7th de March de 2021
ESPECTACULOS ZENDAYA
30-01-2021 03:20

La reina de Hollywood llega a los Oscar

La actriz y cantante, ganadora del Emmy por Euphoria, filmó en secreto Malcolm & Marie junto al showrunner del éxito de HBO. Es parte de Marvel, estará en Dune y nada la puede frenar: es una estrella única en toda La Meca.

30-01-2021 03:20

Hollywood hoy es Zendaya. Así es, nadie como esta actriz de 24 años, nacida en la galaxia Disney y famosa por el show K.C. Undercover, representa las nuevas posibilidades, la nueva realeza y los nuevos límites y tendencias de un lugar que desde marzo del año pasado sufrió la crisis más grande de toda su historia. Zendaya, quien decidió quedarse simplemente con ese fragmento de su nombre, a la Prince, presenta el 5 de febrero en Netflix su próximo salto evolutivo: Malcolm & Marie, la película que ella misma le dijo a Entertainment Weekly: “Esto es definitivamente una especial forma de hacer algo distinto a todo lo que he hecho antes”.

La clave viene estando, claro, en ese “todo lo hecho antes”: ya hablamos del universo Disney, seguro, pero la actriz se convirtió en el 2020 en la más joven ganadora del premio a Mejor Actriz en un Drama por su rol en Euphoria, la famosa serie de HBO cuyo showrunner, Sam Levinson, se ha convertido en su perfecto espejo creativo (entre las horas y horas que pasaron al teléfono cuando se frenó el rodaje de la segunda temporada de Euphoria apareció por motivación de Zendaya la idea de hacer una película, con el mismo equipo técnico y con apenas la mínima cantidad de gente posible). No solo Euphoria es su satélite más contundente, es parte de la usina de miles de millones de seguidores más grande del planeta: Marvel. De hecho, en estos momentos está en rodaje la tercera parte de Spider-Man, donde interpreta a una distinta Mary Jane Watson, eterna Lois Lane del arácnido. Y durante 2020 se iba a estrenar un proyecto XL, de Warner, del cual era parte: Dune, la nueva adaptación y ahora demorada en su estreno, del clásico de ciencia ficción. Considerando que la timidez fue un literal problema que trabó durante años y la llevó a médicos, esta veinteañera hoy domina y pisa como nadie en Hollywood. Y todavía no se estrenó la película que le va a dar, al menos, su primera nominación al Oscar: Malcolm & Marie.   

La pequeña revolución. Así le dijo Zendaya a la revista GQ cómo llegaron a Malcolm & Marie junto con el director Sam Levinson: “Hablamos de muchas ideas, de muchas cosas, hasta pensó Sam en una versión meta de mi vida en Disney, pero no me entusiasmaban muchas de ellas. Y de repente, me lanzó esto, esto que podría ser esta película, y me enamoré del desafío y de las posibilidades que podía generar. Me dio la sensación que era la película donde podía ser una mujer, una mujer adulta, como actriz”. La idea de la que habla Zendaya es simple y Sam Levinson la contó en varios medios anticipando el estreno del 5 de febrero en Netflix: “Necesitaba un catalizador. ¿Qué cosa terrible puede hacer una persona a su pareja? Y se me ocurrió un episodio personal: cuando me olvidé de agradecer a Ashley Levinson, mi esposa, en la premiere de la película Assassination Nation, que fue una película brutal a la hora de la edición, y ella quedó muy decepcionada y alterada. Siempre me sentí muy culpable al respecto”.

Ese, entonces, es el escenario de la película rodada en Carmel en junio del año pasado (era el único lugar en California que permitía rodajes en, al menos, domicilios particulares sin permisos). Una pareja: él, el actor John David Washington (el protagonista de la todavía no estrenada Tenet) interpretando a un director que acaba de estrenar, literalmente, la película que parece lo llevará a la fama, a otro lugar, a la gloria; ella, Zendaya, su pareja, una actriz retirada muy jovencita, que no fue saludada a la hora de los agradecimientos. Desde ahí, en blanco y negro, en una casa enorme y muy californiana, Malcolm y Marie, Washington y Zendaya, generan un tour de force, de encierro, de una pelea de pareja devastadora, de instantes donde la actriz comprueba que nadie, pero nadie, puede hacer lo que hace ella. La actriz le dijo a GQ: “Apenas Sam Levinson, habló de filmar en blanco y negro, de trabajar con el equipo que había quedado desempleado de Euphoria, de generar una film pequeño, que se fuera reescribiendo todo el tiempo, todo me sonó aterrador y energizante, principalmente porque nunca había tenido la oportunidad de ser parte de algo así desde su concepción”.  

El rodaje. Así entonces comenzó la producción de una de las primeras, si no la primera, película rodada en plena pandemia. Un equipo de apenas algunas personas de confianza, los actores que hacían su propio pelo y maquillaje. Zendaya le declaró a Entertainment Weekly: “No había asistente de dirección, no había un horario que había que cumplir sí o sí, agentes que revisaran el guión. Hubo muchos momentos donde Sam escribía a medida que avanzabamos en el rodaje”. Y la película terminó siendo el resultado de una apuesta, de Levinson, Zendaya y equipo, que finalmente compró por 30 millones de dólares Netflix. Pero el film no se ahorró nada, de nada: hay tensiones, hay discusiones épicas, hay momentos realmente asfixiantes y hay mucho de ellos dos, de Zendaya y Washington. Zendaya declaró después de la premiere: “El proceso de vivir algo así, dentro y fuera de la pantalla, y poder ser parte de algo así en cada instante, en cada decisión, fue tan excitante como aterrador. Fue mucho con lo que lidiar, fue mucho de creer en que podía hacer cosas que no sabía que podía hacer como actriz, y eso fue aterrador”.

Lo cierto es que con Zendaya y Sam Levinson en el proyecto, Hollywood les prestó atención. No solo eso, se generó un modelo que la industria de La Meca siguió para estos films más bien pequeños (equipo pequeño, no más de 12 personas en el set, testeo diario, menos complicaciones y burocracia de rodaje). Ahora queda ver si la pequeña apuesta se convierte en una de las grandes nominadas para la próxima temporada de premios que comienza.

 

La nominación en marcha

Es cierto: es el año más raro de nuestras vidas y todavía no sabemos cuánto va a durar. Por lo pronto, el 25 de abril de 2021 tendremos los famosos Oscar y 28 de febrero los Golden Globle. Ahora, lo importante: Malcolm & Marie podría ser la primera nominación al Oscar de Zendaya. No solo eso: está difícil, pero considerando que los Oscar necesitan rating antes que otra cosas ¿podría ser Zendaya la ganadora del Oscar 2021 a Mejor Actriz Protágonica? Hay algunos problemas, y el principal es Frances McDormand, la ya doble ganadora del Oscar, que sorprendió al mundo con su trabajo en Nomadland (con estreno en marzo en Argentina). Otra candidata fuerte es la siempre presente y también ya ganadora Viola Davis, por Ma Rainey’s Black Bottom. Carey Mulligan sorprendió al planeta con su trabajo en Promising Young Woman que generó el final más hablado del año 2020. Hay otros nombres resonando: Andra Ray (por The United States vs. Billie Holiday), Nicole Beharie (Miss Juneteenth), y Vanesa Kirby (Pieces of a Woman). ¿O serán las actrices veteranas las que van a lograr volver a los premios que hace rato no les dan o que nunca les dieron? Nombres como Sophia Loren, Kate Winslet, Michelle Pfeiffer o Meryl Streep. Lo cierto es que las candidatas fuertes ya todas han sido nominadas (Carey Mulligan nunca ganó) y todo genera una carrera a Mejor Actriz para los próximos Oscar como no se ha vivido en mucho tiempo. ¿Será entonces finalmente la hora de la victoria más grande en la carrera de Zendaya como actriz y su salto ya a otro nivel, si es posible, de estrellato? Solo el Oscar lo sabe.

En esta Nota