viernes 09 de diciembre de 2022
ECONOMIA Deuda externa

El Gobierno pagó US$ 1.890 millones al FMI: cuántas reservas quedan en el Banco Central

De esta manera se cumple con el último vencimiento de 2021. Las reservas del BCRA se ubican en el nivel más bajo desde febrero.

22-12-2021 18:58

El Gobierno argentino realizó el pago de unos US$ 1.890 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras prosiguen las negociaciones para un acuerdo del préstamo otorgado en 2018.

El balance de reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) reflejó el pago al ubicarse al cierre de la jornada en US$ 39.153 millones, USD 1.956 millones por debajo de las informadas en la víspera. De esta manera, al quedar por debajo de los US$ 40.000 millones, las reservas brutas se ubicaron en su nivel más bajo desde febrero.

Para el pago se aplicaron parte los Derechos Especiales de Giro (DEGs) que el país recibió en agosto, producto de una ampliación de capital dispuesta por el organismo. A fines de ese mes la Argentina obtuvo 3.055 DEGs, equivalentes a US$ 4.334 millones, que pasaron a formar parte de las reservas.

Kristalina Georgieva habló con Alberto Fernández para evitar el default: "Fue una muy buena reunión".

Durante 2022 la Argentina tiene obligaciones a saldar con el FMI por US$ 19.000 millones, con una fuerte concentración en el primer trimestre. En enero opera un vencimiento de US$ 1.360 millones y en febrero otro por US$ 600.

Pero la mira está puesta en marzo cuando se afronte una cuota de US$ 2.900 millones, que además se solapa con una obligación comprometida con el “Club de París”.

Negociaciones para un acuerdo

De allí que el Gobierno se encuentra urgido de cerrar un nuevo acuerdo con el FMI que despeje el horizonte de vencimiento con el organismo e incluso otorgue un plazo de gracia para la devolución.

De cerrar el pacto con el organismo con sede en Washington en forma automática se encadena la renegociación con el “Club de París” para reformular deudas por unos US$ 2.400. Pese a encontrarse en plenas negociaciones, el Gobierno no podía incluir en una eventual restructuración la obligación que vencía hoy.

Si no hubiese pagado, el país habría caído en default con el organismo y debía iniciar un proceso diferente y muchísimo más engorroso para regularizar la situación. Fuente: NA.

LM