ECONOMIA
reuniones oficiales

El Gobierno busca el guiño del FMI para pagar vencimientos y sostener el plan

Mañana será la reunión clave con el organismo internacional, luego de las revisiones técnicas del fin de semana. Por deuda externa, Argentina debe gatillar US$ 3.500 M durante este mes. El ministro de Economía mostrará su capacidad de ajuste fiscal, aún sin el aval del Congreso ni para el DNU ni para la ley ómnibus. Pero la falta de dólares podría complicar el frente cambiario y volver a acelerar la brecha que se había logrado reducir.

20230107_evolucion_reservas_internacionales_gp_g
| G.P.

La misión del Fondo Monetario Internacional (FMI) en la Argentina, que encabezan Luis Cubeddu y Ashvin Ahuja, continuó durante el sábado con reuniones con funcionarios locales para conocer detalles del estado de las cuentas del país y poder concluir en un plan que le abra la puerta al desembolso que el organismo multilateral de créditos tiene pisado desde noviembre pasado por incumplimiento en todas las metas que se habían establecido en el Acuerdo de Facilidades Extendidas. Esos US$ 3.300 millones son clave para evitar un derrumbe del incipiente plan libertario.

“Las reuniones de los equipos técnicos se están llevando a cabo desde ayer”, confirmó una fuente del Palacio de Hacienda, consultada por PERFIL, pero se mantuvo el fuerte hermetismo que se había anunciado el mismo viernes, con el inicio de las visitas a los distintos despachos oficiales. Se trata de un modus operandi habitual en el FMI, que prefiere mantener el perfil bajo mientras recorre el espinel de los números que concluirán con el diagnóstico a compartir, una vez terminada la misión, con todo el staff en Washington.

El FMI revisa las cuentas argentinas y hace foco en reservas, ajuste e impacto político y social

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Mañana Cubeddu, quien es el subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, y Ahuja, jefe de la misión argentina, se verán las caras con el ministro de Economía, Luis Caputo, y con el jefe de Gabinete, Nicolás Posse. Ambos ya conocen a los integrantes del FMI, porque los visitaron en Washington antes de la asunción de Javier Milei, en una reunión de avanzada, que buscaba despejar incertidumbres sobre la finalidad del plan económico del nuevo gobierno.

Caputo llegará al cónclave con los números afinados en torno al recorte fiscal que anunció Milei, y que había sido puesto en duda por la resistencia opositora en el Congreso de tratar, primero, y de aprobarle, después en sesiones extraordinarias el Decreto de Necesidad y Urgencia y la ley ómnibus que contemplan más de mil modificaciones para implementar el plan libertario de recortes y ventas de activos estatales.

El jefe del Palacio de Hacienda les mostrará a los representantes del Fondo que la llave del ajuste la tiene consigo, al menos del grueso de los recortes. Apenas una porción inferior al cuarto corresponde a la decisión legislativa, ya que la poda y la suba de ingresos se activaron con decisiones del Poder Ejecutivo. Los recortes en subsidios, en materia previsional, en obra pública, en transferencia a las provincias y en personal, entre otros, ya tienen la firma de Caputo.

20230106_caputo_posse_fmi_na_g
La reunión de Nicolás Posse y Luis Caputo con representantes del FMI.

Otro rubro que sufre las consecuencias del ajuste, pero en dólares, es la industria. Como contragolpe, el sector le está asestando un revés al Gobierno con el desaire a los bonos Bopreal para pagar las importaciones. ¿Por qué no son atractivos? “1) incertidumbre respecto a posible cotización del instrumento en el mercado secundario; 2) importadores tienen tiempo para hacer carry-trade mientras el dólar oficial corra al 2% mensual), 3) muchas firmas quieren evitar tomar pérdidas de forma inmediata porque esperan eventual unificación cambiaria”, sintetizó la consultora Equilibria.

En un contexto en donde comenzó a mostrarse una dinámica demandante de dólares y una inflación descontrolada, el Gobierno deberá hacer frente a vencimientos e intereses de deudas y, para eso, es clave la renegociación. Para lograr un cierto poder de fuego independiente, el Tesoro otorgó al Banco Central Letras Intransferibles por US$ 3.200 millones, “a cambio de dólares” para hacer frente a los pagos al Fondo, que vencen a fin de mes por US$ 2 mil millones, y al vencimiento de los bonos en manos de acreedores privados, que suman algo más de US$ 1.500 millones y que se activan el martes que viene. “Dicho mecanismo entra en cortocircuito con el objetivo de un saneamiento de la hoja de balance de la autoridad monetaria”, alertó Ecolatina.

Los pagos
◆ US$ 1.974 millones es el vencimiento total con el FMI para enero.
◆ US$ 1.500 millones es el monto de la deuda con privados que deberá ser pagado en enero.
◆ US$ 877 millones se le deberá pagar al FMI en febrero por intereses.