jueves 09 de abril de 2020 | Suscribite
INTERNACIONAL / politica y religion
sábado 1 septiembre, 2018

Denuncian un ‘golpe’ contra Francisco del ala conservadora de la Iglesia

Vaticanistas cuestionan la misiva del arzobispo Viganò, en la que acusó al Papa de encubrir a un abusador sexual. El grupo de cardenales que llamó ‘herético’ a Jorge Bergoglio.

por Leandro Dario

Crisis. Víctimas de abusos se manifestaron esta semana en el Vaticano. Francisco expulsó a McCarrick del colegio cardenalicio, pero igual fue acusado por Viganò. Foto: AP / AFP
sábado 1 septiembre, 2018

“He hablado porque la corrupción ya ha llegado a la cúpula de la jerarquía de la Iglesia. No nutro rencores, solo quiero que la verdad salga a flote”. El arzobispo Carlo Maria Viganò justificó con esas palabras el vendaval político que desató el misil que disparó contra el papa Francisco, al que acusó de encubrir abusos sexuales en la Iglesia Católica. Su denuncia, que no fue contestada por el religioso argentino, fue calificada por los vaticanistas como un intento de “golpe de Estado” y una “operación” contra el Sumo Pontífice, que, el día que se conoció la misiva, concluía una difícil gira por Irlanda.

Una de las voces más críticas fue la de Andrea Tornielli, director del prestigioso sitio Vatican Insider. “No sé si es un ‘golpe’ pero por cierto es una operación mediático-política y de poder en la Iglesia, que tiene como protagonista a un grupo clérico-mediático ultraconservador, defensor de la ‘familia tradicional’, que no ha tenido ningún problema en hacer un ataque violento al Papa mientras estaba celebrando la eucaristía con miles de familias en Dublín”, explicó a PERFIL.

El grupo, integrado por miembros de la Curia romana y obispos de Estados Unidos, cuestiona en público y privado la tarea pastoral de Francisco, al que acusan de permitir la comunión de los divorciados. El pasado abril organizaron en Roma una cumbre liderada por los cardenales ultraconservadores Raymond Burke y Walter Brandmüller, en la que hasta acusaron al Papa de “herético”. La piedra en el zapato para ese sector fue la encíclica Amoris Laetitia, que abrió la puerta, en algunos casos particulares, a que divorciados vueltos a casar reciban la comunión.

“Este es un ataque coordinado contra el papa Francisco. Se avecina un golpe de Estado y si los obispos de EE.UU. no defienden, como cuerpo, al Santo Padre en las próximas 24 horas, nos deslizaremos hacia un cisma mucho antes de la reunión de obispos, en noviembre. Los enemigos de Francisco han declarado la guerra”, escribió esta semana el periodista norteamericano Michael Winters en National Catholic Reporter.

Reacción de las víctimas. “No estamos en posición de confirmar o refutar las afirmaciones del arzobispo Viganò. Sin embargo, es notable que esta sea la primera vez que alguien de la jerarquía del Vaticano públicamente acusa al Papa de encubrir a un abusador”, consideró Tim Lennon, presidente de la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes (SNAP).

Según The New York Times, el arzobispo Viganò no escribió solo su explosiva carta, sino que contó con la “asistencia” del periodista conservador Marco Tosatti. El 22 de agosto por la mañana, el denunciante lo visitó en su departamento, cubierto por una gorra de béisbol de las montañas Rocallosas y con una historia polémica para contar. El ex nuncio apostólico en los Estados Unidos escribió, junto al reportero, siete mil palabras que acusaban a Francisco de encubrir al ex arzobispo de Washington Theodore McCarrick, señalado por abusos sexuales a seminaristas y sacerdotes.

Viganò masticaba su venganza desde hacía tres años, cuando Francisco lo desplazó de la nunciatura en Estados Unidos. La ruptura se precipitó durante la visita a Estados Unidos de 2015, cuando el religioso italiano invitó a Kim Davis, crítica acérrima de los homosexuales, a una audiencia con el Papa. Esa controversia pública desafió el mensaje inclusivo de Francisco, de una Iglesia más abierta y cercana a los fieles. Y abortó la carrera eclesiástica de Viganò, hasta ese entonces ascendente.

Juan Carlos Cruz, una víctima de abusos sexuales en Chile, afirmó que el Papa le comentó que Viganò quiso sabotear su gira por Estados Unidos. “Yo no sabía quién era esa mujer; él la hizo escabullirse para que me saludara y, por supuesto, hicieron todo un alarde publicitario al respecto”, dijo Francisco, de acuerdo con Cruz. “Yo me horroricé y despedí al nuncio”, habría agregado el religioso.

Tornielli sostiene que no sabe “cuáles son las verdaderas razones” que llevaron a Viganò a divulgar la denuncia contra Francisco, pero remarca una serie de hechos que desmienten o, al menos, ponen en duda al religioso italiano. “Hay un papa –Juan Pablo II– que nombró obispo, arzobispo y cardenal a McCarrick. Hay otro papa –Benedicto XVI– que después de la llegada al Vaticano de un informe contra McCarrick (supuestamente) ordenó al cardenal hacer una vida retirada, pero él nunca obedeció y tampoco el entonces nuncio Viganò lo obligó a obedecer. Y hay un tercer papa –Francisco– que, cuando llegó por primera vez una noticia de abuso contra un menor, decidió desplazar a McCarrick del colegio cardenalicio”, agregó el vaticanista. Al parecer, las operaciones en el Vaticano no descansan ni el séptimo día.

 

Australia: secreto de confesión para pederastas

La Iglesia Católica en Australia informó ayer que mantendrá el secreto de confesión en los casos de pederastia, al rechazar una de las 409 recomendaciones de la comisión gubernamental que investigó los abusos sexuales a menores en el país. “Los arzobispos y líderes religiosos han aceptado, en principio, o apoyado el 98% de las recomendaciones de la comisión. La única que no aceptamos es la recomendación 7.4, que se refiere al secreto del sacramento de penitencia”, según un informe del grupo Religiosos Católicos Australianos. La negativa a eliminar el secreto de confesión “se debe a que es contrario a nuestra fe y adversa a la libertad de culto”, según afirmaron Mark Coleridge, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos Australianos, y la hermana Monica Cavanagh, presidenta de Religiosos Católicos Australianos. La Iglesia de ese país fue denunciada por 4.500 personas por presuntos abusos cometidos por 1.880 religiosos entre 1980 y 2015.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4960

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.