lindo, pero anoche jugó bien. Es decir: jugó mejor que como acostumbra a hacerlo. Porque fue pragmático, resolutivo y macizo en defensa, pero también mostró un despliegue colectivo novedoso, con Langoni como uno de sus máximos estandartes (no por nada debió salir lesionado). 

El visitante hizo el gol y después, en el segundo tiempo, se abroqueló atrás para salir de contra. Algunos de sus pibes –Medina, Vázquez– fueron importantes para darle algo de frescura ofensiva a ese cerrojo defensivo. En el primer tiempo, el dominio y las pocas situaciones claras estuvieron del lado xeneize, que estuvo cerca de romper el cero a los 21 minutos con un remate de media distancia del mediocampista Alan Varela. Esa vez, a diferencia de lo que iba a suceder minutos más tarde, Rodríguez respondió bien.

El local apuró, sobre todo en ese segundo tiempo, pero nunca tuvo la claridad para perforar una defensa que incomodaba cada insinuación. En ese sentido, Roncaglia y Aranda fueron determinantes porque apuntalaron el esquema que Ibarra plantea en cada partido. Así sostuvo la ventaja hasta el cierre en suelo mendocino y se llevó tres puntos claves en la lucha por el título. Porque con este resultado, Boca superó a Atlético Tucumán y quedó como líder a la espera del partido del Decano frente a Estudiantes mañana en Tucumán.

 

Diez mil no tan neutrales

R.P.

De neutrales, nada. Porque los hinchas de Boca que estuvieron anoche en el estadio Malvinas Argentinas mostraron remeras, banderas y toda la liturgia hermosa –y tristemente perdida– que representa al fútbol argentino en todo el mundo. 

En la semana, y luego de hacer largas colas y esperar bajo la lluvia y el frío mendocino, la parcialidad “neutral” agotó rápidamente las entradas para ver al equipo de Hugo Ibarra. En total fueron 10 mil localidades, aunque anoche algunas estimaciones duplicaban ese número, todas populares, que se vendieron en apenas un rato. Ya en esas filas, la neutralidad no existía. Y anoche, en las tribunas, quedó validado.

En esta Nota