ECONOMIA
La economía de "los pollos"

La gripe aviar se suma a la "sequía de dólares" y complica el negocio avícola

El titular del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA) Roberto Domenech explica con detenimiento qué significa el sector aviar para la argentina, cómo se ha convertido en la carne más consumida del país y qué puede pasar con la exportación.

Gripe aviar
Gripe Aviar | Agencia Shutterstock

La avicultura argentina involucra 130 mil puestos de trabajo, produce exportaciones por 500 millones de dólares al año y es la carne más consumida en el país, o al menos le disputa cabeza a cabeza el protagonismo a la carne vacuna. Algo impensado hace apenas dos décadas. Pero una nube oscura sobrevuela la actividad. La gripe aviar llegó, y más allá de los trabajos que se implementen, todo hace prever que el sector deberá convivir con el flagelo varios años. En el mientras tanto hay que barajar y dar de nuevo.  

A fines de 1990 la Gripe Aviar comenzó a azotar con fuerza a algunos países asiáticos, desde donde comenzó a diseminarse por todo el globo, en parte porque en algunas oportunidades no se denunció su presencia. Más tarde o más temprano, casi todos los países han sido afectados por la trágica enfermedad, que termina con la vida de las aves, en tanto deben ser excluyentemente sacrificadas. Por el momento, sólo Brasil y Paraguay no la han reportado. 

 Gripe aviar: preocupación ante la aparición del primer caso positivo en un ave de corral

Argentina venía trabajando con medidas de bioseguridad, pero en palabras de Domenech del CEPA, es casi imposible escapar de una enfermedad que "viene del cielo".

Roberto Domenech titular de CEPA
Roberto Domenech, titular del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas.

 

Y no se trata de una decisión Divina, sino de que simplemente las aves, en sus deyecciones, van dejando el reguero de enfermedad a su paso. Y no distingue entre aves silvestres (migratorias), aves de traspatio (pollos, patos, gansos de los que se crían en casa), o aves de corral de alta producción. "La enfermedad venía bajando por el continente -que tiene a los Estados Unidos como uno de los grandes países afectados (a hoy 50 de sus 54 Estados se encuentran afectados).- hasta que llegó a la Argentina en febrero pasado en aves migratorias y luego en algunos ejemplares de traspatio", indica Domenech.

Gripe aviar: murieron 240 mil gallinas en Río Negro y Mar del Plata

Hasta ahí la cosa no había pasado a mayores puesto que los países están obligados a informar del brote cuando se trata de criaderos de alta producción. Pero hace un par de semanas el panorama cambió y se registró un primer brote en Río Negro, al que se sumarían luego otros. En esos eventos ya se sacrificaron más de 650 mil aves. No hay alternativa. "La enfermedad viene del cielo y se busca por todos los medios de bioseguridad que no llegue a los criaderos, pero una vez que lo hace, el compromiso es que no pueda salir de ahí", ratificó Domenech, palabra autorizada en avicultura.

"Y para evitar que salga, no hay más posibilidades que sacrificar a todos los animales, incluso aquéllos sobre los que no se tiene seguridad de si están afectados. Pero ante la duda, no se puede hacer otra cosa", recomendó.

Qué significa la producción aviar en el país y cómo avanza el consumo

El recorrido que viene haciendo la producción aviar en la Argentina lleva un plan, en el que los privados sostienen metas de inversiones apalancadas con créditos, que según alegan, se cortaron en los últimos tiempos..

Tomando como base los últimos 5 años, se produjeron más de 2,3 millones de toneladas de carne de pollo al año, incluso en 2022 la marca llegó casi a las 2,5 millones de ton, de las cuales entre un 11 a un 12% se exportaron. "El resto se vendió en el mercado interno, lo que representó un consumo de 48 kilos por habitante/año, igual e incluso hasta 1 kilo mayor que la carne bovina" , aseguró Domenech, y agregó que esta carne "de primerísima calidad se ha convertido en la más económica al alcance del consumidor",

Además, le suma otros dos aspectos beneficiosos al boom productivo, entre ellos que ayudó a diversificar el consumo de carne (junto a otros 18 kilos de cerdo/año); y le ha permitido a la carne bovina liberar volúmenes para la exportación.

En relación al mercado externo, tampoco es desdeñable, en tanto las 257 mil toneladas de carne aviar que se exportan generan unos 450 millones de dólares, a las que hay que sumar los ingresos por exportaciones de huevos fértiles que viajan con destino México, o las harinas de vísceras y de plumas, que se venden también en cantidades importantes a Chile y Vietnam. 

Gripe aviar en Argentina: ascienden a 19 los casos y ya se detectó en ocho provincias

"Tenemos todo un espacio que nos posiciona como industria madura que debería haber crecido más en los últimos años, pero el crecimiento dependía de la inversión y ésta de los créditos, que se frenaron en los últimos tiempos", dijo al recordar que  lograron consolidar unos $9000 millones en financiamiento productivo, aunque habían solicitado mas de 17 mil millones. "Concretamos créditos con el Banco Nación a buenas tasas y plazos; pero ahora, las prioridades las tienen otros sectores como el gas, la minería y el litio", aseguró el empresario.

Gripe aviar
Tras de llovido, mojado. La ola de calor también pone en alerta a los productores, porque las aves son muy sensibles a las temperaturas extremas.

 

"Esto es una limitante porque si no hay créditos es muy difícil crecer", refrendó

Cuántos mercados externos tiene "armonizados" la Argentina 

En la actualidad la Argentina tiene más de 80 mercados internacionales abiertos para la avicultura, y alrededor de 60 están operables, es decir que se mantiene el comercio. En palabras de Domenech, "esto significa que si una empresa recibe un pedido de esos destinos puede embarcar producto".

Ahora bien, la Gripe Aviar le puso un condimento extra a la forma de operar con los mercados, de hecho se espera que en el futuro cada país decida cómo proceder. 

El Senasa se autodenunció el 24 de febrero pasado por la presencia de la enfermedad. Es obligatorio hacerlo. "La razón de la auto suspensión de las exportaciones es porque se busca que no haya trazas del virus que puedan enviarse a otro país y contagien a otras aves", expresó. Pero por esta situación algunos países directamente cerraron sus importaciones desde Argentina y otros pusieron límites temporales. 

"Chile cerró rápidamente y no autoriza importacionesBrasil que manifiestan estar libres de enfermedad, por el momento cerró su mercado y también la Unión Europea. China, que el principal destino de nuestras ventas (35% de exportaciones, en general alas y garras-, revisará todo lo que llegue a destino y que haya sido embarcado hasta el 3 de marzo. Por su parte, Sudáfrica sólo acepta lo embarcado hasta 12 días antes del brote, con lo cual hay contendores que están volviendo. Algo parecido pasa con Rusia. Esto es así, cambia día a día y país por país", detalló el empresario..

Por su parte, hay mercados que no definieron bien qué van a hacer, como Medio Oriente. Por su parte, Arabia saudita que recibe mercadería pero no de las localidades donde se detectaron focos de gripe al igual que Hong Kong; y, tanto Vietnam como Reino Unido no se sabe cómo van a proceder, según los datos que maneja CEPA.

Lo que sí se espera es que el negocio cambie, en parte porque ciertos recuperos que tenían mercados asegurados, no se podrán exportar por el momento.

Un mercado local ávido por proteína cárnica

Domenech confía en que el mercado pueda absorber el excedente que se exporta, pero habrá pérdidas que deberán compensarse.

"Hay recuperos que no se van a consumir en el mercado local, por ejemplo las garras y las alas que se envían a China, porque aquí no se consumen", detalló y estimó que sin dudas esa contingencia "va a mover el costo del pollo". 

"A nosotros nos impactará en un 7 u 8% en el costo porque se pierde esa recuperación, como otras cosas", aseguró. Y recordó que esta proteína se ha vuelto fundamental en el plato de los argentinos, por su calidad y precio competitivo. "Haber integrado perfectamente los cortes y recuperos en distintos mercados nos ha permitido ofrecer una carne que cuesta un 25% a lo que equivale un kilo de carne vacuna", dijo y agregó que esta nueva situación, sin duda, cambiará el negocio. 

El ánimo, intacto

En el mundo avícola, la Argentina es un país que viene creciendo a pasos agigantados y que sin dudas este brote le pone un freno al desarrollo del sector. Cómo bien lo aclara Domenech, "la mayor garantía es que la enfermedad no salga de las granjas y el mayor riesgo es cómo se controla en las aves de traspatio. Hay todo un trabajo por delante, que aún no tenemos definido como podemos colaborar con Senasa", dijo y agregó que están "muy atentos y con mayores cuidados de bioseguridad". 

Finalmente, comentó que los empresarios están preocupados. "No es sólo que se sacrifican las aves, sino que esos galpones no se pueden usar por 45, o 60 días según cómo se produjeron los brotes. Y hay que ver si se puede volver a cargar la granja y rezar de que no vuelva a pasar", explicó y finalizó: "Esta es sin dudas  una amenaza importante pero están en plena lucha convocando a su gente, dando instrucciones claras y precisas para profundizar la bioseguridad y asumiendo que si entró al galón deberá quedarse ahí y sacrificar los animales".