ESPECTACULOS
Horarios en funciones

Las tablas y sus nuevas opciones tempraneras

Varias obras van dando forma a un panorama escénico, marcado por una tendencia insospechada hasta estos días: el fenómeno particular que implica espectáculos que tienen lugar en horarios fuera de la norma del circuito.

2023_09_24_benito_laboca_gzacarlosfurman_g
Ejemplo. Con una puesta espectacular, Benito de La Boca, es uno de los ejemplos más claros de una tendencia en crecimiento en la actualidad. | GZA. CARLOS FURMAN

Cuando Grecia era un imperio, el teatro se hacía durante el día, pero luego las velas y la luz eléctrica hicieron que la noche fuera el horario teatral. Pero desde hace algunos años, más en este 2023, la escena puede verse también al mediodía o en las primeras horas de la tarde.

En el 2014 fue Guillermo Cacace, quien propuso hacer teatro cerca del mediodía. Hoy analiza: “Fue creer en una alternativa ante lo que se presenta como modo único de hacer las cosas. Inventar otras formas de estar juntos en la tensión entre el deseo y lo posible. Teníamos dos meses para montar y sólo podíamos estar los quince juntos, siete domingos a las nueve de la mañana. Renunciamos al descanso, hicimos malabares para dejar a nuestros hijos al cuidado de quien pudiésemos y mucho más… Pero también es verdad que descubrimos una enorme felicidad en trabajar con la relajación del cuerpo despertando, se habilitaba una percepción muy sensible de todo lo que pasaba. Estrenamos por las noches y no nos sentíamos a gusto. Nuestro horario era el de las mañanas, allí se hacía la verdadera experiencia a la luz del día, casi sin puesta de luces. Pensamos que en ese horario haríamos dos meses y bajaríamos, casi diez años más tarde volvemos a ese horario y como por entonces la gente nos acompaña con una amorosidad que nos confirma en aquel riesgo asumido”.

Hoy Mi hijo sólo camina un poco más lento de Ivor Martinić está los domingos a las 12, en Timbre 4. Este teatro que tiene propuestas los domingos al mediodía, en sus salas de México 3554 y Boedo 640, con localidades a $ 4 mil Sumó La Papa de Natalia Jesica Slovediansky, con dirección de Nicolás Salischiker. Inventaron la primera hora de la tarde, a las 14 con El mecanismo de Alaska de Federico Lehmann con dirección e interpretación del grupo Lospipis. Le sigue a las 16 hs. La casa del río de Jorge Castaño y a las 17.30 El amor es una mierda escrita y dirigida por Cecilia Meijide, unipersonal con Vanesa Maja, quien consigue hacer sonreír a partir del fracaso amoroso.

El Teatro del Pueblo (Lavalle 3636) suma otra particularidad, tiene un precio especial para los vecinos de Almagro ($ 2 mil). Su cartelera propone Vida y milagros de Niní Marshall, con textos originales de ella, más la dirección de Ana Padovani, quien asume la interpretación acompañada por Ricardo Merayo, los sábados a las 17. Niní Marshall fue autora e intérprete de personajes inolvidables como Catita o Doña Pola. Otra vuelta de tuerca sobre el mito de Fausto, aquel que vendió su alma al diablo, es la que se descubre a las 17.30 con Fausto en Valle Oliva escrita y dirigida por Héctor Levy-Daniel, con Marcelo Nacci, Milagros Almeida, Guido D’Albo, Alejo Mango, Nacho Vavassori y Amanda Bond. Acerca de manera accesible una historia del siglo XIX para hallar ecos en la actualidad, con una inmediata reflexión. Se suma La segunda muerte de Juan Moreira escrita y dirigida por Raúl Brambilla y a las 17.30 se puede ver La cápsula de Diego Casado Rubio, unipersonal de Emiliano Dionisi, que rinde homenaje a los padres.

En el Payró (San Martín 766) los sábados a las 17 está La fuerza del agua de Adriana Tursi, basada en un hecho real que permite reflexionar sobre la justicia y sus errores, con dirección de Enrique Dacal.

En el Celcit (Moreno 431) los sábados a las 16 reestrenaron Papá Bianco y los Alonso ($ 2.500) de y con Irina Alonso e Ingrid Pelicori. Es Pelicori quien analiza: “Podría decir que nos pareció una muy buena opción, y cuando lo comentamos con el público, en general nos dicen; ‘qué buen horario’. Hace tiempo que hay obras de teatro en los más diversos horarios, pero especialmente después de la pandemia, notamos que se agradece mucho las horas más tempranas. Sobre todo en invierno. Y el Celcit –donde estamos– queda en esa zona, entre Plaza de Mayo y San Telmo, que además invita a un paseo agradable después de la función, los fines de semana a la tarde. Pensamos que para algunos espectáculos como el nuestro, es perfecto, porque además deja libre la tardecita y la noche para otras cuestiones familiares. Antiguamente eran horarios para obras infantiles, pero creo que ya quedarán definitivamente integrados como opciones para todo tipo de obras”. Se suma en ese mismo espacio, pero los domingos Libertins de Patricia Zangaro, con dirección de Gustavo Insaurralde.

Otro de los arriesgados es el Espacio Callejón (Humahuaca 3759/$ 3.500) que propuso los domingos 13.30 el clásico de Jean Genet: Las criadas, con Pablo Finamore, Dolores Ocampo y Claudio Pazos. Su director Facundo Ramírez asegura: “La demanda de espacios por parte de los realizadores teatrales es tan abrumadora que aún con mucho tiempo es difícil conseguir el escenario en el que uno desea trabajar. Aunque uno se organice las salas ya no disponen de horarios centrales. En mi caso quería hacerla en este barrio, el Abasto, donde hay una gran proliferación de espectáculos independientes. El horario resultó favorable, porque desde su estreno se llena. Tuve una experiencia similar en el 2007 cuando hice mi versión de Amarillo de Somigliana los domingos a las 16 hs en el Celcit. No hay un horario central, ya que el éxito en horas no convencionales lo demuestra”. También los domingos se puede ver a las 17 la historia de una mujer interpretada con excelencia por Verónica Pelaccini. Este unipersonal El Bien escrito y dirigido por Lautaro Vilo, entrecruza humor con inteligencia.  

El teatro oficial también se sumó a esta tendencia y el Complejo Teatral de Buenos Aires tiene dos espectáculos en horarios extraños. Benito de La Boca en el Teatro De La Ribera que se presenta miércoles, jueves y viernes a las 14.30, más los sábados y domingos a las 16, con entradas a $ 3.500 y $ 2.500. La propuesta homenajea al artista plástico Quinquela Martín y lo hace con una orquesta sobre el escenario y las actuaciones de Roberto Peloni, Mariano Magnífico, Rodrigo Pedreira, Belén Pasqualini, Alejandra Perlusky y Julián Pucheta, entre otros. Hay que avisar que las funciones se levantan si juega Boca. El otro espacio del CTBA es el Cine Teatro El Plata (Avenida Juan Bautista Alberdi 5765) donde se trasladó Burguesa, versión libre e imperdible de El burgués gentilhombre de Molière, que imaginó y dirigió Alfredo Allende, con funciones sábados y domingos a las 17. 

Hasta se puede ver teatro “a la gorra” como lo que propone el Paraje Artesón (Palestina 919) con The Raven / El cuervo. Poema de Edgar Allan Poe, con dirección de Iván Moschner los domingos a las 14.30. Los temas históricos parecen ocupar su propio espacio y también temprano. Mariquita: la verdadera revolución de Nora Inés Schiavoni con dirección de Marcela Grasso, se da en Nün Teatro Bar los domingos 16.30 ($ 4 mil).  Y otra propuesta con protagonistas reales es Damasia y Lavalle, basada en la historia de amor, escrita por Augusto Patané, con dirección de María Colloca, los domingos 15.30 en el teatro El extranjero (Valentín Gómez 3378).

Y cada día se suman más teatros y espectáculos en estos horarios. Muchos aseguran que el público prefiere moverse con luz de día, cuando hay más facilidad para encontrar transporte. Hay que subrayar que en las plateas se observan jóvenes y también personas mayores. Habrá que ver qué pasa en la primavera y el verano con los días más largos.