ECONOMIA
Colapso financiero

Elon Musk podría comprar el Silicon Valley Bank

El empresario reconoció estar "abierto a la posibilidad" de quedarse con la entidad financiera que entró en quiebra la semana pasada.

Elon Musk
Elon Musk está interesado en comprar un impornte club inglés | Internet

Elon Musk "está abierto a la posibilidad de comprar el Silicon Valley Bank ". El dueño de Twitter respondió un pedido planteado por Min-Liang Tan, co-fundador y CEO de Razer -una compañía de fabricación de hardware para videojuegos-.

Tuit de Elon Musk
Elon Musk considera comprar el SVB, tras declararse su quiebra.

En su red social, Min-Liang planteaba: "Pienso que Twitter debería comprar SVB y transformarlo en un banco digital". La respuesta de Musk no se hizo esperar y 10 minutos más tardes enviaba su respuesta. El empresario es solo uno de los potenciales compradores de ese banco, cuyo desplome fue el segundo más relevante desde la crisis del 2008.

Algunos usuarios especulan que el CEO de Tesla podría vender más acciones de su compañía para hacerse con el banco, pero hasta el momento, Musk no hizo comentario alguno al respecto. 

Bancos estadounidenses buscan contener el contagio de Silicon Valley Bank

El caso Silicon Valley Bank

El SVB es un banco de Estados Unidos que ocupa la 14ª posición en volumen de activos. De hecho, hasta el 31 de diciembre de 2022, la entidad tenía aproximadamente 209.000 millones de dólares en activos totales y alrededor de 175.400 millones en depósitos totales, según anunció el regulador de los depósitos en el país americano.

Se trata de una firma cuyo negocio está en el sector tecnológico. Sus clientes son las startups y los emprendedores en general del país del norte. Uno de los posibles factores que explica su quiebra es que está especializado en un sector en concreto que, actualmente, no atraviesa su mejor momento.

¿Qué está pasando en el Silicon Valley Bank y qué genera pánico en Estados Unidos?

A mediados de la semana pasada comenzó a producirse una fuga masiva de depósitos de sus clientes, las tecnológicas, y el terror cundió internamente. Esto produjo un "agujero financiero" difícil de cubrir. Para hacerlo, el 8 de marzo anunciaba que intentaba una capitalización para conseguir US$ 2.500 millones adicionales, pero no logró los resultados esperados.

Solo dos días más tarde , la Federal Deposit Insurance Corporation, que regula los depósitos bancarios estadounidenses, decretó su quiebra o intervención. Las acciones del banco, inmediatamente se desplomaron en un 60%.

Finalmente, este domingo 12 el gobierno de Estados Unidos afirmó que rescatará a los depositantes pero no al banco Silicon Valley que quebró.

 

RM / LR