martes 21 de marzo de 2023
ESPECTACULOS ‘MATILDA EL MUSICAL’

La magia de un clásico en plena acción

El 1 de junio llega la versión local de la famosa puesta que pasó por Londres y por Broadway, y que cuenta con Laurita Fernández, Agustín “Soy Rada” Aristarán, Fer Metilli y José María Listorti en los roles de los adultos. La creación de Roald Dahl llega a Buenos Aires para certificar su vigencia en el mundo.

18-03-2023 03:34

Después de su paso por los rincones más importantes del universo del musical teatral, el 1 de junio, con entradas a la venta desde mañana, llega Matilda, el musical al teatro Gran Rex y llega por 8 únicas semanas. Llega a Argentina de la mano de Carlos y Tomas Rottemberg, Valentina Berger de GO Broadway, Mariano Pagani de MP y Pablo Kohlhuber y Fernando Moya de Ozono Producciones. A la hora de los adultos que hacen al relato de Roald Dahl, Laurita Fernández sera la Señorita Miel, Agustín Soy Rada Aristarán, la mítica directora Tronchatoro, Jose Maria Listorti y Fer Metilli el Sr. y la Sra. Wormwood, los padres de Matilda. Y la misma Matilda será compuesta por tres niñas, ya que habrá tres elencos infantiles distintos en las funciones. 

El relato que todos aman. Es la misma Laurita Fernández quien deja en claro el amor popular por el cuento, la película de Danny de Vito y el reciente musical que creó Netflix: “Matilda es uno de los relatos que más amaba de niña, ya que el film de los años 90 lo ví muchísimas veces. Recuerdo terminar de verlo y querer mover el control remoto de mi casa con los ojos. Tiene eso: ver una película de chico para mi implicaba que lo que pasaba en la película podría pasar en la realidad. La recuerdo mucho a Matilda, porque era una de las pocas películas animadas que me encantaba”. Por otro lado, José María Listorti desconocía el fenómeno y lo sorprendió la reacción en la calle: “Le contaba a los productores que no me había pasado nunca y no te lo exagero un ápice. Voy al gimnasio, y gente que siempre es ‘hola/chau’ me ha preguntado ‘¿Perdón, vas a a hacer Matilda? Ya mismo sacó las entradas, no lo puedo creer’. Voy por la calle, y me pasa lo mismo. Nunca me pasó. Yo tenía subestimado al fenómeno”. 

Es la actriz Fer Metilli quien busca dar en la tecla a la hora de entender porque el fenómeno de Matilda está más vigente que nunca: “Se pasa hoy por un momento social de revolución en todos los sentidos. Uno de los mensajes más fuertes es no al maltrato infantil. En todas las generaciones ha pasado que te sentís maltratado por algo, por alguien. Este cuento tiene un grito de cuidado hacía la niñez. Ahora todo eso está súper a flote, y si bien existe desde siempre, ahora hay más revolución de los niños. De la Matilda que vimos en el cine, la de los libros, y la de ahora vale rescatar que siempre se grita que cuidemos a los chicos”. Es Fernández quién se suma a esa idea: “Hay condimentos que están en Roald Dahl, que tienen que ver con la oscuridad: el maltrato, el ignorar, la discriminación, y la soledad de un niño que encuentra una familia no biológica y así la lista. Todas esas cosas te pueden dar la sensación que no son un cóctel para un cuento infantil, pero sí, Dahl lo logra. La nueva versión de Netflix te muestra que se planta mucho más la nena. Y hay más diversidad. Creo que es imposible no empatizar con los personajes de esta historia, queres que los buenos triunfen y que además se queden juntos”.  

Un milagro para todos. José María Listorti lo deja claro, la importancia de Matilda y sus muchos públicos, a la hora de rememorar aquello que definió sus recuerdos lúdicos en la infancia: “Yo tengo dos etapas, las que leía de chiquito y las que les leo a mis hijos. A mis hijos les leí Mi amigo al gigante. A mi me gustaba mucho ver televisión y era fanático de Calitos Balá. Hacía reír a las tres generaciones: yo con 8 años, mi papá con 40 y mi abuela. Me parece que en Matilda pasa eso. Las tres generaciones disfrutan. Todos se identifican con algo en esta producción impecable”. Y Metilli se suma a ese entusiasmo, desde el desafío que le representa: “Yo tengo papás más grandes, y por ejemplo, los domingos se veía Landriscina. Hay una mezcla en mí del humor para todos, y el relato infantil que me encanta. Me gusta el hacer reír desde los nenes, desde la caricatura, o desde la ironía, más para los grandes. Me gusta romper los límites de ambos mundos”. Y suma, pensando en porque fueron más de 800 chicos al casting: “Se entendió que el hecho que no nazcas con el talento no implica que no pueda existir una cultura del trabajo, del estudiar para lograr cosas, para cantar, bailar. El formarse. Eso se ve en este elenco de nenes y nenas. Y aplaudo de pie a todos esos padres y madres que llevaba a talleres, que apoyan el sueño de su hijo. Se nota en estos niños que hay una familia que apoyan esa pasión”. Uno de esos niños que estudiaba, cantaba y bailaba hace algunos años es, precisamente, Laurita Fernández, quién no puede dejar de festejar esta producción y su escala: “Yo recuerdo cuando empecé, siempre estudié danza. Mi mamá me llevó a ver un musical y yo le dije que quería hacer eso. Me llevó a estudiar canto y teatro. Recuerdo que había muchos musicales en aquel entonces, un auge muy grande. Había muchas escuelas de danza, y hacían coreografías de esas obras. Recuerdo esa época potente, y por la crisis eso empezó a costar más. Es una gran inversión una producción semejante. Que se pueda traer Matilda con lo que eso significa, que se haga con el estándar de Broadway, de Londres…no se hace una low-cost acá. Se hace bien. Me da mucho orgullo ser parte de semejante producción”. Esa producción, tiene en los niños su principal maravilla y Listorti cierra hablando de ello: “Los chicos son impresionantes. Hicieron un casting de 800 pibes, que marca algo hermoso: todos los que tienen talento (y eso que es más complicado venir para gente de otras provincias, donde hay todavía más talento). Tiene que ver con los certámenes de canto y baile. Tiene que ver con Lali, con Tini, y toda esta revolución, con los instagramers, con quienes triunfan como Bizarrap”.

 

Una mala como pocas
Una de las grandes sorpresas fue el casting de Agustín Soy Rada Aristarán como la famosa directora Tronchatoro. Es el actor y comediante quien habla sobre ese rol: “Primero, hacer un personaje como la Tronchatoro es un desafío muy grande. Ella es lo 

opuesto a lo hago yo, porque es muy mala. También es una mujer, es decir, físicamente es diferente a mí, es muy alta, muy grandota, su relación con el mundo a ese a través del odio. Por eso es un desafío, por eso me gusta tanto ese personaje. 

La máscara que uso para interpretarla me ayuda mucho para entrar en la mente de este personaje. Fue muy loco las primeras veces de ponerme la máscara. Mi sonrisa genera otra cosa en esa máscara. Gracias al trabajo que Ariel del Mastro y Marcelo Caballero, los codirectores, todo va muy bien. Yo trabaje con ellos en Aladdin y esto está siendo genial también”. ¿Cómo van esos ensayos de cara al 1 de junio? Aristaran responde: “Adrenalínico todo, intenso y hermoso. Y gigantesco. Hay un elenco muy hermoso de todos nosotros: Laurita 

Fernandez que es un amor. Se van a reír mucho con José María Listorti y su padre de Matilda. Fernanda Metilli, que bueno, es una de las mujeres que más admiro, aparte que sea mi pareja. Es un ensamble maravilloso, y las estrellas son los pibes: hay tres elencos de niños con un talento que nos dejó con la boca abierta. No sabes lo que son. Toda esa ‘escuela de Matilda’ viene trabajando hace mucho, y es medio increíble”.

En esta Nota