domingo 17 de octubre de 2021
EQUIPO DE INVESTIGACIóN Posible tratamiento
24-04-2020 06:15
24-04-2020 06:15

Mientras se esperan resultados en Argentina crecen las dudas por una supuesta droga

La cloroquina había sido promocionada para combatir el Covid-19 pero falló en Estados Unidos, Brasil y Francia. Se aplica en un estudio experimental en el Hospital Posadas, pero el Ministerio de Salud aún no informó los resultados. Cómo es la producción en el país.

24-04-2020 06:15

El uso de la hidroxicloroquina como tratamiento contra el coronavirus acumula cada vez más decepciones: hay recientes estudios fallidos en Estados Unidos, Brasil y Francia, y también advertencias de expertos cuestionando la sustancia en varias partes del mundo. Mientras tanto, la droga se aplica de forma experimental en Argentina en el Hospital Posadas como parte de un ensayo global pero todavía el Ministerio de Salud no informó los resultados obtenidos.

La fiebre por esta droga había aparecido tras los estudios del infectólogo francés Didier Raoult, que probó la medicación en 24 pacientes y aseguró que un 75% mostró mejoría. A principios de abril Donald Trump dijo en una rueda de prensa en la Casa Blanca que estaba dando “resultados muy esperanzadores” e instó a utilizarla. "Hay buenos indicios, tenemos una posible curación. No quiero esperar un año y medio para descubrirlo. Es una droga fuerte, pero no mata a la gente. ¿Qué hay que perder?", se preguntó el presidente de los Estados Unidos.

Sin embargo, la hidroxicloroquina genera cada vez más interrogantes y algunas investigaciones sostienen que hay pacientes que muerieron tras los ensayos científicos. En este informe el Equipo de Investigación de Perfil Educación presenta un repaso sobre los últimos fracasos que acumuló la droga como posible tratamiento y también se analiza la producción en Argentina del medicamento.

 

Didier Raoult
Didier Raoult, el principal impulsor de los tratamientos con hidroxicloroquina en el mundo.

Entre los malos resultados que acumuló la hidroxicloroquina alrededor del mundo, a principios de este mes se conoció que en el hospital francés Pitié-Salpêtrière, uno de los lugares donde se la testeaba, no mostró eficacia. Mientras que en Brasil, científicos que desarrollaban un estudio en la ciudad de Manaos debieron suspender una parte luego de que un 25 % de la gente que recibió la mayor dosis que se probó desarrolló problemas cardíacos. Según una investigación realizada por el New York Times, tras esos ensayos murieron 11 personas.

Por otra parte, en Estados Unidos, el uso de la droga no mostró ningún beneficio en un experimento sobre 368 pacientes, el mayor número sobre el que se probó. Pero, lo más preocupante, es que se registraron más muertes entre quienes recibieron el medicamento que entre los que fueron sometidos a la atención tradicional, según una investigación publicada en el sitio especializado medRxiv.org.

Si bien ninguno de los estudios con resultados a favor o en contra del uso de la hidroxicloroquina tiene hasta ahora un rigor certero por el escaso tiempo y las pocas muestras, un grupo de expertos de Estados Unidos auspiciado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) desaconsejó aplicar en pacientes con coronavirus el tratamiento que combina hidroxicloroquina con azitromicina por los riesgos cardíacos que puede conllevar.

“A excepción del contexto de ensayos clínicos, el panel recomienda no utilizar los medicamentos siguientes para el tratamiento de la Covid-19: la combinación de hidroxicloroquina y azitromicina, debido a potenciales toxicidades”, advirtió el grupo de expertos científicos en las conclusiones del estudio, según AFP.

Otro golpe a la esperanza de que funcione como tratamiento llegó este miércoles, cuando Rick Bright, el director de la Autoridad de Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada de Estados Unidos (BARDA por sus siglas en inglés) dijo que fue retirado de su puesto y reasignado a un cargo menor por oponerse a las tentativas de usar masivamente la cloroquina, como impulsa Trump.

"Estoy alzando la voz porque para combatir este virus mortal, la ciencia, y no la política ni el nepotismo, deben encabezar la lucha", sostuvo Bright, que tiene un doctorado en inmunología. Y agregó: "En contra de directrices engañosas, limité el uso extendido de cloroquina, que el gobierno promueve como un remedio universal, pero que claramente carece de méritos científicos".

 

Rick Bright, ex jefe de una agencia que combate el Covid-19
Rick Bright, ex jefe de una agencia que lucha contra el Covid-19, despedido por oponerse a la hidroxicloroquina.

Cuando las posibilidades de la hidroxicloroquina parecían más esperanzadoras, hacia finales de marzo, el Hospital Posadas comenzó a probar la droga en algunos pacientes, como parte del mega ensayo Solidarity, lanzado por la Organización Mundial de la Salud. Todavía el Ministerio de Salud no informó resultados sobre esos tratamientos. En ese momento, el ministro de Salud Ginés González García había expresado: "No puedo hacer juicio de valor. No podemos dejar de probar nada".

El Equipo de Investigación se contactó con el Ministerio de Salud para obtener los resultados del estudio realizado para publicarlos en este informe, pero no se obtuvo respuesta al cierre de esta edición.

Por otra parte, el impacto en Argentina también se dio entre la población, cuando se desató a principios de este mes un furor por el medicamento, que generó dificultades para conseguirla en los pacientes de lupus, malaria y artritis, que la utilizan para sus tratamientos.

Fuentes del mercado indicaron al Equipo de Investigación que este fenómeno se dio porque algunos pacientes crónicos buscaron stockearse ante el miedo de no poder acceder en los próximos meses y también porque en algunas farmacias se pudo haber vendido sin receta. Incluso la Asociación de Obra Social del Personal de Dirección había publicado un relevamiento en el que mostraban que la hidroxicloroquina había aumentado su precio en mostrador por un 76% en las farmacias argentinas, aunque los laboratorios locales habían asegurado que no fueron ellos los responsables de las subas.

Solo dos laboratorios producen hidroxicloroquina en Argentina. Según la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa), las empresas que la producen son Teva y TRB Pharma. “Si bien no hay datos oficiales de cuánto producen, el mercado hospitalario y de farmacias mensual ronda las 30 mil unidades de 60 comprimidos cada uno”, aseguró Eduardo Franciosi, director ejecutivo de Cilfa.

“Hay que aclarar que 30 mil unidades no es mucho. No todas las farmacias tienen en stock, es alta la probabilidad de no encontrarla”, sostuvo ante el Equipo de Investigación Claudio García, CEO de la filial local de la multinacional Teva, la mayor fabricante de genéricos del mundo.

“Ahora lo que nos preocupa a nosotros son los pacientes de artritis reumatoidea y lupus. Estamos en contacto con las asociaciones de pacientes y pusimos a disposición una línea de 0800 para que puedan llamar en caso de no estar encontrando la hidroxicloroquina”, agregó el ejecutivo para esta investigación.

Según los cálculos de García, para la demanda habitual de hidroxicloroquina, la industria local cuenta con insumos para varios meses, al menos “hasta pasar el invierno”. El principio activo que se utiliza para fabricarla se importa desde la India lo que impide acceder al insumo por el cierre de los vuelos internacionales.

El Equipo de Investigación es dirigido por Rodrigo Lloret y está integrado por los mejores egresados del Posgrado en Periodismo de Investigacion y la Escuela de Comunicación de Perfil Educación.

Mail: [email protected] / Twitter: @EquipoPerfil