jueves 29 de septiembre de 2022
ECONOMIA Crisis energética

El precio de la energía bate récords en toda Europa

Los precios mayoristas de la electricidad para 2023 en Francia y Alemania alcanzaron marcas sin precedentes este viernes. Mientras que en el Reino Unido, se elevó en un 80% el precio tope de la factura anual de luz.

26-08-2022 13:02

Los precios de la energía en Europa se dispararon a niveles récord en todo el continente, lo que aumenta la presión sobre los Estados para que aceleren los planes sobre cómo van a proteger a las familias de las devastadoras facturas, así como del aumento de la inflación

Los precios mayoristas de la electricidad para el 2023 en Francia y en Alemania alcanzaron marcas sin precedentes este viernes, con €1.000 y más de €850 por megavatio por hora, US$ 1.001 y US$ 851, respectivamente. 

Por su parte, en Reino Unido, el regulador de energía, OFGEM, elevó en un 80% al año el precio tope de la factura anual para la luz a partir del 1 de octubre. 

Se acercaría la peor crisis energética mundial, según la Agencia Internacional de Energía

“El aumento refleja el continuo aumento de los precios mundiales del gas al por mayor, que han comenzado a subir a medida que el mundo sale del confinamiento de la pandemia del COVID y se han elevado hasta niveles récord ahora que Rusia cierra lentamente la llave del gas para Europa”, alegó el organismo en su decisión. 

Los nuevos máximos se están convirtiendo en un problema que, podría llamarse diario, para los mercados de energía en el viejo continente, con precios ahora muchas veces más altos que el promedio de los últimos años a medida que la crisis energética solo empeora. 

La explosión de precios que, rondaban los €85 por megavatio hora (85,1 dólares) hace un año, se debe, entre otros motivos, a la disminución del envío de gas por parte de Rusia a Europa desde que estalló la guerra en Ucrania.

La inflación de la Eurozona alcanzó un nuevo récord en junio

Según consigna Rfi, muchas centrales térmicas utilizan gas para generar electricidad. Como el gas disponible es irregular, su cotización se encuentra además a niveles récord. Asimismo, la energía eólica se encuentra en niveles extremadamente bajos en la Unión Europea, lo que hace que las redes dependan de los costosos combustibles fósiles

En Francia, el cierre de reactores nucleares por problemas de corrosión, especialmente, también impulsó el récord de los precios. Solo 24 de los 56 reactores franceses están funcionando en este momento. 

Los países de la Unión Europea están poniendo en marcha planes de ahorro de energía y de sobriedad, como el apagado durante la noche de carteles luminosos, ante el riesgo de cortes en el invierno boreal.

En República Checa, el primer ministro, que ocupa la presidencia del Bloque, anunció este viernes una reunión de urgencia para tratar el tema energético, por lo que algunos analistas consideran que las sanciones impuestas por la UE a Rusia perjudican más a la Eurozona que a Moscú. 

Fin de los escudos arancelarios

Si bien los gobiernos europeos buscan llevar tranquilidad públicamente contra cualquier riesgo de cortes en el suministro en sociedades que se han acostumbrado a la comodidad eléctrica continua, los mercados dan cuenta de una historia distinta, con operadores dispuestos a compras electrones a más de diez veces el precio que ostentaban hace un año. 

Los Estados Europeos ya gastaron miles de decenas de millones de euros en lo que va del año para proteger a sus ciudadanos de la suba de precios, pero este “escudo” es cada vez más difícil de financiar. 

Litio argentino: cuáles son los proyectos activos y por qué esta es una oportunidad única

En Francia, el presidente galo, Emmanuel Macron, llamó esta semana a la “unidad” ante el fin de “la abundancia” y pidió “sobriedad energética”, mientras decenas de miles de clientes pasan de los proveedores de electricidad a la compañía energética estatal, EDF que tiene una tarifa fija. 

Suiza, por ejemplo, se pregunta si podrá importar electricidad alemana o francesa para el próximo interino, como suele hacer cuando sus presas hidroeléctricas se agotan.

El plan de Bruselas que, todavía debe ser validado por los Estados miembros, prevé que cada uno de los 27 países reduzca su consumo de energía en al menos un 15% entre agosto de 2022 y marzo de 2023 en comparación con la media de los últimos cinco años en el mismo periodo.

SE / LR