ELESPIA
Banquero se confiesa

Jorge Brito: "Mi papá se murió sin creer que yo era disléxico”

Jorge Brito es titular de Banco Macro y presidente de River Plate. Le diagnosticaron dislexia en la adolescencia y confiesa que no puede leer en público.

britoJOrge2023octubre
Jorge Brito. | GrupoMass

“A los 16 años me diagnosticaron dislexia y ADD (Desorden de Déficit de Atención) y eso hizo que me fuera muy mal en el colegio; siempre era de los que tenía las peores notas”, explica Jorge Brito, titular de Banco Macro y presidente de River Plate en el American Business Forum. “Creo que mi papá se murió sin creer que yo era disléxico, pensaba que era un vago. Por mi condición, todo me costó mucho más. Con los años uno se va acostumbrando a convivir con eso y hoy lo vivo con mucha naturaleza, aunque no esté capacitado para leer en público. Quiero resaltar que la dislexia no es una enfermedad, sino una complicación para poder aprender”

britoJOrge2023octubre
Jorge Brito entrevistado por Ismael Cala en el American Business Forum, en Punta del Este.

–Hace un rato conversamos con Joan Garriga, quien habló de empresas familiares, y donde yo le pregunté por el “regalo” de ser hijo de patrones. ¿Vos cómo lo viviste?  Contame tu historia. 

–Yo no era muy estudioso en la escuela, llegué a llevarme nueve materias. Por eso, cuando terminé el colegio, mi viejo me dijo “No mantengo vagos”. Por lo que me encontré en la situación de tener que empezar a trabajar. Yo no tenía mucha idea de nada; lo único que sabía era que no quería trabajar con mi padre. Pero la verdad es que él era el único que me iba a contratar. ¡Yo no sabía hacer nada!. (risas) Empecé como cadete en el banco y eso me ayudó a conocer la calle e ir haciendo carrera. En 1997, me sumé a trabajar en la mesa de trading y comencé a apasionarme mucho con las finanzas. 

Esto no les gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

–El tema de la edición de este año de America Business Forum es el “por qué". ¿Cuál es tu motor de ese gran por qué?

–Siempre me pregunto lo mismo. Me siento un joven viejo. Arranqué hace tanto tiempo, en 1997, y viví tantas cosas, empecé mi carrera muy joven. Creo firmemente que lo más importante es no perder la pasión. Soy un afortunado de poder hacer lo que me gusta. Nací con las finanzas y eso me apasiona. Como también ser el presidente de River, el gran club de mis amores, es un sueño hecho realidad. 

brito
"Es más difícil presidir un club de fútbol que un banco", dice Jorge Brito.

–¿Por qué creés que asumiste la responsabilidad de ser presidente de River? Siendo ya el presidente de la institución financiera más importante de Argentina (Banco Macro)...

–Trabajo para cumplir mis sueños. Eso explica el por qué del esfuerzo y dedicación constante. A mí, el trabajo no me cansa. Además, tengo la suerte de hacerlo con la gente que quiero. Disfruto de lo que hago y me rodeo de los mejores. Lo aprendí de chico. La pandemia nos llevó un poco a aprender y valorar eso. Nos vimos encerrados y nos llevó a pensar: “¿Cuándo volveremos a ver las caras de nuestros compañeros?”. La pandemia nos hizo darnos cuenta de que somos seres sociales. Necesitamos vernos, disfrutar y cumplir nuestros sueños con la gente que queremos.

–¿Qué es más fácil: presidir un club de fútbol o un banco?

–Es mucho más difícil liderar un club de fútbol, en River rendimos exámenes todos los días. Somos 380.000 socios, es el segundo club con más socios en todo el mundo. En un banco trabajás para conseguir resultados para los accionistas. En cambio, en un club de fútbol el principal objetivo es el deportivo, pero también es muy importante darle toda la infraestructura necesaria para que el deporte tenga los recursos y pueda competir en el más alto nivel.

–Cuando hablamos de estilo de liderazgo, ¿cómo definirías el tuyo?

–Creo que las personas vamos forjando nuestro carácter. Me capacito todo el día, todo el tiempo. Mi condición me hizo aprender a rodearme de gente capacitada. Trabajo todos los días para ser el que menos sabe de una mesa de reunión.

–¿Qué elegís como denominador común para esas personas en las que entregas tu confianza?

–El esfuerzo y la humanidad son dos de los elementos clave. Ser seres sociales que puedan liderar grupos. Si el gerente general es un gran profesional, pero es mala persona, no va a funcionar. Lo esencial es formar buenos grupos humanos.

britoJOrge2023octubre
Brito "De adolescente supe que no quería trabajar con mi viejo pero él era el único que me podría contratar".

–¿Cómo ves el panorama macroeconómico de la región? ¿De dónde tomás referentes?

–Particularmente, creo que la Argentina está en un punto para iniciar un proceso de crecimiento a muy largo plazo. Mi país tiene los recursos que escasean en el mundo, como por ejemplo el litio y el cobre, que son fundamentales para el crecimiento eléctrico. Necesitamos que la política no nos pise más la cabeza y que nos deje crecer, los dólares ya van a llegar. 

–Siendo sincero, el panorama político argentino parece un circo. Personalmente, ¿qué esperas para el balotaje?

–El circo que ustedes ven desde afuera, en Argentina también lo vemos y nos entristece mucho. Hemos dejado que algo fluya, nadie se mete. Nosotros desde nuestro lugar como empresarios suponemos y prejuzgamos: “No, no te metas en la política. Si es empresario y se mete, lo hace porque va a robar”. Estoy convencido de que Argentina tiene futuro, gane quien gane. Tenemos todos los recursos necesarios para iniciar un proceso de crecimiento sostenido. Eso me da muchísima confianza y trabajo día a día para que sea posible. 

–¿Cómo ves vos a Uruguay desde Argentina?

–Conozco Uruguay desde muy chico, desde los 3 años que veraneo acá. Le tengo mucho aprecio a los uruguayos y los argentinos tenemos mucho para copiar de Uruguay. Algo que admiro profundamente es que, más allá del debate político que hay, la grieta no es como en Argentina. Acá no existe la grieta en la sociedad. Lo que más me molesta de Argentina es que en los grupos de amigos no se acepta el pensar distinto. El otro es un estúpido o un ignorante por no tener la misma postura política que yo. En cambio, acá eso no pasa. No hay odio, ni rencores. Si gana el que no quería que ganara, siempre hay que desearle el bien. Los argentinos tenemos que aprender a querer un poco más a nuestro país. 

–Sos el presidente de dos instituciones sagradas, el banco y River…

–(Interrumpe) Sagrado es sólo River.