ECONOMIA
PODER adquisitivo

Los salarios perdieron la carrera contra los precios en 2022, según el Indec

20230211_billetera_cedoc_g
Familia tipo. En CABA se necesitan $ 163 mil para no ser pobres. | cedoc

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) los salarios en Argentina subieron, en 2022, 4,4 puntos menos que la inflación. Así, mientras los sueldos aumentaron un 90,4 por ciento, el costo de vida durante el año creció un 94,8 por ciento. El único sector que logró ganarle a la inflación es el de los empleados estatales, cuyos salarios subieron por encima del incremento de precios.

Los datos no son parejos para todos los sectores laborales. Mientras que, en términos interanuales, el índice de salarios subió 93,8 por ciento para quienes se desempeñan en el sector privado registrado, la suba fue del 99,4 por ciento en el sector público y del 65,4 por ciento en el sector privado no registrado.

De esto se infiere que fueron los empleados públicos los únicos que pudieron ganarle a la inflación el año pasado, y que el sector del empleo no registrado, por su parte, sufrió una fuerte pérdida de ingresos, que ronda los 30 puntos, respecto de la inflación anual.

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Según los datos oficiales, en el caso del empleo del sector privado registrado, los trabajadores recibieron aumentos que van más o menos en línea con el desempeño del costo de vida.

De este incremento total en los salarios durante el año 2022, afirma el Indec, el 5,3 por ciento se produjo en diciembre, y de ese porcentaje total el 4,5 por ciento corresponde al sector privado registrado, 9,2 por ciento al empleo en el sector público y 0,5 por ciento en el sector privado no registrado.

Por otro lado también ayer se conoció otro dato que muestra las tensiones cotidianas en los bolsillos.

Una familia necesitó, en enero, ingresos mínimos de $ 163.339 en la Ciudad de Buenos Aires para no ser considerada pobre, y requirió al menos $ 251.423,20 para ser considerada de clase media, según los índices publicados por la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad.

Los valores respecto de los índices de diciembre aumentaron 6,9 por ciento, de acuerdo con la medición que realiza el organismo porteño, que calculó recientemente en 7,3 por ciento la inflación para el mismo período.

En tanto, la línea de indigencia en base a la Canasta Básica Alimentaria se situó en $ 89.837 y la línea de pobreza en función de la Canasta Básica Total en el orden de los $ 163.339. Además, otro dato importante, es que a enero ambas canastas pasaron el 100% de aumento interanual.

Siendo que una familia tipo se comprende con dos personas económicamente activas, se desprende de estos datos que, con dos salarios mínimos, en CABA, ya no alcanza la línea de la pobreza.

Mientras que para la línea de pobreza el aumento de la canasta interanual está en el orden del 104,2 por ciento, $ 163.339 vs. $ 79.988, para la línea de indigencia, el aumento de la canasta básica alimentaria fue de 110,16 por ciento, $ 89.837 vs. $ 42.747 (a enero de 2022).

Ambas están por encima del incremento del nivel general interanual calculado por la misma Dirección estadística, que fue de 99,4 por ciento. El informe indica que dicha estratificación brinda, por un lado, la posibilidad de identificar a los sectores más desprotegidos de la sociedad en términos de situaciones de indigencia y de pobreza.