ECONOMIA
LA ASISTENCIA DE MEDICACIONES COSTOSAS

Tratamientos especiales: el Gobierno no da respuestas y deriva el gasto a las provincias

Cientos de pacientes siguen esperando la medicación de la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales. Pero a la demora se suma una traba más: a muchos les avisaron que, a partir de ahora, deberán hacerse cargo del gasto las provincias. Nadie sabe, por el momento, cómo se instrumentará ese traspaso. Por ahora, la dirección sigue con el presupuesto vigente para 2023 y, aun así, para mitad de año, ejecutó solamente una cuarta parte del total. Historias reales de pacientes que esperan.

dadse
ESPERA. Alejandro David Baca, Rodolfo Lera y Karina Perticarini. Tres historias de pacientes que aguardan por sus medicaciones. El Gobierno se desentiende. | CEDOC

“Nosotros no cargamos más expedientes. Lo único que nos informaron es que la gestión ahora se realiza desde las provincias”. 

Esa fue la respuesta que recibió Natalia Lera de parte de la Dirección de Asistencia Directa por Situaciones Especiales (DADSE) cuando consultó por el pedido que presentó a principios de mayo para que su marido, Rodolfo (56), pudiera seguir con el tratamiento que comenzó en septiembre de 2023.

A fines de abril, después de una orden judicial, la familia logró que le entregaran la medicación que habían tramitado en diciembre del año pasado. Pero solo por dos meses: ahora les comunicaron que desde la Dirección nacional no cargarán más expedientes, que se deben hacer cargo las provincias. En el medio los pacientes, como él, deben esperar. Pero la enfermedad no espera: si el tratamiento para su melanoma no aparece tendrá que suspender la quimioterapia. 

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Para que eso no suceda, la familia busca ayuda a través de las redes: necesitan una medicación llamada Pembrolizumab. 

“Nosotros presentamos los papeles para renovar la medicación los primeros días de mayo, pero hace unos días me avisaron desde la DADSE que ellos no cargan más expedientes, que ahora se tienen que hacer cargo las provincias. Sin embargo, eso siempre perteneció a Nación”, explicó Natalia.  

“Mientras tanto, ¿qué pasa con los tratamientos pendientes, con los tratamientos en curso? Dejaron a toda la gente así, en la nada”, agregó. 

El presupuesto de la DADSE para 2023 es el mismo que el previsto para 2024: $37 mil millones. Pero para fines de mayo habían ejecutado poco más de $9.000 millones, apenas el 24% del total.

“Las licitaciones comenzaron a circular recién a principios de marzo”, explicó a PERFIL Alexis Descourvieres, integrante de la Alianza Argentina de Pacientes (ALAPA). Fue después de que la DADSE cerrara sus oficinas en el mes de febrero, con el objetivo de hacer un “reordenamiento”. Pero las licitaciones empezaron con al menos tres meses de demora. “En lugar de resolver los casos de 1900 pacientes que esperaban están atendiendo 150 o 200 cada 20 días”, agregó Descourvieres. 

Melisa Viti inició a fines de mayo los trámites para su mamá, Karina Perticarini (55). “Ella fue diagnosticada a mediados de marzo con cáncer de mama triple negativo. Por el tipo de cáncer y el estadio (III) en que se encuentra, el tratamiento indicado por la oncóloga es quimioterapia intravenosa para reducir, luego se hacen estudios y, si va todo bien, se opera”, le explicó a PERFIL. 

Karina necesita diferentes tratamientos, de los cuales uno debería ser cubierto por Nación. Se trata, como en el caso de Rodolfo Lera, del Pembrolizumab, un medicamento que cuesta alrededor de $7 millones. Cuando Melisa logró juntar toda la documentación que le solicitaban y la envió, el 29 de mayo, la respuesta de la DADSE fue la siguiente: "El día jueves 30/05 del corriente nos informaron que de ahora en más no podemos dar inicio a expedientes de medicación de alto costo. La oficina que ocupábamos en calle Fitz Roy 160 fue cerrada. Aparentemente la gestión administrativa de estos expedientes se realizará a través de dependencias provinciales, pero aún no conocemos el procedimiento".

Melisa y su mamá viven en Bahía Blanca, y ahora evalúan viajar a Buenos Aires para intentar tener respuestas de manera presencial, aunque eso no sea una garantía. “A nosotros, que somos del interior, se nos complica mucho”, explicó Melisa. 

Hasta ahora consiguieron la droga a través de donaciones. “Pero siempre está el miedo de no conseguirla. La verdad, ya no sabemos qué hacer”. 

Descourvieres afirmó que cerraron 68 centros de referencia que estaban repartidos en diferentes puntos del país. “Toda la gente que es del interior está a la deriva, boyando a ver quién les toma el caso. Algunos expedientes todavía se abren, pero no sabemos con qué criterio se abren algunos y otros no”.

ALAPA brinda asistencia a algunos pacientes que no tienen la posibilidad de ir presencialmente a las oficinas a renovar cada dos meses su pedido. Es el caso de Alejandro David Baca (53), con diagnóstico de amiloidosis familiar. Todavía espera la medicación que tramitó hace tres meses. “Hace unos quince o veinte días me llamaron de Desarrollo Social para decirme que me iban a volver a llamar para avisarme cuando ya estuviera la medicación. Se llama Inotersen, tengo entendido que viene de España y es muy costosa. Está cerca de tres millones cada caja de treinta comprimidos, que sirve para un mes”, le explicó a este medio. Hace por lo menos 90 días que está sin medicación. 

Hay medicamentos para tratar el cáncer que cuestan unos 7 millones de pesos

El tratamiento de su enfermedad es de por vida. “Cada vez que voy a pedir la medicación tengo que hacer los papeles de nuevo. Hay gente en silla de ruedas que tiene que andar, que no puede”, agregó. El trámite incluye una encuesta, una visita al médico, al ministerio de Salud local para que haga la negativa y –si todo está bien– recién entonces se pueden presentar los papeles. 

Mientras Alejandro espera, intenta llevar la enfermedad lo mejor que puede. “Estoy como cuando empecé con la medicación. Pero dentro de todo estoy bien, por mi fuerza de voluntad. Entonces camino, salgo a caminar con mi bastón. Por eso digo que deberían hacer más fáciles las cosas”, concluyó.