miércoles 21 de abril de 2021
ECONOMIA Más incertidumbre
30-03-2021 10:58

Advierten que el fallo en contra de Argentina en Nueva York complicará más el crédito

Los especialistas destacan las complicaciones que esa decisión genera para la financiación del sector privado en nuestro país.

30-03-2021 10:58

Tras conocerse el fallo en contra de Argentina emitido por la justicia de Estados Unidos sobre la causa que inició el Fondo Aurelius Capital, diversos consultores aseguraron que no hay implicancias inmediatas pero advierten que esa decisión generará más problemas para el crédito en nuestro país, y por ende, podría afectar en cierta forma la recuperación económica.

Precisamente, en las últimas horas se conoció la noticia sobre que la jueza federal del distrito sur de Nueva York, Loretta Preska, había fallado contra Argentina por eventual manipulación sobre el Producto Bruto en la década pasada.

“No se puede privar a los acreedores de recibir el pago de intereses cambiando la manera de calcular el PBI”, estableció la resolución de la jueza, decisión que llega en un momento poco propicio, ya que paralelamente el Gobierno está desarrollando “conversaciones trabajosas con el FMI y el Club de París para lograr el beneficio de que se le otorguen “muchos años de plazo” para cancelar los vencimientos respetivos.

Deuda con el FMI: Máximo Kirchner avanza junto a Martín Guzmán y Sergio Massa en estirar los plazos

Para diversos analistas todo este cuadro de situación no hace más que complicar el panorama del crédito en la Argentina, ya que el país está fuera de los mercados internacionales y con un tasa de riesgo que se ubica nuevamente en torno a 1.600 puntos básicos.

Sobre este tema, el especialista y consultor Christian Buteler puntualizó que “este fallo no tiene implicancias inmediatas, pero sin dudas que no ayuda para nada al país en este momento”.

“Estos son los problemas que se arrastran desde la época en que se realizaron los canjes, en 2005 y 2010.  Por eso el riesgo país está tan alto”, resaltó el consultor.

Para el especialista, Argentina en este momento está recuperando lo que cayó económicamente el año pasado, “pero para crecer se necesita mucho crédito y eso para nuestro país hoy no está disponible”.

Por su parte, Claudio Zuchovicki, gerente de Desarrollo de Mercado de Capitales de la Bolsa porteña resaltó que “las consecuencias de este fallo no son inmediatas, pero igualmente es una mala señal para la Argentina”.

Caída de bonos argentinos y nueva suba del riesgo país

“Esto entorpece más el acceso al mercado voluntario de crédito y complicará sin dudas al financiamiento para las empresas privadas”, recalcó.

Por su parte, María Castiglioni, economista y consultora, se expresó en la misma sintonía y puntualizó que “esto va generar más problema para el acceso al crédito y para sostener hacia delante un sendero de crecimiento económico”.

“Es un hecho más que agrega ruido en un momento donde Argentina no tiene crédito, y es factible que pueda generar más volatilidad e incertidumbre. Y encima todo esto ocurre con una pandemia que está teniendo un rebrote y podría complicar el ritmo de recuperación”, recalcó.

Precisamente, este último tema está generando preocupación dentro del gabinete económico, ya que la implementación de nuevas restricciones implicará un ritmo de actividad más acotado.

 

Preocupación

 

Por el momento, el primer trimestre del año muestra una mejora sustancial en ritmo de la evolución económica, especialmente una fuerte mejora en la construcción, en algunos rubros industriales, en todo el sector del agro, pero en lo que hace a sectores de consumo masivo el panorama sigue siendo complicado, especialmente por el incremento que ha registrado la inflación y su influencia sobre los rubros más sensibles.

De hecho, el nivel de producción de la industria alimenticia es uno de los ha que mostrado una mejora mucho más atenuada en estos últimos meses de recuperación y en ese punto, fuentes de Gobierno consideran que en eso tiene mucho que ver el incremento inflacionario.

Precisamente, para marzo se espera que el aumento de precios en alimentos y bebidas se ubique en torno al 4,5 por ciento, conformándose otro duro golpe para la población, especialmente a los sectores de menores ingresos.

 

LR