Parcialmente nublado
Temperatura:
17º
Ciudad:
Buenos Aires
martes 23 de octubre de 2018 | Suscribite
ELOBSERVADOR / crisis
domingo 23 septiembre, 2018

Emergencia social

El autor se pregunta si en el Gobierno carecen de sensibilidad ante la dureza de la situación que se vive, o si hacen cosas y nadie se entera, o si viven en el limbo en el que duermen los irresponsables.

por Tomás Abraham

Olla popular. Los movimientos sociales están en la calle. En nuestro país, los pobres están organizados. No sucede en otros países de Latinoamérica. Foto: afp

Escribo en nombre propio como un ciudadano común que tiene la posibilidad de publicar y hablar en algunos medios además de circular por las redes sociales como tantos otros miles de opinadores.

Escribo o hablo en nombre de la opinión sin representar a nadie. No soy un comunicador que "representa" a la gente o a mis sponsors ni respondo a la línea editorial de la empresa que me contrata.

Subrayo esto por el hecho de que, como la inmensa mayoría de mis conciudadanos, ignoro lo que sucede en lo que respecta a las esferas del poder, en donde se toman las decisiones que afectan a la sociedad de la que formamos parte.

Es mentira el mito de la transparencia. El poder político, como el corporativo, es secreto. No hay poder que exhiba los resortes de su mando ni muestre los flancos débiles de su gestión.

Voces. Es desde la llamada sociedad civil, bajo un régimen democrático en el que prima la libertad, desde donde deben aparecer las voces que penetran la muralla de silencio detrás de la cual se ocultan quienes mandan, y dominan.

Esa función que se atribuye al periodismo, y en otras épocas a los intelectuales, no se cumple. Por un lado, porque los medios poderosos en gran parte “operan”, es decir que son portavoces, de grupos de poder y de sus propios intereses económicos y posturas ideológicas. Respecto de los intelectuales, su presencia e importancia es escasa ya que el mundo de las letras impresas ha quedado rezagado hace rato por las nuevas tecnologías y por las mutaciones culturales.

Es mentira el mito de la transparencia. El poder político, como el corporativo, es secreto. No hay poder que exhiba los resortes de su mando.

Por lo que, en nombre del común, transmito ciertas inquietudes.

Es evidente que nuestro país vive un estado de emergencia social. No hay precios, ni cuidados ni descuidados. Los números cambian, si no cada día, cada semana. La cadena de pagos debe ser un caos, para cobrar un cheque diferido los descuentos deben llegar a la mitad de su valor.

Al haber recesión, seguramente habrá despidos y suspensiones. Las cifras de la pobreza y de la desprotección de la niñez ni merecen comentarios. El costo de los medicamentos debe angustiar a quienes tienen la jubilación mínima. El Ministerio de Salud, que en estos momentos debería jerarquizarse, ha sido degradado a secretaría.

No digo nada que no se sepa.

Organizados. Los movimientos sociales están en la calle. En nuestro país los pobres están organizados. No sucede en otros países de Latinoamérica. Los que hablan de clientelismo, populismo, izquierdismo, y de aprovechadores políticos de la miseria, no pueden ignorar esta realidad que data de hace años.

Sus líderes son dirigentes políticos. Son recibidos por la ministra de Desarrollo Social. El Gobierno financia sus actividades. Sostiene que no solo mantiene el gasto social en los niveles del gobierno anterior sino que los ha incrementado.

¿Es cierto? Nos faltan datos, o al menos no tengo información de ellos.

La situación de pobreza de la Argentina tiene valores altos desde hace años. La clausura del Indec bajo apariencias de funcionamiento escondió esta realidad. El modelo de crecimiento con inclusión aprovechó un hecho global que triplicó el precio de nuestras exportaciones en los primeros años de su gestión con la ayuda de un Estado cuyo costo bajó a la mitad después de la devaluación.

Superávit gemelos que luego se fueron licuando hasta llegar al cuello de botella financiero y al estancamiento de la economía.

Por lo que este gobierno heredó la situación de pobreza pero esta vez con déficits gemelos. No es una mera excusa.

O tienen razón quienes sostienen que este gobierno carece de la mínima sensibilidad social, o hacen cosas por los que más sufren y nadie se entera, o partieron al limbo en el que duermen los irresponsables. 

Herencia. Pero lo que no heredó este gobierno es esta realidad en la que parece que la gobernabilidad de la Argentina la deciden la señora Lagarde y un corresponsal como el ministro de Hacienda, que pasó de ser adláter de un periodista de televisión a conducir las riendas de nuestra economía después de endeudar al país de un modo impune, por ahora.

Solo se habla de especulación financiera. No se trata de que no hay modelos de crecimiento ni planes quinquenales. Simplemente porque no existen, son una entelequia de charlatanes de oficio.

Nuestro problema es político. Pero de lo que sí se trata es de que no se percibe lo que dijimos al principio. Me refiero a la situación de emergencia social. Allí sí se ve que no hay planes, ni siquiera podemos decir planes, parece no haber conciencia de la profundidad del problema.

Si la hay, esa conciencia no se manifiesta como tampoco se ve una movilización desde el Gobierno que llegue con comida, medicamentos y ayuda de todo tipo a la población más carenciada.

Los medios hablan del dólar, del déficit cero, de Lebacs, de la nueva mesa chica con la que se reúne el Presidente y de la aprobación del Presupuesto.

Lejos estoy de despreciar la realidad de los números en lugar de tomar en cuenta la vida de la gente. No quiero ser un demagogo disfrazado de humanista.

Pero: o tienen razón quienes sostienen que este gobierno carece de la mínima sensibilidad social, o hacen cosas por los que más sufren y nadie se entera, o partieron al limbo en el que duermen los irresponsables. 

*Profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires. Blog Pan Rayado.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4426

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.