7th de March de 2021
ESPECTACULOS InEs EstEvez y Mariana Genesio Peña
08-09-2019 01:17

Historia polémica y audaz en el prime time de Telefe

El lunes 16, a las 22.15, estrenan Pequeña Victoria, con temas como subrogación de vientre, mundo trans y maternidad compartida. Las actrices opinan que la tira ayudará a visibilizar esas luchas.

08-09-2019 01:17

Pequeña Victoria es la apuesta más moderna desde que Telefe pertenece a la compañía multinacional Viacom. La próxima tira, escrita por Erika Halvorsen, coproducida por Viacom International Studios, Mediapro Studios y Oficina Burman, tratará tópicos nunca antes profundizados en la televisión  abierta: la subrogación de vientre, los prejuicios contra el mundo trans, la resiliencia, la inclusión, y empoderamiento femenino. Es el punto de partida en una ficción cuya idea es que la vea toda la familia. Inés Estévez es Selva, una chofer de Uber, y Mariana Genesio Peña, es Emma, una mujer trans donante de esperma para que Jazmín (Julieta Díaz), una CEO en ascenso, pueda convertirse en mamá sin posponer su creciente carrera alquilando el vientre de Bárbara (Natalie Pérez). El lunes 16 de septiembre, a las 22.15, será el momento para comenzar a desandar una historia 3.0 en una TV de aire que comienza a adaptarse con historias a estos tiempos de consumos.

 —¿Qué expectativas tenés de “Pequeña Victoria”?

INES ESTEVEZ: Estoy segura que a la gente le va a encantar. Estoy segura que va a ser un golazo. Pero en general, no trabajo con expectativas a futuro, eso es una condición que aprendí haciendo cine, me enfoco en lo que estoy haciendo cuando lo estoy haciendo, después lo entrego.

—¿Qué les intereso de la propuesta para sumarse?

MARIANA GENESIO PEÑA: No me lo voy a olvidar nunca en mi vida. Era noviembre, estaba en la cocina de mi casa preparándome un café y me llama Erika Halvorsen, la autora, siempre quise trabajar con ella y nunca me animé a pedirle porque somos amigas, era incómodo decirle que quería trabajar con ella, y un día me llama y me dice: “¿Cómo te ves el año que viene en el prime time de Telefe?”. Pensaba que me estaba cargando, y le dije: “¿Qué, voy a hacer la amiga travesti peluquera de la protagonista?”. Me dijo que no, que iba a ser uno de los personajes protagónicos. No lo podía creer. Después me llamaron del equipo de Telefe, Burman, Darío Turovelsky, me contaron la historia y me volví loca. Tenía mucho miedo que exista la posibilidad de que lo pueda hacer otra. Sé que me lo propusieron a mí, no hubo casting. Me lo guardé todo el verano, solo a mi pareja (Nicolás Giacobone). “No puede ser verdad”, decía, era como que no me la creía y lo quería cuidar mucho.   

IE: Me llamaron de Telefe, que si bien había hecho cosas en esta pantalla nunca había sido contratada directamente por el canal; por lo tanto ésta es mi primera vez. Me dijeron que la producción artística la hacía Daniel Burman y los libros de Erika Halvorsen y eso me bastó para decir que aceptaba sin saber de qué se trataba la ficción. Para mí ellos dos son garantías.

—¿La ficción ayudará a entender cómo funciona el tema de alquiler de vientre?

IE: Absolutamente. Sobre todo porque no toma ningún partido definitorio por ningún rumbo, no va a formar una opinión. Simplemente presenta casos y muestra con mucha objetividad lo que le pasa a cada una de las integrantes.

GP: Esta ficción lo que va a brindar al público es la posibilidad de ver un poquito, o imaginar cómo es el otro costado. Cuando hablamos de subrogacion de vientre a través de personas famosas, conocemos las fotos del bebé, no sabemos quién pone el vientre, cómo son los contratos, que existen agencias. No es que vamos a contar esas historias, pero vamos a visibilizar ese costado.  

—Hay muchos casos de famosos que alquilaron un vientre: Marley, Flor de la V, Ricky Martín, ¿pensaste utilizar esta modalidad para convertirte en madre?

—GP: ¡Ni loca, con lo que sale! Nunca fue un deseo de ser madre, ni para mí, ni para mi pareja, me encantan los chicos, las criaturas, pero para un ratito nada más.

—Inés, ¿cómo viviste este regreso a Telefe?

E:Me encantó. Estoy disfrutando mucho del trabajo en la tele, antes me resultaba más interesante el cine, y ahora de estar mucho tiempo en el canal, no tener tanto tiempo de espera, activándote para hacer escenas muy disímiles es un ejercicio muy interesante y además, lo disfruto mucho. Este elenco es maravilloso y la paso muy bien. Cambió la tele, mejoró la calidad, me gusta el trabajo.

—¿Cómo fue la integración del elenco?

GP: El primer día de grabación yo la pasé pésimo (se ríe). Estaba muy nerviosa, muy insegura, me exigía mucho, no lo estaba disfrutando, imaginate que nunca había hecho tira, ni protagónico, y era un protagónico compartido con bestias de la actuación que admiro un montón, y entonces me sentía intimidada. Me dijeron que me relaje, que lo disfrute. El primer día de grabación nos fuimos a almorzar y nos hicimos amigas, empezamos a hablar de hombres, de sexo, de la vida.  

—Inés, ¿cómo ves la televisión hoy?

E:Hablarte de generalidades me es imposible,  no estoy conectada con la televisión, no tengo tiempo de mirar nada, ni series de Neflix. Lo último que vi fue “Gipsy” y “River”.

—Mariana, ¿hacer televisión es lo que más te gusta?

GP:Es mi primera experiencia en tira, es lo que más me gusta hacer porque es lo que estoy haciendo. A mí me gusta ser actriz, hacer teatro, me gusta la adrenalina de estar con el público, me gusta el cine, y la tele por todo lo que se genera, una familia por el tiempo que pasás.

—Es en un momento de profunda crisis. Si lo necesitaras para llevar adelante una familia, ¿serías chofer de Uber, remís o taxi?

E: Más bien!.Si supiera manejar lo haría sin lugar a dudas. No tengo auto, sé lo básico. En la serie se me ve manejando, pero uso un auto con caja automática. Si, si me pasara, estaría en esa situación aprendería a manejar y lo haría. ¡He hecho cada cosa.

Entre Hollywood, la discriminación y la fe  

—Inés luchás por las igualdades y la discriminación, ¿cómo analizás el cambio social y lo que sucede en las redes?
ESTEVEZ: la hipercomunicación tiene ventajas y desventajas. Hay una impunidad de la gente que está frente a un teclado y se siente con la autoridad para decir cualquier cosa que quizás no te lo diría en la cara. Pero a la vez las redes son una arma poderosa de comunicación, y sirven para concientizar. El grave problema de la humanidad ha sido históricamente la falta de aceptación de todo lo que sea diferente, el ser humano le tiene miedo a lo que desconoce, tenemos que empezar a naturalizar la singularidad y las diferencias para empezar a hablar de inclusión.
—Mariana, ¿dónde estudiaste para formarte como actriz?
GENESIO PEÑA: Hace más de diez años estudio actuación con diferentes profesores: Sebastián Pajoni, Javier Daulte, Alejandro Catalán, y en el medio me fui a vivir a Estados Unidos. Estudié en tres escuelas importantes de Nueva York, un año en el Stella Adler Studios, otro en Dish River Studios, y otro en Michael Howard Studios. Allá trabajé en dos obras.  
—¿Sos religiosa como tu personaje?
E: No. Soy una persona que confía en un equilibrio universal, pero no adhiero a ningún dogma.
—¿Te gustaría trabajar en Hollywood?
GP: Sí, claro que me gustaría trabajar en Hollywood. Cuando estaba trabajando allá, empecé a vislumbrar la posibilidad de quedarme, pero decidimos volver, extrañaba a mis amigos actores.
—Fuiste Gina, del pabellón trans, en “El marginal”, ¿cómo fue la experiencia?
GP: Espectacular. Fue uno de los desafíos más grandes que tuve como actriz. Me impresionó muchísimo la repercusión, me llueven mensajes de Instagram, en la calle, y lo que me tocó hacer fue muy jugado, me generaba mucha inseguridad. Claudio Rissi es el mejor compañero que podía tener, lo amo, es un sol de persona, el mejor actor argentino por lejos, es una bestia, es muy ser muy generoso.

En esta Nota