EMPRESAS Y PROTAGONISTAS
Entrevista

Cecilia Ribecco, vicepresidente de ASEA: “Las mujeres ganamos muchísimo terreno en el desarrollo de emprendimientos y empresas”

La vicepresidente de la Asociación de Emprendedores de Argentina habló sobre las mujeres emprendedoras y las campañas de apoyo para sus proyectos.

ASEA
Cecilia Ribecco, vicepresidente de la Asociación de Emprendedores de Argentina. | Gtlza. ASEA

Cecilia Ribecco, vicepresidente de la Asociación de Emprendedores de Argentina, habló sobre el acompañamiento y apoyo hacia las mujeres emprendedoras del país. Tras ser la primera mujer en formar parte del Comité Ejecutivo de ASEA explicó cuáles son las herramientas que se brindan para el desarrollo de estos emprendimientos.

En su labor apoyando a mujeres emprendedoras, Ribecco se desempeñó como consultora y conferencista internacional en emprendedorismo, innovación y diversidad. Además, forma parte del directorio de la ONG internacional WEAmericas, que tiene como misión celebrar, empoderar y dar apoyo a las mujeres emprendedoras y empresarias en 144 países del mundo.

¿Cuáles fueron tus motivaciones para dedicarte a acompañar el desarrollo del ecosistema emprendedor argentino?

La principal motivación tiene que ver con apoyar a las mujeres emprendedoras, siempre emprendí desde que comencé a trabajar. Es muy importante porque hemos ganado muchísimo terreno, en distintos ámbitos, pero principalmente en lo que tiene que ver el desarrollo de emprendimientos y empresas. El poder apoyar a otras mujeres, generar sinergia, que no es solamente que las cosas mejoren para uno, sino poder hacer una ola que impacte en otras mujeres que no tienen oportunidades, que no pueden ir a la universidad o no se pueden conectar con el ecosistema emprendedor.

¿Qué te llevó a dedicarte de lleno a mujeres emprendedoras?

Principalmente el poder encontrar una forma de apoyar y de encontrar espacios para que las mujeres puedan trabajar entendiendo que hay distintas formas para que uno pueda llevar a cabo sus pasiones. Encontrar una forma de trabajar con más flexibilidad, con mayor bienestar y pensando en la calidad de vida. Las mujeres que emprendemos, de alguna manera generamos un mayor producto bruto interno aportando en la economía y también generamos impacto de forma directa en nuestra comunidad. Este punto es interesante a tener en cuenta, cómo nosotras también dinamizamos la economía y cómo podemos generar emprendimientos inclusivos y apoyar a las mujeres que hoy no están teniendo la oportunidad de trabajar de manera formal.

ASEA

¿Cuáles son los desafíos que hoy enfrentan las mujeres que emprenden?

Principalmente los desafíos que hoy enfrentamos tienen que ver con la digitalización de los emprendimientos. Hay un punto de inflexión que tiene que ver con la pandemia, ya que generó una mayor apertura al poder emprender para muchas mujeres y al mismo tiempo es donde más se visibilizó la brecha que existe en cuanto a la alfabetización digital. Entonces, creo que uno de los puntos más importantes es generar mayores espacios de capacitación para que las mujeres se conecten con la tecnología y que puedan utilizarla a favor en sus negocios, ya sean pequeños, grandes o aquellos que estén en crecimiento.

¿Qué herramientas facilitadoras se fueron sumando en este último tiempo como aliados para aquellos que emprenden?

Las principales herramientas tienen que ver con la tecnología. Ésta misma aportó muchísimo a la hora de generar nuevas alternativas y comercio electrónico. De alguna forma nos amigamos con las billeteras digitales y también con las redes sociales. En los últimos años las redes tuvieron un impacto enorme, sobre todo con el comercio para los pequeños emprendimientos.

¿Cuáles fueron los grandes desafíos que detectó al asumir la vicepresidencia de ASEA?

Creo que los principales desafíos tienen que ver con tener voz en una asociación de más de 40 mil socios, pero no una voz personal, sino la voz de todas las mujeres. Nos queda mucho por recorrer en torno a la participación nuestra, en torno a cámaras empresariales y asociaciones de emprendimientos, porque de alguna forma seguimos siendo una minoría. 

Hemos avanzado muchísimo en todo lo que tiene que ver con el ecosistema y en nuestra participación, pero aún hay mucho por recorrer y principalmente todo lo que tiene que ver con el financiamiento. Hoy uno de los puntos importantes, además de nuestra inserción mayor en el mundo de la tecnología, es poder acceder a un mayor financiamiento, más que nada porque hay una gran brecha entre los pequeños y grandes emprendimientos. Y las mujeres que emprenden, que están en el medio de esa gran masa, son aquellas que no pueden acceder al financiamiento. Entonces, de alguna forma, éstas mujeres se ven interpeladas a la hora de decir “si no puedo crecer no puedo seguir con mi emprendimiento”, eso es algo que tenemos que resolver, pero es propio de un gran crecimiento que hemos tenido en el ecosistema emprendedor; porque Argentina es uno de los países de latinoamérica que mejores condiciones tiene para el emprendimiento. Y esto no lo digo como argentina, sino que lo refleja el último reporte de Entrepreneurship Global Association Research, un estudio que se hizo en más de 49 países que explica que Argentina tiene muchísimas condiciones para que las mujeres puedan emprender, la cual indica que nuestro ecosistema está cada vez más maduro.

¿Cuáles fueron las principales iniciativas y proyectos que llevó a cabo a lo largo de este tiempo en ASEA?

En los últimos años, tomando de base desde que estoy en la vicepresidencia, seguimos acompañando el programa mujeres emprendedoras. Este es un programa que comenzó en 2017 cuando inauguré el work de género, que tiene que ver con un espacio en donde mujeres de distintas organizaciones de la sociedad civil, referentes de gobiernos y del sector privado aportamos ideas para poder apoyar a mujeres emprendedoras. Ese ciclo hoy se sigue sosteniendo. Este año lo que hicimos fue llevarlo a la virtualidad a través de vivos en Instagram, lo que nos permite llegar a una comunidad mucho más federal. Sostener este programa no es solamente sostenerlo en el tiempo, sino también promover experiencias y herramientas de emprendedoras que son modelos para otras de forma digital. 

También, estuvimos sosteniendo durante todo este tiempo el proyecto de ley del Día de la Mujer Emprendedora que ya tuvo media sanción en la Cámara de Diputados y tenemos toda la esperanza de que en este nuevo gobierno se pueda lograr. 

Además, seguimos aportando a toda la comunidad de emprendedoras en cada uno de los espacios del país. Es una comunidad de más de 40 mil socios, por ende tenemos distintos desafíos y estuvimos acompañándolas en capacitaciones y todo aquello que nos pedían para que de alguna forma y brindarles aquello que están buscando. 

Por último, estuvimos haciendo una misión comercial a Chile para potenciar los emprendimientos y las empresas de mujeres argentinas y chilenas junto con el apoyo de ProChile y la Asociación de Emprendedores de Argentina para empezar a generar estos intercambios internacionales y posicionar a nuestro país.

¿Cuál es el legado que le gustaría dejar para otras gestiones futuras? 

Uno de los legados más importantes que me gustaría dejar a las próximas generaciones que integren tanto roles de dirección como el propio work de género, del cual pienso seguir siendo parte, es que puedan ir mucho más a fondo con el desarrollo de política pública, con el trabajo junto con el sector privado para generar mejores condiciones para el financiamiento. En estos dos temas hay que seguir trabajando, son reformas, son políticas públicas y son propuestas que llevan mucho tiempo, que exigen mucho esfuerzo y que hay que seguir sosteniendo para que se pueda lograr.

¿Si tuvieras que elegir tres razones más comunes por las que las mujeres emprenden, ¿Cuáles serían?

La principal razón por la que las mujeres emprenden, a mi entender, tiene que ver con hacer lo que le gusta, poder encontrar en aquel hobbie o aquella pasión una posibilidad de trabajo o proyecto de vida. 

En base a todos los estudios que hemos realizado, la segunda razón tiene que ver con la propia exclusión que genera el empleo en relación de dependencia cuando no te permite poder ascender. Todas las problemáticas que tenemos respecto a género se ven todas juntas en el empleo en relación de dependencia, hay muchas mujeres que se vuelcan a emprender por eso, porque saben que no lo van a poder lograr y emprendiendo logran hacer aquello que soñaban y de alguna forma pueden dar trabajo a otras y generar un ecosistema de bienestar. 

La tercera razón, que es la más triste pero en Argentina sigue siendo un sector enorme, es la economía de subsistencia, que son emprendedoras que se vuelcan a un emprendimiento para poder subsistir y donde también se ha mejorado mucho, se han mejorado condiciones. Claramente hay que apoyar a las economías de base para que puedan subsistir y realmente puedan generar negocios de escala. 

¿Cuáles son las principales razones por la cual algunas mujeres no tienen éxito o no logran formalizar la idea o proyecto?

Hay muchas. Pero hay algo importante que tiene que ver con aprender a tolerar el error y el fracaso, y muchas de nosotras hemos sido educadas en otros ciclos. Entonces, de alguna forma, no estaba bien visto fracasar, errar y equivocarse. Somos más cuestionadas entre nosotras mismas y por la propia sociedad a la hora de fallar con nuestro emprendimiento. Tenemos que aprender a trabajar con el error, aprender a trabajar en comunidad y a generar alianzas, que es algo que nos cuesta mucho a las mujeres. Es muy importante, en algún punto de madurez, poder salir de estos ecosistemas donde solamente nos relacionamos con mujeres y poder generar alianzas diversas para poder crecer.

Durante su carrera profesional ha tenido gestiones en mercados internacionales ¿Cuál es su visión del ecosistema en Latinoamérica?

Mi experiencia en gestiones internacionales en torno a desarrollos de ecosistemas emprendedores me dio la visión para valorar aún más el sistema emprendedor. Creo que Argentina para las mujeres es un ecosistema de valor y muy interesante para poder crecer

Creo que también tenemos muchos desafíos de cara al nuevo gobierno, en torno a seguir creciendo, potenciar ese ecosistema y a profesionalizarlo. En Argentina, aún tenemos muchos desafíos y barreras que romper en torno a las presiones burocráticas y a la cantidad de impuestos, entonces creo que los desafíos vienen por ahí. Somos un sistema super creativo y dinámico pero nos hacen falta reglas del juego claras para tener emprendimientos más grandes.