ECONOMIA
REUNIÓN

El Gobierno acuerda importar diez barcos para asegurar el suministro de nafta en surtidores

Luego de una extensa reunión con las petroleras, el Gobierno anunció la importación de diez barcos con combustible, para hacer frente a los faltantes registrados en estaciones de servicio de distintos puntos del país, y prometió que “en los próximos días se solucionarán”. La demanda creció hasta el 15% sobre 2022. El martes vence un acuerdo clave de precios. El lunes pasado YPF aumentó entre un 3% y 5%, que es el techo de las subas.

20231028_nafta_combustible_cedoc_g
Adelanto. PERFIL había advertido inconvenientes por el acuerdo que vence el 31. | cedoc

Ayer al mediodía la secretaria de Energía, Flavia Royon, se reunió con los principales operadores de combustibles del país y establecieron la importación de diez barcos para afrontar los problemas de abastecimiento que se registraron los últimos días y el viernes comenzaron a notarse en la Ciudad de Buenos Aires.

Además, acordaron que “se van a terminar las paradas técnicas en los próximos diez días y se aumentará la capacidad de refino de las principales refinerías del país”.

A su vez, “en los próximos días se solucionaran los faltantes”, detallaron desde la cartera de Energía que atribuyeron los desabastecimientos a un aumento en la demanda de combustibles, que incrementó un 15% respecto al 2022 en los últimos meses y el último fin de semana largo marcó un récord de movimiento turístico en todo el país, así como una mayor actividad en las tareas agrícolas.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

También, durante el fin de semana de las últimas elecciones “hubo consumos inusuales, alentado por la expectativa de una devaluación en algunas provincias”, agregaron desde la secretaría.

En el encuentro con Royon estuvieron presentes Pablo González (YPF), Martín Urdapilleta (Trafigura), Marcos Bulgheroni (PAE) y Andrés Cavallari (Raízen); y concluyeron: “para llevar tranquilidad a la población que no habrá desabastecimiento y desalentar maniobras especulativas”.

Antes de las elecciones generales del 22 de octubre, PERFIL adelantó que el acuerdo de precios del Gobierno con las petroleras estaba en tensión.

Los aumentos pactados quedaron muy rezagados frente a una inflación que se encamina a ser de dos dígitos por tercer mes consecutivo.

Incluso, en medio de la corrida cambiaria que elevó el tipo de cambio paralelo a superar los $1.000, en algunas estaciones de servicio se podía vislumbrar un aumento en los combustibles superior a lo pactado.

En ese momento crujió la relación del Gobierno con las petroleras.

Desde el sector reconocen a este medio que el vínculo y el diálogo con el oficialismo cambió a partir de los comicios del domingo pasado, en el cual Sergio Massa salió primero con una vasta diferencia respecto a su adversario de cara al ballottage, Javier Milei.

También admiten que de haberse presentado otro escenario en las elecciones y el que quedase mejor posicionado no fuese Massa, el 10 de diciembre la situación del abastecimiento podría empeorar.

A pocos días de vencer el acuerdo de precios, que se estima se renueve con un aumento mensual en torno al 5%, el problema del desabastecimiento se recostó en dos aspectos: por un lado, al producirse el inconveniente en los privados la demanda recayó sobre YPF; y por otro, el retaceo de combustible en varias estaciones de servicio, que decidieron suspender el expendio mientras que otras venden a cuentagotas, con cupos.

En cuanto a este último punto, primero comenzó en el interior del país y luego se trasladó a CABA.

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines comunicó que no tienen injerencia en la provisión de combustibles.