domingo 25 de julio de 2021
ECONOMIA Inversiones
15-03-2021 11:23

A pesar de la fuerte suba del Riesgo País, hay margen para hacer buenos negocios

Un estratega y analista de mercados explica qué se puede hacer en un contexto difícil como el que atraviesa la Argentina. Bonos, acciones y cómo impacta el retraso de las negociaciones con el FMI.

15-03-2021 11:23

Es cierto que con cepo cambiario se dificulta la acumulación de Reservas, pero el Gobierno pareciera estar dispuesto a que el mercado no le de una mano ingresando divisas.

Ahora, al cepo se suma la posibilidad de que la carta de intención con el FMI recién se firme en el último bimestre del año, con lo cual no habrá acuerdo con el Fondo hasta febrero o abril del 2022. Así, toda reforma para recortar de manera consistente el déficit fiscal, se dilata un año.

Este no es un tema menor porque en 2021 hay que hacer frente a pagos por u$s7.300 millones, básicamente al FMI y al Club de París, de los cuales tendríamos financiamiento por menos de la mitad. No hay que descartar que se active el swap con China o se usen encajes.

Si a lo anterior le agregamos que únicamente por la deuda pública soberana, a partir de 2025 habrá que pagar u$s9.500 millones de piso, ahí encontramos el motivo por el cual el Riesgo País está en el máximo desde el canje de la deuda.

Cuando pensamos en este escenario y el pobre cash flow que presentan para el inversor los bonos en dólares, la inversión en éstos activos hay que calificarla como especulativa. Dentro de este contexto, miramos con buenos ojos comprar AL29 (tiene una TIR superior a 20% anual) pero no ahora, sino en julio o agosto, pensando en el cupón que va a pagar en dólares billete en septiembre, el que si hoy lo valorizamos, tiene implícita una tasa de 4,5% anual.

Ahora, a pesar de la incertidumbre que genera lo que estamos describiendo, en 2021 no debería de haber sobresaltos cambiarios porque habrá un superávit comercial de al menos u$s10.670 millones, con una economía que va crecer más de 6,5%, factores que harán que los agentes económicos desarmen sus tenencias de dólares para atender a la demanda.

No decimos que los dólares alternativos van a caer, sino que la brecha cambiaria se va a mantener en torno al 50%. Cuidado con pensar que la presión sobre el tipo de cambio desapareció, por que es un efecto de corto plazo.

Cuando pensamos para después de las elecciones, las expectativas de devaluación están intactas, por eso cualquier decisión de inversión debe tener la flexibilidad de poder rotar cartera.

 

Los bonos en moneda local podrían ganarle al dólar

 

Comencemos descartando los Bonos CER. Si buscamos ganarle al plazo fijo, son un buen instrumento, pero como en Wise no descartamos que la inflación de este año sea inferior a 42%, estos bonos podrían recortar su precio.

¿Por qué una visión “tan optimista” sobre la inflación? Por un lado, el Gobierno apela a bajarla por Decreto y en el corto plazo generalmente se obtiene un efecto positivo. Y por el otro, la política de ajustar el tipo de cambio a un ritmo entre 2% y 2,5% mensual tendría que recortar la inercia alcista del dólar por la alta incidencia que tiene esta moneda en los costos de las empresas.

Es más, hoy las Letras de Tesorería que vencen en junio rinden 2 puntos por encima de los Bonos CER que vencen en septiembre del año que viene.

Argentina extiende normas para reestructurar deuda privada

Al estimar que la inflación no va ser tan alta como el mercado vaticina también podría afectar a los bonos que ajustan por tasa Badlar porque, cabe la posibilidad de que a partir de mayo o junio la tasa para los depósitos a plazo fijo comiencen a descender.

En cambio, los bonos a tasa fija (TO21, TO23 y TO26), presentan rendimientos entre 43,5% y 49,5% anual. Al comparar bonos de similar Duration, los bonos a tasa fija rinden 600 puntos básicos por encima de sus pares que ajustan por inflación. Si bien subieron mucho desde que los recomendamos anteriormente, creemos que todavía tienen recorrido.

 

Las acciones son un regalo ¿qué no debemos aceptar?

Las valuaciones bursátiles muestran que las empresas cotizan a precios de remate.

El Merval en Dólar CCL cotiza en 330 puntos y en el pasado ha rebotado en 280/300. Pero, mientras no se palpiten avances en la negociación con el el FMI, las acciones van a cotizar con precios deprimidos porque al equity se le va a aplicar una tasa de descuento superior al 20% en dólares, que es la que se obtiene con los bonos soberanos más cortos.

* Presidente de Wise, consultora en economía, finanzas y estrategia

LR