jueves 05 de agosto de 2021
EQUIPO DE INVESTIGACIóN Preocupación
24-04-2020 07:06

Cómo es el plan de Kicillof para que no falten camas en los hospitales de toda la Provincia

El gobernador del Frente de Todos busca confirmar 17 mil puestos sanitarios para atender pacientes de emergencia cuando se produzca el pico de contagios. Pero hay críticas por la demora en la entrega de material en algunos municipios del interior.

24-04-2020 07:06

La pandemia puso en jaque a los servicios de salud pública y privada en todos el mundo. Ante el avance del coronavirus, casi todos los gobiernos se vieron obligados a tomar medidas para hacer más robusto su sistema sanitario. En el caso particular de Argentina la compra masiva de insumos hospitalarios lo evidencia. Desde elementos de protección personal (cofias, camisolines, barbijos, etc) hasta respiradores, monitores multiparamétricos y camas de alta complejidad son algunos de los productos que más solicitan los municipios y que escasean a nivel mundial.

En la Provincia de Buenos Aires (PBA) el gobernador Axel Kicillof desarrolló un plan de contingencia para que no falten camas en hospitales provinciales. Sin embargo, según confiaron al Equipo de Investigación de Perfil en diversas localidades de PBA, desde que el virus llegó al país, se instaló la cuarentena y el Gobierno nacional decretó la confiscación de algunos insumos, los elementos de atención necesarios en los hospitales municipales son asunto de quejas y preocupación

Para enfrentar el desafío, en las últimas horas, Kicillof firmó un decreto para disponer una asistencia financiera inmediata de 1000 millones de pesos para los municipios, a través de Aportes del Tesoro Provincial y mediante la creación del “Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal”. Este fondo, tiene por objetivo contribuir al pago de sueldos municipales y hacer frente a las necesidades por la emergencia del Covid-19.

En cuanto a las camas disponibles en los hospitales del amplio territorio gobernado por Kicillof, de acuerdo con los datos del informe elaborado por el Ministerio de Salud de la Provincia al que accedió el Equipo de Investigación en forma exclusiva, hay un total de 15.117 camas generales, las cuales se distribuyen de la siguiente manera: 8.220 en hospitales municipales, 6.722 en hospitales provinciales y 175 en hospitales nacionales

Del estudio elaborado por la cartera que conduce Daniel Gustavo Gollán, se desprende que el objetivo del gobierno provincial es llegar a las 17.709 camas. Este número implicaría aumentar las plazas en 2.592 unidades en total. Siempre según el informe, 1.541 camas serían las que hay que sumar entre los nosocomios administrados por los gobiernos municipales y 1.051 entre los administrados por la provincia.

 

Si se puntualiza en las camas destinadas a los cuidados intensivos, solamente en los hospitales que son administrados por el gobierno provincial actualmente hay 839 unidades que se distribuyen de la siguiente manera: UTI adultos (398 camas), UTI pediátricos (90 camas), UTI neonatología (351 camas).

Ante este panorama, desde el Ministerio de Salud bonaerense confirmaron que el objetivo es ampliar la terapia intensiva de los hospitales administrados por el gobierno provincial en un 70 por ciento, lo que implica un incremento progresivo de 2.048 camas. De concretarse este plan, que según el informe tiene fecha de finalización 30 de junio de este año, las terapias de cuidados intensivos para adultos pasarían a contar con 1.203 camas, las pediátricas con 318 y las de neonatología con 527 unidades.

No obstante, de acuerdo con la información que se pudo recolectar para esta investigación, en muchos municipios del interior de la Provincia hay malestar con los funcionarios de la cartera sanitaria provincial en relación a los insumos. Ocurre que a más de un intendente, desde la Provincia les pidieron que informen cuáles eran los insumos faltantes para hacerles llegar al material necesario pero, en la mayoría de los casos, desde la administración bonaerense sólo enviaron el 10 por ciento de lo soliticado.

Teniendo en cuenta que la evolución del Covid-19 en otros países muestra que el 80 por ciento de los infectados transcurren la enfermedad de forma leve, el 20 por ciento restante está conformado por los pacientes cuya situación de riesgo es moderada o grave y, dentro de ese total, sólo el 5 por ciento son casos críticos y deben ser atendidos en las unidades de terapia intensiva, cada gobierno local implementó diversas medidas para hacerle frente al coronavirus en sus respectivos municipios. 

 

barbijos columna 17042020

 

A continuación, el relevamiento realizado por el Equipo de Investigación que detalla las medidas tomadas en algunos municipios bonaerenses del interior de la Provincia:

Balcarce. La tierra que vio nacer a Juan Manuel Fangio, fue noticia a fines del mes pasado cuando el intendente, Esteban Reino, anunció un toque de queda a pocos días de iniciada la cuarentena con el objetivo disminuir la circulación de gente en las calles.

En diálogo con el Equipo de Investigación, Antonio Dojas, director del Hospital Municipal Felipe Fossati, explicó las medidas que están tomando para evitar la propagación del Covid-19 y cómo se prepara el sistema de salud local para cuando llegue el pico de infectados del que tanto se habla.

“Nosotros atacamos la situación en dos frentes: el hospital y la periferia”, contó Dojas. “En el primero nos enfocamos en redistribuir las áreas del nosocomio, lo dividimos en dos partes, pacientes con problemas respiratorios y con problemas no respiratorios. Y a su vez, reorganizamos la terapia intensiva que actualmente tiene seis camas y la queremos llevar a catorce”, agregó.

El problema con el que se encuentran en este municipio, es uno que se repite en la mayoría de las localidades bonaerenses y en el resto de las provincias. Antes de que se endurezca el aislamiento social y obligatorio, habían adquirido cuatro respiradores pero la empresa fabricante no los puede entregar porque el Gobierno nacional decidió confiscar la producción de esos insumos. “La falta de respiradores nos complica a todos, porque limita la cantidad de camas que podes aumentar que es lo que más nos preocupa”, comentó Dojas.

Además, desde la dirección del hospital municipal se decidió capacitar a todos los trabajadores (desde médicos y enfermeros hasta los empleados administrativos), en el uso de los elementos de protección personal (es decir barbijos, camisolines, cofias, máscaras, entre otros). “Acá hay otro problema, que es que este tipo de insumos también escasea y además los pocos que conseguís, como tienen precio federal, cuestan cuatro veces más que hace algunos días”, detalló el funcionario local.

Recorrida por el hospital Muñiz, nuevo pabellón para coronavirus y laboratorio de test de coronavirus.

En el caso de los barbijos, como ocurre en el resto de los municipios, en Balcarce optaron por reemplazarlos con otros de elaboración artesanal a medida que se repone el stock. “Sólo los quirúrgicos”, aclaró Dojas. “El resto que usa el personal médico, que son los 3M, siempre se los repone inmediatamente para garantizar su protección”, explicó.

Para garantizar el aislamiento entre los pacientes respiratorios y los no respiratorios, el municipio instalará 80 camas de baja complejidad en una escuela cercana al hospital con el objetivo es aislar los casos de coronavirus que requieran baja complejidad.

Los controles que hacen desde la municipalidad en la periferia son realizados por la policía y el personal de tránsito. Consiste en un bloqueo físico para controlar rutas y accesos a la ciudad. A cada viajero que pasa por Balcarce se le controlan los síntomas (sobre todo la fiebre) y si es sospechoso de Covid-19 se lo pone en aislamiento.

Cuando se detecta un caso sospechoso o positivo, un efectivo de la policía lo acompaña hasta su hogar y en caso de ser necesario, se aísla también a la familia y a todas las personas con las que en los últimos días esos pacientes tuvieron contacto directo. Además, en todos los casos se les da asistencia social a través de un monitoreo telefónico constante. En caso de ser necesario porque el cuadro del paciente empeoró o porque tiene además otra patología (por ejemplo cardíaca), se lo traslada al hospital. El mismo mecanismo lo utiliza el personal de psicología del hospital para brindarle apoyo profesional a los aislados en caso de que estos lo requieran. 

Para poder garantizar ese control que demanda un despliegue logístico de grandes magnitudes, el municipio utiliza dos aplicaciones. Una es miestado.com.ar, que está orientada a seguir la evolución de los síntomas de cada paciente y además es auto gestionado. En caso de que el usuario sea una red flag (una alerta roja) el hospital lo contacta inmediatamente.

HOSPITALES

La otra aplicación se llama VETE y significa Vigilancia Epidemiológica Territorial. Esta plataforma fue desarrollada por la sede del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Balcarce y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Mar del Plata. Mientras la primera se enfoca al cuidado individual, con esta se mapea el estado de la población en general a través de una mapa geo-referencial que está en la sala de situación del hospital.

Estos controles, junto con los que realiza el Municipio de Tandil, son los más destacados por su rigurosidad entre diversos funcionarios y especialistas de la salud con los que habló este medio.

Olavarría. Esta localidad ubicada en el centro de la provincia de Buenos Aires cuenta con cuatro centros médicos de importancia públicos y privados: el Hospital Municipal Doctor Héctor Cura, la Clínica María Auxiliadora, el Sanatorio CEMEDA y el Instituto Médico.

En sintonía con la Nación, Olavarría dividió la pandemia en tres fases. La primera, denominada de contención, consistió en descentralizar al hospital. “Se suspendieron las cirugías programas, se atiende sólo urgencias y los turnos de consultorios fueron derivados a los centros primarios (la ciudad tiene casi 26 en total) que están en los barrios”, comentó Germán Caputo, secretario de Salud del municipio en diálogo con el Equipo de Investigación. “Estos centros fueron divididos en respiratorios y no respiratorios”, agregó.

“A su vez, los centros médicos se dividen en no respiratorios y mixtos. CEMEDA y el Instituto Médico Olavarría son no respiratorios, mientras que el hospital y María Auxiliadora son, por ahora, mixtos”, detalló el funcionario. En caso de ser necesario, cuando llegue el pico de contagiados (la tercera fase, circulante) se planea que estos dos últimos centros queden exclusivo para casos respiratorios.

El nosocomio municipal cuenta en total con 140 camas aproximadamente y ahora se sumaron 25 unidades de baja complejidad que están ubicadas en una parroquia cercana al centro sanitario. Además, sumaron ocho camas de terapia intensiva (todas con respiradores) que se adhieren a las que ya tenían los centros de salud privados.

Coronavirus

Lo más destacable en esta localidad es que, gracias a donaciones de los vecinos y empresas de la ciudad, ahora el municipio puede instalar un laboratorio viral que le permite, entre otras cosas, realizar los estudios de Covid-19. “Nosotros teníamos un laboratorio bacterial, que demanda menos inversión e infraestructura. Ahora con este laboratorio viral se puede descentralizar y hacer estudios para las localidades de la zona”, agregó Caputo. Según comprobó este medio extraoficialmente, desde el Ministerio de Salud de la Provincia ya iniciaron comunicaciones con los funcionarios locales para derivar estudios en las próximas semanas.

En cuanto a los insumos, las preocupaciones se repiten. “Estamos bien, aunque aumentaron mucho los costos nosotros conseguimos todo, pero por cada paciente se estima que se consumen 25 kits de elementos de protección personal”, explicó el funcionario.

Como en Balcarce, Olavarría utiliza las mismas aplicaciones móviles para controlar los casos de infectados y evitar la propagación del virus. Además, se sumaron a las tareas de control y prevención los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires (UNCPBA), que tiene sede dicha localidad.
 

20200418_internado_coronavirus_cedoc_g

Tandil. Los dos centros públicos más importante de la ciudad son el Hospital Municipal Ramón Santamarina y el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas. Ambos pertenecen al Sistema Integrado de Salud Pública municipal (SISP), junto con un centro de salud mental, un hospital rural y al menos 20 centros de salud comunitarios.

Según contó al Equipo de Investigación el vicepresidente del SISP, Matías Tringler, “la prioridad se centró en ampliar la cantidad de camas”. Para lograr ese objetivo fue clave la ayuda del Ejército Argentino, que instaló 30 camas de baja complejidad en un hospital de campaña improvisado en las instalaciones del centro psiquiátrico. “Se redefinió la logística del edificio, convirtiendo un salón de espacios múltiples en un centro de internación para casos sospechosos de covid-19”, explicó el funcionario.

Además, se diseñaron circuitos diferenciados para los pacientes que deban ser intervenidos de urgencias y los pacientes respiratorios y los no respiratorios se alojan en dos pisos distintos.

Mar del Plata. El municipio conducido por Guillermo Montenegro es uno de los centros urbanos más importantes del país. El sistema sanitario local cuenta con 1.624 camas de las cuales 250 son camas críticas. 

Mar del Plata es uno de los tantos municipios donde la tecnología forma parte de la lucha contra la pandemia. El Instituto Nacional de Epidemiologia (INE) de esa ciudad desarrolló una herramienta predictiva de COVID-19 que se basa en un modelo matemático epidemiológico. El objetivo es predecir el comportamiento de la pandemia y así pronosticar los casos de posibles infectados, el número de camas de internación y de terapia intensiva que son requeridas a medida que avanza la enfermedad, y el número de fallecidos estimados.

En este municipio habrá un Hospital Modular. El mismo tendrá 500 m2 y contará con todo el equipamiento necesario sumando al sistema sanitario local 36 camas con la posibilidad de poder agregar otras 12 o 48 mas en caso de ser necesario. Además, para descomprimir las clínicas y hospitales de la ciudad, todos aquellos pacientes sospechosos o con síntomas leves serán alojados en distintos hoteles sindicales.

 

Hospitales modulares 20200416
 

Hospitales modulares. A los Hospital Modulares que se encuentran en construcción en el municipio de Quilmes y Mar del Plata, hay que sumarle siete más en la provincia de Buenos Aires. Los mismos estarán ubicados en Florencio Varela, Tres de Febrero, Hurlingham, Moreno, Esteban Echeverría e Ituzaingó.

Las obras serán financiadas por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y en total serán 11 los hospitales modulares en todo el país (también habrá uno en Córdoba, otro en Chaco y uno en Santa Fe) que le darán al sistema sanitario 798 nuevas camas de internación y cuidados intensivos.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, Argentina dispone de 2.516 camas de terapia intensiva para adultos en el sector público de todo el país, mientras que el sector privado suma otras 5.928. Si se suman las unidades de ambos sectores se alcanza un total de 8.444 camas críticas, de las cuales el 70 por ciento cuenta con respiradores artificiales para poder asistir a los casos más graves.

Uno de los escenarios posibles es que cuando llegue el pico de contagios los casos asciendan a 250 mil infectados. Llegado el momento extremo se estima serán necesarias 6 mil camas de cuidados intensivos para atender a esa población.

 

El Equipo de Investigación es dirigido por Rodrigo Lloret y está integrado por los mejores egresados del Posgrado en Periodismo de Investigacion y la Escuela de Comunicación de Perfil Educación.

Mail: [email protected] / Twitter: @EquipoPerfil