domingo 05 de febrero de 2023
INTERNACIONAL por orden de la corte

Detienen a exministro de Bolsonaro acusado de haber facilitado los ataques de Brasilia

Exministro de Justicia, Anderson Torres había asumido como secretario de Seguridad de la capital brasileña y poco antes de los asaltos vandálicos a los edificios de los poderes se fue de vacaciones a Florida, en Estados Unidos. Es investigado por “connivencia” dolosa con las turbas que atacaron el Palacio del Planato, el Congreso y la sede del Supremo Tribunal Electoral. Durante su gestión, Torres fue uno de los más activos impugnadores de las elecciones y, junto al expresidente, cuestionó el voto electrónico. En su casa hallaron un supuesto plan para un golpe para impedir la asunción de Lula.

14-01-2023 23:55

Un exministro de Jair Bolsonaro fue detenido ayer en Brasilia, al regresar al país desde los Estados Unidos, en conexión con el violento ataque a la capital el 8 de enero, por el cual el expresidente ultraderechista también está bajo la lupa de la fiscalía, informó la Policía Federal.

Anderson Torres, exministro de Justicia, era secretario de Seguridad de la capital cuando miles de simpatizantes del líder ultraderechista arrasaron las sedes de los poderes públicos el día que el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva cumplía una semana en la presidencia. En el momento del ataque se encontraba en Florida, lo mismo que Bolsonaro.

Torres es investigado por supuesta “connivencia dolosa” con quienes atacaron el corazón de las instituciones democráticas del país. 

“Fue preso al desembarcar en el aeropuerto de Brasilia y encaminado para custodia, donde permanecerá a disposición de la Justicia”, dijo la Policía Federal en un corto comunicado. “Las investigaciones siguen en secreto”, agregó la institución.

La orden de detención de Torres fue firmada por el juez del Supremo Tribunal Federal Alexandre de Moraes, quien también autorizó el viernes, a pedido de la Fiscalía General, incluir a Bolsonaro en las investigaciones que buscan a los instigadores y autores intelectuales del ataque.

La Fiscalía basó su pedido en las declaraciones que hizo el líder ultraderechista en un video publicado en redes sociales, en el que volvió a cuestionar el resultado de las elecciones de octubre, en las que perdió ante Lula por menos de dos puntos porcentuales. 

Aliados. Torres fue el brazo derecho de Bolsonaro durante su presidencia en los momentos más polémicos. En julio de 2021, él y Bolsonaro atacaron el sistema electoral empleando datos que luego se demostraron falsos y más tarde criticaron el sistema de urnas electrónicas.

El gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha –también aliado de Bolsonaro–, había destituido a Torres poco después del inicio del asalto.

La Fiscalía basó su pedido en las declaraciones que hizo el líder ultraderechista en un video publicado en redes sociales, en el que volvió a cuestionar el resultado de las elecciones de octubre, en las que perdió ante Lula por menos de dos puntos porcentuales. 

Publicado el 10 de enero, y borrado al día siguiente, dijo la Fiscalía, el video es una pieza que prueba una conexión con los hechos, pese a haber sido publicado después de los ataques.

La defensa de Bolsonaro negó cualquier participación del expresidente en los hechos vandálicos de Brasilia por los que las autoridades ya han detenido a casi 2 mil personasm, en una nota enviada a medios de comunicación. “Él jamás tuvo cualquier relación o participación en estos movimientos”, dicen los abogados del exmandatario, quienes responsabilizan de la asonada a “infiltrados”.

El pedido de interrogatorio de Bolsonaro, quien se encuentra en Estados Unidos, será analizado “oportunamente”, escribió Moraes en su fallo.

Operativo discreto. El 8 de enero miles de seguidores de Bolsonaro, disconformes con la victoria de Lula, invadieron y saquearon las sedes de la Presidencia, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal.

Torres fue destituido de la Secretaría de Seguridad de la capital por un “acto de sabotaje”, dijo el viceministro de Justicia, Ricardo Cappelli. Según el viceministro, Torres modificó parte importante del comando de la Secretaría de Seguridad de Brasilia y se tomó vacaciones antes de los ataques. Poco antes de partir, agregó el ministro Dino, ordenó alterar el dispositivo de seguridad de Brasilia horas antes de la manifestación, lo que redujo significativamente el número de efectivos policiales desplegados en la Explanada de los Tres Poderes.

Cuando la Justicia determinó su detención, Torres mantuvo su inocencia en redes sociales y anunció que regresaría a Brasil para presentarse ante las autoridades. 

Aterrizó procedente de Estados Unidos, donde sigue Bolsonaro, la mañana de ayer, un día después de que el actual ministro de Justicia, Flavio Dino, prometiera activar mecanismos de cooperación internacional si no volvía voluntariamente en las próximas 48 horas. El operativo en el aeropuerto fue realizado de forma discreta, preservando la imagen de Torres, quien también es policía. 

El ministro Dino informó que Torres también deberá rendir explicaciones en relación con un proyecto de decreto presidencial, sin firma pero con el nombre de Bolsonaro, con el que se pretendía alterar el resultado de las elecciones de 2022.

 

Una advertencia ignorada

Agencias

Un informe de los servicios de inteligencia de la Secretaría de Seguridad del Distrito Federal de Brasilia alertó con dos días de antelación sobre el riesgo de asalto violento de los manifestantes bolsonaristas contra las sedes de los tres poderes que finalmente se materializó el domingo pasado.

En concreto, el informe advirtió a las autoridades que los manifestantes tenían “la intención de practicar actos de violencia”, según el documento al que tuvo acceso Folha de Sao Paulo.

El texto fue remitido el 6 de enero al secretario de Seguridad Pública del gobierno regional, Anderson Torres, entonces encargado de la seguridad y las operaciones policiales. Torres está siendo investigado por ordenar retirar a gran parte de los efectivos de seguridad de la zona poco antes de la manifestación y fue detenido ayer por la mañana.

El informe advierte sobre una “alarmante” concentración de manifestantes llegados de otros puntos del país para una “toma del poder” y la “invasión del Congreso” para ocupar “los órganos públicos que representan a los tres poderes” y “sitiar” Brasilia.

Al ordenar la detención de Torres, la Justicia consideró que la invasión solo pudo ocurrir “con la anuencia y hasta la participación efectiva de las autoridades competentes de la seguridad pública y la inteligencia”.

En esta Nota