sábado 03 de diciembre de 2022
ESPECTACULOS ‘LO COTIDIANO’

La mirada del amor desde La Rambla

24-09-2022 04:22

Todo empezó el 14 de febrero del 2020. El día de los enamorados. Ese día fue la primera vez que leímos la obra Lo cotidiano de Valeria Di Toto en el torneo de dramaturgia de TABA (Temporada Alta) que hace varios años organiza Timbre 4

junto con España. Se trata de un ring en el escenario, donde actores suben y leen obras de dramaturgos argentinos y españoles. Estas obras compiten, primero cada país por su lado y para finalizar, a modo de gran show de box los textos finalistas argentino y español hacen su última lectura y los espectadores votan cuál es el texto ganador. Ese 2020 Valeria Di Toto alzó los brazos en medio del ring, haciéndose campeona de semejante galardón. El público había comprado ese texto y nosotros, estábamos muy embalados con seguir hacia el nuevo desafío que era montar el espectáculo. A partir de esa premisa Valeria se hizo cargo de la dirección y Matías Marshal y yo de Tomas y Veronica, esos personajes que se definen por la ternura que generan. A un mes de iniciar los primeros encuentros llega la pandemia y con esto, los ensayos y el futuro de estrenar se vuelve incierto, como todo en el transcurso de ese 2020, 2021…

Llegamos al 2022, y la idea de seguir adelante con el proyecto nos seguía tentando. En mayo por fin la obra vio la luz.

Lo cotidiano se centra en un encuentro entre Veronica, una marplatense de cuarenta y largos, que se divierte mirando a todos a su alrededor y sentenciando conductas, dándole la espalda al mar que en verano se le vuelve poco feliz por la cantidad de gente que lo transita, y Tomas un recién llegado a esa ciudad balnearia que quiere quedarse y sentirse parte del lugar, tiene veintipiquitos y está lleno de proyectos a futuro.

A partir de interrogantes que él hace para generar conversación y que ella responde a regañadientes vamos descubriendo el interés y la atracción que ambos sienten por el otro.

Finalmente la ficha se da vuelta cuando el jovencito dubitativo avanza sobre ella, y Verónica y toda su dureza se vuelven gelatina haciendo de ella una nena observada y sentenciada por la mirada exterior. Es que Tomas tiene veintipico… y ella.. ella podría ser su madre. Y sin revelar cómo termina esta historia, hago un parate acá y pienso en porque me atrajo tanto el texto.

Como actriz de 48 años, me llegó el momento en el que los castings, las audiciones, tratan de ser “la mamá de”, “la secretaría de”... “la mujer de” y siempre me pregunto ¿y la mujer que desea? ¿Y esa mujer deseada? Se ve muy poco ese aspecto en mujeres de nuestra edad. Y ni hablar de mujeres más grandes saliendo con hombres más chicos. En muchas de las películas y series argentinas el protagonista hombre está casado con una mujer quince o veinte años menos. Ni siquiera se hace referencia a esa diferencia. Es así… Y si ahondamos un poco más, podríamos decir que inclusive marcando la diferencia, esa mujer joven está porque ese hombre provoca una profunda admiración en ella, es un médico reconocido o un gran escritor, y me pregunto, la mujer con una realización profesional, o con un gran intelecto ¿no atraería a un hombre más joven por las mismas razones? Las arrugas, la panza, o las canas ¿son seductoras en el hombre y no en la mujer? ¿Por qué? Lo cotidiano plantea eso. Hay atracción y admiración mutua. Los dos personajes dan y ofrecen, son fuertes y vulnerables. Uno se olvida de la diferencia de edad y quiere ver esa pareja. Espía ese romance sin prejuicios y se va con esperanza de amor en puerta...

Si el teatro tiene algo de mágico, es que nosotros, los actores podemos llevar al espectador que está ahí, en la oscuridad de la sala, a dar una vuelta por la fantasía y proponerle pensar pero desde los sentidos, desde lo emocional. Esta obra, de una gran sencillez, los invita a dejarse llevar por esos dos seres que parecen no tener nada en común pero buscan nuevos puntos de vista a lo cotidiano, buscan encontrar algo… encontrarse. Tal vez.

 *Actriz de Lo cotidiano

En esta Nota